Experiencias 5Días

Un gurú de internet en el Jarama

Nos llevamos a Pedro Clavería al circuito para probar uno de los nuevos modelos que llegan al mercado. Hablamos mientras conducimos

¿Qué tienen en común un exitoso emprendedor y una marca de coches? Como Pedro Clavería (28), se podría decir que Kia es una marca relativamente joven. Empezó a comercializar sus productos en Europa en la década de los noventa. Las redes sociales tardaron un poco más, Facebook llegó en 2004 y Twitter en 2006, pero ya forman parte de nuestra vida. De hecho, actualizamos nuestro perfil mucho más que nuestro ambientador del coche... Nuestro protagonista sabe muy bien de lo que hablamos, ya que fue nombrado la persona más influyente de Twitter en España en 2013.

Un gurú de internet en el Jarama

Pedro Clavería en el Jarama


Pedro también trabaja con la empresa Rocket Internet, que impulsa startups por el mundo

Por eso le propusimos probar el nuevo coche en el tráfico de Madrid y en circuito. Pedro es una persona muy cercana que tiene muy claro lo que quiere, trabajar unos años para poder dedicarse a lo que realmente le gusta, viajar. Antes de ser CEO de CupoNation, empresa de cupones online, consiguió ganar 140.000 euros, en apenas tres años, a base de diferentes concursos en redes sociales. Los mismos que le llevaron a conocer al dueño de Facebook, Mark Zuckerberg. "Cuando lo ves y puedes hablar con él te das cuenta de que es una persona muy normal. Eso me dio mucha energía y me hizo pensar que cualquiera puede alcanzar el éxito". Cierto que Facebook ya está inventado, pero Pedro también trabaja con la empresa Rocket Internet, que impulsa startups por el mundo.

Aficionado al motor

Después de cinco minutos de conversación te das cuenta de que le gustan los coches y que está al tanto de las novedades y de todos los avances que rodean al sector. Sobre el nuevo Kia Sorento lo primero que le llamó la atención fue su diseño exterior. Le contamos que es obra de Peter Schreyer, menos conocido que Rafa Nadal, pero todo un fichaje que lleva dibujando los modelos de la firma coreana desde 2006. Otro aspecto clave del que quisimos saber su opinión fue sobre sus generosas dimensiones (4,78 metros de largo 1,69 de alto y 1,89 de ancho), que le permiten ofrecer un cómodo habitáculo de siete plazas y un maletero que oscila entre los 142 y los 1.662 litros.

Al respecto nos comenta que son más que suficientes para recorrer medio mundo con sus amigos y el correspondiente equipaje. La tercera generación del Kia Sorento se presenta en España en tres acabados (Concept, Drive y Emotion) y nosotros llevamos el más lujoso de todos, que incluye desde control de crucero hasta portón automático inteligente. Para Pedro Clavería las nuevas tecnologías son muy importantes y lo primero que hace nada más sentarse en el asiento del conductor es ver cómo se conecta el móvil con el coche. "La pantalla táctil (de 8 pulgadas) es muy intuitiva y enseguida te haces a los mandos".

Hechas las presentaciones nos ponemos en marcha. Pedro nos comenta que para tratarse de un vehículo de casi cinco metros es muy sencillo manejarlo por ciudad. Otro punto a su favor es que monta cambio automático -también está disponible con cambio manual-. "Poder despreocuparte del embrague en el tráfico congestionado es realmente útil". Ya en la carretera empezamos a ganar velocidad, pero para no perder nuestro carnet por el camino nuestro vehículo lleva el sistema de reconocimiento de límites de velocidad incorporado, que nos avisa a qué velocidad podemos circular en cada momento. No obstante, nada mejor para quemar adrenalina que el Circuito del Jarama.

Lo malo es que, cuando todo estaba dispuesto, la lluvia hizo acto de presencia. Optimistas como Pedro, le pusimos al mal tiempo buena cara, y con el asfalto mojado pudo probar las bondades de la tracción total que, ante un firme deslizante, ofrece un extra de estabilidad y agarre. "Lo primero que piensas es que es muy poderoso pero, además, te hace sentir muy seguro. Te transmite confianza". Después de varias vueltas el semáforo se puso en rojo y la experiencia llegó a su fin. Tocaba volver a la oficina y aparcar el coche, algo bastante sencillo con la visión 360º. Rematamos con éxito una jornada muy completa.

Normas
Entra en El País para participar