Moratorias en el pago de hipoteca para emprender un negocio

La moratoria en el pago de la hipoteca para emprender es una de las propuestas innovadoras que plantean desde Entreps, Consejo Internacional de Empresarios y Emprendedores.

Moratorias en el pago de hipoteca para emprender un negocio

Ideas innovadoras para reforzar e impulsar el emprendimiento. Esta es la base de Entreps, una organización que se define como las Naciones Unidas de los emprendedores. Entrevistamos a su presidente, Joaquín Boston, con motivo de los premios Entreps que se entregarán esta semana en Madrid. A lo largo de dos jornadas, que se celebrarán el martes 14 y el miércoles 15 de abril en el Palacio de Linares, habrá diferentes talleres, charlas y coloquios con el objetivo de analizar el sector del emprendimiento en España y en el mundo. Un sector que cuenta con demasiadas trabas por parte de las Administraciones, según Boston, y en donde es necesario iniciar, desde la escuela, una cultura del emprendimiento. Entre las medidas más destacadas para impulsarlo proponen una moratoria del pago de la hipoteca para emprender o un pasaporte del emprendedor, para hacer negocios con agilidad a nivel mundial

¿Es fácil emprender en España respecto al resto de países europeos?

Cuando algo es fácil no tiene tanto valor intrínseco. Imaginemos que convertirse en licenciado universitario se lograse pasando tan sólo una entrevista o falsificando un título académico, imaginemos de nuevo que ganar 80.000 euros libres de impuestos se lograse vendiendo nuestra tercera vivienda comprada sobre plano y vendida sobre plano, entonces tendríamos un título pero sin valor y tendríamos una buena suma de dinero pero sin esfuerzo.

Imaginemos que ser empresario individual es tan sólo rellenar el impreso 036 de Hacienda y pagar las cuotas 50 euros mensuales cuando corresponde. Ser empresario va de clientes no de trámites. Ser emprendedor en España es una moda, y tanto el valor como el esfuerzo son parte de la fórmula del éxito ¿Los tenemos?

El español se esfuerza, pero en la historia reciente (el último siglo al menos) nos hemos preocupado más por buscar trabajo por cuenta ajena que por hacer lo que hicieron nuestros antepasados: ser pioneros, crear PYMEs o ser autónomos. Según GEM, en 2014 España obtuvo el puesto 24 en el ranking de 33 países más emprendedores del mundo y nadie sabe quién fue el 24 del mundo de 2014 en tenis o en fútbol. Muy bien no lo estaremos haciendo.

Según GEM no estamos entre los 5 primeros mundiales en ninguna categoría: la imagen de nuestros empresarios, nuestra actitud ante el riesgo, el miedo al fracaso, la factibilidad, el deseo, la autofinanciación, la experiencia previa, ni la actividad empresarial. Pongamos foco en estos puntos y parte del problema comenzará a solucionarse.

Bueno tampoco salen bien paradas otras potencias del G8 como Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido que quedan por detrás de nosotros ¿No será que en España falla algo más? Si nos comparamos con estos seis nos falta tolerancia a la fórmula fracaso/fracaso/éxito, porque damos en general la espalda al fracasado (no tenemos paciencia suficiente y menos con los demás).

En España falta que los emprendedores cuenten con un capital inicial, de 20.000 o 30.000 euros, que bien pudiesen provenir de una moratoria del pago de la cuota de hipoteca durante los dos próximos años, siempre que el dinero lo destinen a inversión en proyectos empresariales. Dentro de cada ser humano hay un individuo animal, que responde a los retos, y por tanto vamos a ofrecerles el reto de hacer país generando riqueza y empleo en vez de pagar hipotecas sin más. Las entidades de crédito serían las principales interesadas en esta medida.

Hablemos de dos temas que han propuesto recientemente. Por un lado, ¿qué aportaría un pasaporte de emprendedor?

Aportar es transformar, y en esta sociedad globalizada fundamentalmente en materia de transacciones comerciales y turismo tiene mucho sentido que igual que disponemos de un pasaporte que nos permite viajar a Costa Rica, por ejemplo, y reservar hotel, comer en restaurantes... como hacen los habitantes de aquel país en su propio país, también exista la posibilidad de hacer negocios desde el minuto número uno de nuestra llegada sin más trámite que demostrar con un certificado digital que en nuestro país de origen nuestra trayectoria es intachable.

