El 8 de mayo se integrará con Talisman

La junta de Repsol da todos lo poderes ejecutivos a Imaz

El próximo mes se conocerá una nueva estructura organizativa

La junta ratifica a Imaz, que fue nomrbado consejero delegado el año pasado

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, y Antonio Brufau, presidente.
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, y Antonio Brufau, presidente. Efe

La adquisición de Talisman, acordada a finales del pasado año y que se cerrará la próxima semana, será “transformadora” para Repsol, ya que multiplicará el volumen del grupo y diversificará su perfil de riesgo, según ha indicado hoy Imaz en la junta general de accionistas de la compañía.

La integración de la canadiense, tras una compra valorada en 10.400 millones de euros, colocará a Repsol entre las quince mayores petroleras privadas del mundo al tiempo que diversificará sus riesgos al incorporar activos de Talisman en Norteamérica, Europa y el norte de África y Asia-Pacífico. El consejero delegado ha detallado que con esta integración, la producción neta de Repsol (calculada para 2014) pasa de 355.000 a 656.000 millones de barriles equivalentes de petróleo diarios y las reservas netas se multiplican por 1,5.

De esta manera, el grupo español será “una compañía integrada” con una “posición mayor” en el área de exploración y producción, una “nueva Repsol” que presentará un plan estratégico y una nueva estructura organizativa este mismo año.

En este contexto, Imaz ha asumido, por decisión del consejo de administración, la totalidad de las funciones ejecutivas del grupo, que hasta ahora compartía con su presidente, Antonio Brufau.

Ha sido el propio Brufau el encargado de anunciar el fin de este “proceso de cambios en la línea ejecutiva” de la petrolera al considerar que “el primer ejecutivo tiene que tener todas las capacidades profesionales” en un momento en que “toca clarificar el futuro de la casa”.

Brufau, por su parte, ha renovado hoy su presencia en el consejo y se mantendrá como presidente no ejecutivo del grupo, un cargo que le reportará una retribución bruta de 2,5 millones de euros anuales tal y como se anunció en febrero. En ese momento también se señaló que el presidente renunciaba a su indemnización por terminación anticipada de contrato o blindaje.

Durante su intervención, Brufau ha valorado la capacidad de Repsol de seguir creciendo en un momento de precios bajos del crudo, principalmente gracias a su fuerte posición en refino.

El presidente ha confiado en que “el precio del petróleo volverá a situaciones bastante razonables más pronto que tarde” siempre que no ocurran sucesos geopolíticos inesperados.

En su opinión, el precio se ajustará tanto por la vía de la oferta, ya que desistirán las inversiones en algunos proyectos -especialmente los no convencionales- no son rentables a la cotización actual del crudo, como de la demanda, ya que el abaratamiento de las materias primas impulsará el crecimiento.

La junta de accionistas de Repsol ha aprobado hoy una modificación estatutaria por la que se retira el cambio introducido el pasado año para dificultar la separación de los negocios de exploración y producción de los de refino y comercialización.

Esta cautela, incorporada en pleno conflicto con su antiguo accionista Pemex, se considera ahora innecesaria al quedar cubierta por otros cambios más generales introducidos en cumplimiento de la nueva ley de sociedades de capital.

También ha dado luz verde a la distribución de un dividendo complementario con cargo a 2014 de 0,5 euros, una cantidad similar a la abonada en enero a cuenta de ese mismo ejercicio y que como esta se pagará bajo la modalidad flexible, que permite cobrar en efectivo o nuevas acciones, así como una ampliación de capital.

Además, se han aprobado, además de los cargos de Brufau e Imaz, la reelección de los consejeros Luis Carlos Croissier, Angel Durández, Mario Fernández, José Manuel Loureda y Jhon Robinson, que también deberá ser ratificado en el cargo.

Normas