Breakingviews

Nueva generación en Alibaba

El relevo generacional en el liderazgo de Alibaba está tratando a los inversores como niños. El grupo de comercio electrónico chino está a punto de reemplazar a su consejero delegado tras tan solo dos años por uno más joven –un plan elaborado antes de la salida a bolsa de la compañía el año pasado, según una persona familiarizada con la situación–. Sin embargo, Alibaba no ha ofrecido ninguna explicación. El fundador Jack Ma quiere impulsar a los líderes jóvenes, pero los inversores merecen respuestas adultas sobre quién manda y por qué.

Unos beneficios trimestrales mejor de lo esperado distrajeron del cambio anunciado el 7 de mayo. El director de operaciones Daniel Zhang reemplazará a Jonathan Lu justo cuando cumple dos años en el cargo. No se dieron razones, pero una nota interna de Ma hablaba de un cambio en el liderazgo hacia los nacidos después de la década de los setenta. Solo el 3% del equipo de dirección de Alibaba nació en los sesenta, según Ma. Pero no es totalmente plausible como justificación para el movimiento. Zhang es solo dos años más joven que su predecesor.

Puede haber justificación financiera. Al saliente Lu se le atribuye el crecimiento de los ingresos de dos dígitos de Alibaba en su mercado doméstico y la supervisión de la OPV del grupo por valor de 25.000 millones de dólares (unos 22.300 millones de euros) el pasado septiembre. Zhang, por otro lado, es un experimentado insider encargado de dirigir los planes de expansión internacional de Alibaba y las operaciones en la nube. El gigante del comercio electrónico está llevando su enfoque hacia otros mercados y nuevos negocios.

Pero a los inversores se les deja adivinar lo que realmente significa, y dónde se están tomando las decisiones reales. Lu, ya miembro del consejo de administración, se quedará como vicepresidente. Sin embargo, el consejo ya tiene uno y Ma sigue siendo en la práctica el presidente ejecutivo. Para el consejero delegado de una empresa de 214.000 millones de dólares, ser apartado sin ninguna razón obvia más que el capricho de sus superiores es alarmante. La juventud está bien, pero la claridad estaría mejor.

Normas