La firma que preside Goirigolzarri comienza a comunicar la nueva jornada

Los bancos secundan la estrategia de Bankia para ampliar horarios

Las patronales secundan la estrategia de la firma presidida por Goirirgolzarri

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla. EFEArchivo
El consejero delegado de Bankia, José Sevilla. EFE/Archivo EFE

El sector financiero quiere romper por completo con sus anteriores convenios colectivos, que considera que están “trasnochados”. Los responsables de la patronal de las antiguas cajas reivindicaron ayer su pretensión de ampliar los horarios por la tarde, un objetivo que Bankia ya ha comenzado a comunicar a sus empleados. Los bancos quieren ampliar horarios, pero sobre todo, buscan reducir costes salariales eliminando la paga de antigüedad y la de beneficios.

Las entidades financieras quieren romper por completo con los convenios colectivos del sector y que tienen una estructura de más de 40 años de vida. Están “trasnochados”, aseguró la pasada semana la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa. El objetivo, según el sector, es adaptarlos a los nuevos tiempos. Dos de las principales reivindicaciones del sector, sin embargo, son ya antiguas. Liberalizar los horarios y eliminar las pagas de beneficios y de antigüedad. Los sindicatos se oponen a ambas medidas, según quedó constancia ayer en la reunión con Acarl –patronal de las excajas, ahora convertidas en bancos que fija las relaciones laborales con estas entidades–, negativa que parece que repetirán hoy en la mesa de negociación entre AEB y los bancos tradicionales.

Las entidades argumentan la cada vez mayor competencia financiera que comienzan a ejercer las firmas tecnológicas como Apple, PayPal, Google, Facebook, Amazon, Bitcoin, Wonga, Kantoz y Arboribus, razón por la que tienen que abaratar costes y ampliar horarios. Sin embargo, los sindicatos, piden recuperación salarial, garantía de empleo, reconocimiento de la profesión con categorías mínimas, promociones y formación. “No queremos convenios low cost. Si cada vez es mayor la competencia de las firmas tecnológicas pues que se regulen su actividad y que se las obliguen a cumplir con la normativa de un banco, no al revés”, explica Juan José Giner, secretario general de la agrupación del sector financiero de CC OO.

El rechazo a la liberalización de los horarios fue ayer unánime por parte de todos los sindicatos. Pese a ello, Bankia volvió a ser la protagonista de la reunión, ya que mantiene su ofensiva para romper horarios e implantar turnos de mañana y tarde a miles de sus gestores. La estrategia de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri será secundada por el resto del sector, apuntan varias fuentes financieras. Las antiguas cajas casi seguro, según queda patente en la mesa de negociación del convenio. Y, aunque a los bancos inicialmente no parecía que les preocupara liberalizar o no el horario de sus entidades, ahora aseguran que en materia de jornadas laborales quieren lo mismo que se firme en las excajas.

Aunque la negociación del convenio está casi en sus inicios, Bankia ya ha comenzado a comentar a parte de sus empleados los nuevos horarios que pretende implantar. De 8 a 15 horas y de 15.30 a 19 horas de lunes a jueves de enero a diciembre, con excepción de julio y agosto y los viernes, cuya jornada será de 8 horas a 15 horas.

Fuentes sindicales consideran que su implantación es ilegal, ya que aún está vigente el antiguo convenio. Fuentes financieras aseguran que pese a que es ilegal lo pueden imponer a expensas de lo que fije más tarde el convenio. Fuentes de Bankia, mientras, señalan que es un debate que está abierto y que depende de las interpretaciones del convenio.

Los bancos reclaman sobre todo rebajar los costes salariales de su plantilla, y aumentar la movilidad geográfica para pasar de los 25 kilómetros actuales a los 50 kilómetros para poder cambiar a un trabajador de un puesto a otro o de una oficina a otra. Además, plantean crear dos nuevas categorías laborales, la número 9 en la de técnicos (ahora hay 8) y la número 12 en el caso de los administrativos. De esta forma, conseguirán abaratar la contratación de los nuevos empleados para dar entrada a jóvenes con salarios por debajo de los 20.000 y 15.000 euros anuales en algunos casos, aunque sería inicialmente. También pretenden suprimir las pagas por beneficios y por antigüedad, que en caso de BBVA, Santander y Popular llegar a las tres pagas y tres cuartos (entre 6.000 a 15.000 euros al año dependiendo del banco, la antigüedad y la categoría laboral), y de dos y tres cuartos en Sabadell y Bankinter.

La Acarl esperará a la firma del convenio para fusionarse con CECA.

Normas