Asume que no habrá pacto en la cita del viernes

El Eurogrupo se resigna a un acuerdo con Grecia en junio

Junio será la fecha decisiva y límite, al expirar la prórroga del programa de rescate

La bandera de la Unión Europea (i) y la bandera griega ondean junto a la Acrópolis de Atenas (Grecia).
La bandera de la Unión Europea (i) y la bandera griega ondean junto a la Acrópolis de Atenas (Grecia). EFE

El Eurogrupo descarta un acuerdo con Grecia el viernes en su reunión informal en Riga sobre la lista de reformas que negocian desde hace semanas las instituciones acreedoras y Atenas, y mira ya a finales de junio como fecha decisiva y límite, al expirar la prórroga del programa.

“Va a haber una breve presentación del estado de la situación en Grecia”, señalaron hoy fuentes de la eurozona, que también afirmaron que “hay un claro repunte en la actividad y de la implicación” por parte de Atenas en las negociaciones.

Los socios del euro de Grecia habían esperado poder dar su visto bueno político en la reunión informal que tendrán en Riga (Letonia) el 24 y 25 de abril para conocer la lista completa de reformas del nuevo Gobierno de Alexis Tsipras, dado que en el acuerdo del 20 de febrero en el Eurogrupo se estableció que el plan tenía que estar negociado con las instituciones y adoptado a finales de mes.

“Estamos ahora donde queríamos estar hace dos meses. Entonces el calendario habría funcionado bastante holgadamente”, indicó la fuente, que apuntó que hasta finales de mes “aún queda una semana más” después de la reunión del Eurogrupo de Riga.

Pero aún lográndose en los próximos días un acuerdo a nivel técnico, todo el trabajo y toda la documentación necesarios para analizarlo primero en el Grupo de Trabajo del Euro -donde se reúnen los secretarios del Tesoro de la eurozona- y después a nivel de los ministros para su autorización, es “extremadamente difícil mantener la fecha límite del 30 de abril”, agregó la fuente.

Por ello, los ministros de Finanzas y de Economía de los países del euro ya miran a la fecha límite “más importante”, que es el 30 de junio, cuando expira la prórroga de cuatro meses concedida a Atenas.

A partir de ahí, el Gobierno griego puede hacer sus propios cálculos sobre cuándo deben estar hechos los deberes, dijeron las fuentes.

Por ello algunos responsables económicos de la eurozona han apuntado al Eurogrupo del 11 de mayo en Bruselas como reunión clave, pero el alto cargo ha recalcado que “nadie” dirá en Riga que ésa será la nueva fecha límite, por haber visto que el “uso de ultimátum conduce a un entusiasmo innecesario” que luego no se ve satisfecho.

Los socios de Atenas mantendrán mañana una conferencia telefónica para recibir la información de última hora de las instituciones, formadas por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), después de que el denominado Grupo de Bruselas celebrara desde el sábado reuniones para avanzar en las negociaciones con Grecia.

La situación financiera de Grecia evidencia la urgencia de un acuerdo para desbloquear los 7.200 millones de euros que quedan en el programa de la eurozona y el FMI, al que deberá devolver el 12 de mayo unos 745 millones.

La fuente indicó que aún no hay acuerdo sobre la situación fiscal de Grecia, al tiempo que señaló que “ningún ministro de Finanzas podría responder para su propio país” a la pregunta de cuánto dinero le queda en la caja, porque eso depende de muchos factores y niveles de Gobierno central, general y sectoriales, a lo que se suma en el caso de Atenas la “volatilidad” que aumenta la imprevisibilidad.

Los socios de Atenas creen que con el decreto griego que obliga a las entidades públicas helenas a transferir sus reservas al Banco de Grecia para hacer posible que el Estado haga frente a sus problemas de liquidez, la situación, “es gestionable”.

También hay “desacuerdos” sobre el esquema de facturas atrasadas, señaló la fuente, que también dijo que la eurozona todavía no sabe exactamente qué 30 % de los compromisos considerados inaceptables por Atenas quiere eliminar del programa el Gobierno.

“Una vez sepamos eso podemos comenzar a hablarlo. Pero no estamos allí todavía. Esperamos que haya una aceleración” en las negociaciones, concluyó la fuente.

Normas
Entra en El País para participar