El Foco

La banca extranjera confía en España

La salida de la recesión que comenzó a mediados de 2013 ha tenido un impacto positivo sobre la confianza de la banca extranjera, ya que ha aumentado su exposición a España, tanto a la deuda emitida por los bancos como por el sector público. Aunque la exposición a la deuda de las empresas se ha reducido, la caída no debe interpretarse como una pérdida de confianza, ya que tiene lugar en un contexto de intenso desapalancamiento de nuestras empresas. En este mismo periodo de crecimiento económico, la banca española ha incrementado el valor de sus inversiones en el exterior, siendo su exposición a los países que constituyen riesgos geopolíticos (Grecia y Rusia) marginal.

Como muestra un trabajo recién publicado en la revista Cuadernos de Información Económica de Funcas, el periodo más intenso de la crisis de la deuda soberana que duró hasta mediados de 2012 supuso una reducción del 12,4% (122.200 millones de dólares) de la exposición de la banca extranjera a España, siendo la caída del 25,7% en el caso de la exposición directa, mientras que la indirecta (avales, garantías, derivados, etc.) aumentó un 20,9%. Por tipo de deuda, la exposición a la deuda emitida por los bancos fue la que más cayó (un 41,7%), siendo también intensa la reducción de la exposición al sector público (31,6%).

Frente a esa fuga de capitales, desde mediados de 2012 (coincidiendo con la célebre declaración de super Mario Draghi apoyando el euro) ha regresado la confianza de la banca extranjera. En concreto, ha aumentado un 31% la tenencia de deuda pública española y un 14% la emitida por bancos españoles. Si bien la tenencia en manos de bancos extranjeros de deuda emitida por empresas españolas ha caído, se ha producido en un contexto en el que las empresas han reducido un 17,2% su nivel de endeudamiento, por lo que es lógico que la banca extranjera haya reducido su exposición a este tipo de deuda.

En el caso de la deuda pública, han sido la banca alemana y estadounidense las que más han incrementado la compra de deuda española (5.400 y 4.500 millones de dólares, respectivamente), mientras que la banca británica la ha reducido en 3.500 millones de dólares. En el caso de la deuda emitida por la banca española, es la banca francesa con diferencia la que más ha aumentado su exposición a España, con un incremento de 20.000 millones de dólares.

Conforme la economía española ha salido de la recesión, la banca extranjera ha aumentado su exposición a España en lo que a deuda pública y bancaria se refiere. En cambio, la exposición a la deuda empresarial ha seguido cayendo en consonancia con el desapalancamiento del sector. Desde junio de 2013, la banca extranjera ha incorporado a sus balances 14.000 millones de dólares de deuda pública española, siendo la banca alemana la que más apetito ha mostrado, lo que contrasta con lo que hizo un año antes en el que redujo su exposición. La banca británica es la única que se ha desprendido de deuda pública española en estos trimestres de crecimiento del PIB español. En el caso de la deuda emitida por bancos españoles, es la banca francesa la que más ha confiado en la española, ya que desde junio de 2013 ha aumentado su exposición en casi 20.000 millones de dólares.

La última foto, referida a septiembre de 2014, muestra que es la banca francesa la que tiene una mayor exposición a España, ya que posee el 27% de la deuda española en manos de la banca extranjera (130.500 millones de dólares). El segundo país con más exposición a España es Alemania (109.100 millones de dólares).

La exposición a la deuda empresarial ha seguido cayendo en consonancia con el desapalancamiento

En el caso de la deuda pública, la banca alemana es la que más exposición tiene a España (29.500 millones de dólares) seguido de la francesa (20.000 millones de dólares). Y en el caso de la deuda bancaria, son los bancos franceses y alemanes los más expuestos a España, con una exposición conjunta de 148.000 millones de dólares (54% del total). En el caso de la deuda empresarial española, la banca de Francia, Alemania y el Reino Unido poseen el 59% del total de deuda en manos de bancos extranjeros.

¿Hacia dónde ha orientado la banca española sus inversiones en el exterior? Los últimos datos indican que el Reino Unido es con diferencia el principal destino de la inversión directa en forma de deuda (379.000 millones de dólares), ya que ese país concentra el 25% del total de inversiones de bancos españoles en el exterior. La exposición a EE UU es la segunda en importancia (15,5% del total, 236.000 millones de dólares). En Latinoamérica, Brasil y México concentran de forma conjunta el 22,6% de la exposición extranjera, con un volumen de inversión en cada país similar. La exposición directa (compra de deuda) de la banca española a los países que en estos momentos son el centro de atención por ser riesgos geopolíticos es marginal: 1.023 millones de dólares en Rusia y 399 millones de dólares en Grecia, siendo mayoritariamente inversiones en el sector empresarial no financiero.

¿Cuál ha sido la reacción de la banca internacional al rescate de Grecia? Los datos del BIS muestran que la banca extranjera ha reducido a la tercera parte su exposición a Grecia desde su primer rescate a mediados de 2010. La caída más acusada ha tenido lugar en la deuda pública, que en septiembre de 2014 tan solo es el 5% de la que la banca extranjera tenía en 2010. En la actualidad, la deuda pública griega en manos de la banca extranjera es de solo 2.400 millones de dólares.

¿Quiénes son en la actualidad los sectores bancarios más expuestos a Grecia? La banca de EE UU, Reino Unido y Alemania concentran casi a partes iguales algo más de tres cuartas partes de la deuda griega, con una exposición total de 52.400 millones de dólares. La exposición de la banca española a Grecia es marginal (menos de 800 millones de dólares de exposición total, sumando la directa y la indirecta).

En resumen, los datos que aporta el estudio de FUNCAS permiten concluir que con la recuperación económica ha regresado el apetito de la banca extranjera por la deuda pública y bancaria española, mientras que la reducción de su exposición a la deuda empresarial no debe interpretarse como una fuga de capitales, ya que se ha producido en un contexto de intenso desapalancamiento empresarial. Afortunadamente, la exposición de la banca española a los países que constituyen en la actualidad un riesgo geopolítico (Rusia y Grecia) es marginal.

 

Joaquín Maudos es catedrático de Economía de la Universidad de Valencia, director adjunto de Investigación del Ivie y colaborador del CUNEF

Normas