Breakingviews

Una cuestión de puntos de vista

En Europa, la presión política ha llevado a políticas económicas poco realistas sobre la inmigración. En cierto modo, Europa puede parecer un destino extraño, ya que está en medio de una crisis del mercado de trabajo. La tasa de de desempleo del 9,8% de la Unión Europea es una clara señal de que los empleos son escasos. Los jóvenes, que constituyen la inmensa mayoría de los inmigrantes ilegales, deben competir por el trabajo con los 4,85 millones de residentes legales desempleados menores de 25 años.

Pero los candidatos a la emigración no piensan que Europa ofrece un estancamiento deprimente. Para los estándares de los países en que viven, Europa ofrece estabilidad y oportunidad.

Muchos de los inmigrantes ilegales proceden de países afectados por guerras civiles o persecución política. Otros están dejándolo todo para escapar de una pobreza desesperada. Su cálculo es también racional. El PIB medio por persona en el África subsahariana es de 3.720 dólares, según el Fondo Monetario Internacional. En la UE, es de 29.211 dólares. La diferencia entre los países de origen y de destino es tan amplia que en la práctica muchas personas tratan de emigrar, no importa qué escasos sean los esfuerzos de rescate en el Mediterráneo o cuánto esfuerzo se dedique a la captura de los traficantes de personas. Cuando los canales legales de migración son estrechas, habrá cruces ilegales y tragedias en el mar. En general, los contrabandistas se benefician y los migrantes sufren.

Incluso antes de considerar los beneficios para los inmigrantes, los residentes establecidos de los destinos de los países desarrollados en general ganan más de lo que pierden desde la llegada de los trabajadores, en su mayoría jóvenes, enérgicos y consumidores. Casi todos los estudios muestran el efecto de la migración en los salarios nacionales mínimos.

Parte de la respuesta está en el enriquecimiento de los países de origen para lograr que la emigración se convierta en una opción menos atractiva. Eso es digno, pero es poco realista esperar un cambio pronto. Mientras muchos países pobres están consiguiendo gradualmente más riqueza y más seguridad, la vida es todavía mucho más dulce y más rica en Europa.

 

Normas