Un estudio de Achilles e IFF analiza la aplicación en las grandes empresas de las garantías exigidas a los proveedores

Un control más eficaz de la cadena de suministro

Un control más eficaz de la cadena de suministro

La apuesta de las empresas en materia de sostenibilidad en los últimos años se está trasladando también a los proveedores, como parte de la propia política de responsabilidad social corporativa. El compromiso ético y de buen gobierno se transmite a la cadena de suministro y además de los certificados de calidad o solvencia, a los proveedores se les están pidiendo garantías de respeto a los derechos humanos, de cuidado del medio ambiente, de prevención de riesgos laborales o compromisos éticos. Incluso, creando códigos de conducta específicos para proveedores.

Sin embargo, todos estos requisitos pueden quedar muchas veces en una mera formalidad al no contar las empresas con sistemas de control internos adecuados. Así al menos se desprende del Estudio sobre la aplicación de políticas anticorrupción en la cadena de suministro en la gran empresa realizado por Achilles, compañía especializada en servicios de información sobre proveedores, en colaboración con la consultora IFF Research. Según este informe, en España, el 47% de las grandes empresas analizadas ha admitido que no dispone de sistemas de control interno antisoborno o de prevención de la corrupción en la relación con sus proveedores principales. Además, el 82% de las compañías no comprueba fehacientemente si los proveedores se adhieren a estas políticas.

“Sin esta información, las grandes empresas se encuentran más expuestas a recibir impactos negativos de los cuales sea responsable su cadena de suministro”, destaca Jorge Heras, director de Achilles para Latam y Europa del Sur.

Del análisis se extrae también que la mayoría de las empresas contratantes no llevan a cabo de forma regular una verificación independiente de la información ofrecida por el proveedor sobre su actividad, de forma que no aseguran que el contratado se adhiere a las políticas de la empresa a la que sirve. Incluso, en las ocasiones en las que la empresa dispone de esta información, no es habitual tomar medidas para validar la misma.

Más sorprendente resulta que casi las tres cuartas partes de los profesionales de la cadena de suministro en España no lleven a cabo controles de información básicos basados en internet, llamadas de teléfono o consulta de bases de datos generalistas para comprobar la información acerca de las políticas antisoborno o de prevención frente a la corrupción de sus proveedores. Además, alrededor de un tercio (33%) no verifica las políticas de salud y seguridad o los informes financieros (31%) sobre sus subcontratados. “Las grandes empresas deberían ser responsables de llevar a cabo el control adecuado de sus proveedores para proteger a las personas que pudieran ser perjudicadas por ello y, al mismo tiempo, egoístamente, su propia reputación minimizando el riesgo para los accionistas”, indica Heras.

Según estimaciones de Achilles, las empresas gastan a nivel mundial 60.000 millones de dólares en la gestión global de la información sobre proveedores. El problema está, apunta Jorge Heras, “en que la inversión no es eficiente, pues persisten las diferencias entre recabar información y obtener conocimiento”. Lo mismo sucede en España. “Las grandes compañías españolas están ante el reto de rentabilizar la inversión que ya efectúan. Falta mucho camino por hacer, porque aunque la recolección de datos de proveedores es importante, son necesarios unos procesos de control que aseguren y verifiquen la información, convirtiéndola en conocimiento que aporte valor, beneficio o ventajas competitivas a la empresa compradora”.

Eficiencia

Para generar valor, las empresas necesitan ordenar adecuadamente sus recursos para recopilar, administrar y actualizar la información sobre sus proveedores, se sugiere desde Achilles. “Si las industrias trabajaran gestionando su información y datos de forma conjunta –acordando normas de exigencias comunes sobre proveedores y compartiendo esta información–, podrían ser hasta diez veces más eficientes en sus procesos de validación de información crítica de proveedores”, concluye Jorge Heras, director de Achilles para Latam y Europa del Sur.

Normas