Breakingviews

¿Quiere Microsoft comprar Salesforce?

¿Quiere Microsoft realmente ser dueño de Salesforce.com? La compra del fabricante de software basado en la tecnología en la nube podría hacer que hubiera menos probabilidades de que las empresas abandonaran Office. Eso podría, sin embargo, costar a Microsoft alrededor de 60.000 millones de dólares (unos 53.000 millones de euros), una suma superior a la invertida en todas las operaciones anteriores juntas. Una apuesta audaz del jefe Satya Nadella que crearía una dilución de ganancias que irrita a sus accionistas.

Nadella esencialmente se ganó un nombre en Microsoft ampliando con éxito los productos en la nube. Desde su ascenso a consejero delegado el año pasado, también ha hecho hincapié en lo importante que son para el futuro de la compañía. Es más rápido, sencillo y a menudo barato utilizar software a través de la web que instalarlo en ordenadores individuales.

La empresa añadiría solo alrededor de un punto porcentual a los ingresos brutos de Microsoft de este año

Aunque la compañía sigue perdiendo ventaja con los consumidores, su seguro con los clientes corporativos parece fuerte. Muchas empresas también han organizado sus esfuerzos de marketing alrededor del software de Salesforce. Sumándolos a Office, otras aplicaciones online y grandes cantidades de memoria libre, para las empresas sería aún más difícil por un tiempo abandonar Microsoft.

Aun así, Salesforce perdió 263 millones dólares el año pasado y probablemente continuará en números rojos durante un tiempo. Puede que sus inversores no estén muy preocupados al respecto, pero Microsoft –si tuviera que pagar, por ejemplo, una prima del 35% al precio anterior a la información del 29 de abril de Bloomberg– gastaría casi 60.000 millones de dólares en comprar esta falta de rentabilidad.

Salesforce añadiría solo alrededor de un punto porcentual a los ingresos brutos de Microsoft este año. Encontrar la manera de retener a clientes y programadores con talento, a la vez que integrar las dos compañías agregaría complejidad y preocupaciones. En última instancia, un acuerdo para que los clientes estén más unidos a la empresa podría ser complicado para Microsoft.

Normas