La nulidad del ERE abre interrogantes

¿Qué pasa en Coca-Cola tras la sentencia del Supremo?

Trabajadores de Coca Cola ayer durante una concentración ante el Tribunal Supremo.
Trabajadores de Coca Cola ayer durante una concentración ante el Tribunal Supremo. EFE

La confirmación por parte del Tribunal Supremo de la nulidad del ERE de Coca-Cola, abre una nueva etapa en un conflicto que se prolonga durante más de 15 meses. A falta de conocerse nuevos detalles a través de la sentencia del alto tribunal, que se espera que se conozca en los próximos días, se ha abierto una serie de interrogantes sobre el futuro de los trabajadores, de las fábricas cerradas y de la empresa.

P¿Qué ha sentenciado el Tribunal Supremo?

R El Tribunal Supremo sentenció el pasado miércoles que el ERE planteado el año pasado por las embotelladoras de Coca-Cola es nulo, como ya dijera la Audiencia Nacional. El alto tribunal rechaza así el recurso interpuesto por la empresa tras la primera sentencia de nulidad. Los magistrados entienden que Iberian Partners “vulneró el derecho de huelga” de los trabajadores de Fuenlabrada, al cubrir la producción de la fábrica madrileña con la de otras plantas mientras duraban el paro.

P¿Qué pasa con los 821 trabajadores despedidos?

R El Supremo obliga a la empresa a readmitir a los despedidos y abonarles los salarios de tramitación. De ellos, 350 trabajadores ya fueron reincorporados después de que solicitaran la ejecución de la sentencia de la Audiencia Nacional. Actualmente se encuentran dados de alta en la Seguridad Social, pero sin prestación de servicio ya que no se han reabierto las fábricas. El resto se había adherido a las bajas incentivadas y prejubilaciones propuestas por la compañía en la negociación del ERE.

P¿Significa que volverán a trabajar en Coca-Cola?

R No, la sentencia habla de readmisión y indemnización a los trabajadores, lo cual no significa que vayan a ser reincorporados a un puesto de trabajo. Seguramente se tenga que abrir un nuevo proceso de negociación entre empresa y sindicatos para buscar una nueva salida al conflicto laboral. Hasta la fecha, las partes no han conseguido lograr consenso en ninguna de las negociaciones.

P¿Qué ocurre con aquellos que se sumaron voluntariamente al ERE?

R A falta de que se puedan conocer los detalles de la sentencia, fuentes de la empresa muestran su voluntad de que estos despedidos no se vean afectados de ninguna manera. Sin embargo, los sindicatos entienden que se tiene que abrir un plazo de renegociación de las condiciones del despido de aquellas personas que se sumaron a las bajas incentivadas.

P¿En qué situación quedan las plantas que fueron cerradas?

R Tanto CC OO como UGT, los principales sindicatos en Coca-Cola Iberian Partners, han reclamado desde que se conoció la sentencia del año pasado de la Audiencia Nacional, que las fábricas tenían que ser reabiertas. Consideran que al obligar a la readmisión “en los puestos previos al despido”, se confirma que tienen que volver a poner en funcionamiento los centros de trabajo de Alicante, Asturias, Palma de Mallorca y Fuenlabrada. La empresa ha reafirmado en el último año que no entra en sus planes volver a utilizar dichas fábricas, que ya han comenzado a ser desmanteladas. El comité de empresa de Asturias asumía el miércoles que sería complicado reabrirlas.

P¿Se levantará el campamento de Fuenlabrada?

R Los trabajadores de la planta de Fuenlabrada han sido los más activos en la defensa de los puestos de trabajo. Los espartanos, como se autodenominan los más de 270 antiguos empleados de la factoría, permanecen acampados en la puerta de la fábrica madrileña desde hace un año. Ayer anunciaron que permanecerán hasta que puedan volver a sus puestos de trabajo. Juan Carlos Asenjo, portavoz de CC OO en Fuenlabrada, aclara que esperarán a las medidas tomadas por la compañía porque “el conflicto no beneficia a nadie”.

P¿Se puede recolocar en otras plantas a los trabajadores despedidos?

R Esta salida la intentó la empresa cuando tuvo que ejecutar la sentencia de la Audiencia Nacional. Ofreció a los 351 trabajadores que tuvo que reincorporar puestos en plantas que todavía estaban abiertas, llegando a ofrecer bonificaciones económicas por el cambio. El tribunal dictaminó entonces que los traslados eran “irregulares” y por ello obligó a la empresa a dar de alta a los trabajadores aunque sin obligarles a prestar servicio.

P¿Va a recurrir la empresa la sentencia del Tribunal Supremo?

R No. La sentencia del Supremo es firme y por ello, no cabe recurso. El Tribunal comunicó ayer que el fallo es “directamente ejecutivo”, por lo que a la empresa solo le cabe acatar el sentido del fallo. Iberian Partners comunicó esta semana su “respeto” por la decisión de los magistrados. En cuanto a la ejecución, afirmó que “cuando reciba oficialmente la sentencia estudiará en detalle la forma de ejecutarla sin alterar el proyecto futuro de la empresa”.

P¿En qué situación queda el equipo directivo de Iberian Partners?

R El fallo del Tribunal Supremo supone un duro revés para el plan de Iberian Partners y de su equipo directivo, con Sol Daurella a la cabeza. La sentencia contradice el trabajo realizado por la empresa en la gestión del ERE, por lo que fuentes cercanas a la compañía, así como sindicales, hablan de la necesidad de asunción de responsabilidades mediante dimisiones.

Normas