Si pagamos impuestos (que es lo que suele importar) y presentamos nuestros "papeles" en plazo (alta, baja, declaraciones trimestrales...) es que somos cumplidores, pero si además nos comportamos con honestidad, y hacemos negocios dentro de la legalidad, y respetamos las reglas del juego, lo mejor es premiarnos dejando que con nuestro Pasaporte Entreps hagamos negocios en el resto del mundo desde nuestro aterrizaje como tomamos una cerveza o pagamos un taxi también desde que aterrizamos. Ningún empresario que tenga un buen producto o servicio diría que no a esta medida y a los gobiernos que confían en la capacidad de sus empresarios les encantaría que estos tuviesen esa facilidad de crear riqueza sin perder su "nacionalidad" empresarial de origen.

¿Qué temas se tratarían en una hipotética asignatura de emprendimiento? Es la segunda de sus propuestas recientes.

En el Consejo Internacional de Empresarios y Emprendedores tenemos una Carta Magna, que nació formalmente el mismo día que lo hizo la de Naciones Unidas de 1845 pero 69 años más tarde. esta Carta Magna tiene el mismo número de capítulos, artículos, párrafos y parágrafos que la de Naciones Unidas y en su desarrollo (de la mitad en adelante) propone materias que se pueden convertir en unidades didácticas para que las generaciones presentes y futuras tengan una ADN Entreps, empresarial o no a la postre, pero sí pionero, atrevido, sistemático, tolerante, global y dispuesto a asumir responsabilidades.

Educar es una poderosa herramienta. Si sabemos restar y sumar es gracias a la asignatura de matemáticas y a la experiencia con los números en la vida real. Si sabemos idiomas es porque los estudiamos y porque los practicamos. Cómo vamos a saber de negocios si tan solo los estudiamos, en el mejor de los casos, cuando somos universitarios y los practicamos sólo cuando estamos tan desesperados por nuestra situación de desempleo que emprender es una necesidad. Les doy una estadística: casi el 80% de los nuevos empresarios vivieron antes al lado de otro empresario (familia o amigo cercano).

Una Asignatura Entreps ya desde Infantil a Escuelas de Negocio, con prácticas donde nos juguemos algo, aunque sea poco, para que la realidad nos resulte más amable gracias a que ya estuvimos practicando antes la mencionada fórmula del fracaso/fracaso/éxito.

¿Qué tiene que hacer España para facilitar el emprendimiento?

Primer año de actividad empresarial sin tributos: sin impuestos, contribuciones especiales, tasas, seguros sociales por contratación... y nada de subvenciones porque total para tramitarlas empleamos tiempo y personal (mucho), y dinero (más), cuando una exención fiscal a tiempo hace aflorar la economía sumergida, anima a fracasar/fracasar/triunfar sin doble penalización y habla bien de nuestro país. Las exenciones fiscales salen más baratas al gobierno que otorgar subvenciones.

Pongo un ejemplo. Imaginemos que un mendigo le digamos que va a dejar de serlo. Le hacemos que se ponga feliz, y acto seguido le decimos: "rellene usted esta solicitud que en breve le contestaremos sobre los trámites para dejar de ser mendigo". Después de que le consigamos su carné de "no mendigo" le decimos: "¡ahora pague tan sólo 5 euros!" que así le emitimos el certificado de "no mendigo" y la persona, con toda su buena voluntad, recauda esos 5 euros y seis meses después de dejar de ser mendigo se da cuenta que lo que tiene es un título de "no mendigo" pero que sigue siendo igual de pobre y de excluido. Eso es lo que queremos evitar.

Si dejamos de cobrar y de poner trabas al empezar igual dejamos de ser mendigos en el ámbito empresarial. Nuestra medida inmediata sería aprobar una moratoria de pago de la hipoteca durante dos años siempre que la cuota se destinase a llevar a buen, o mal, puerto un proyecto empresarial (innovación e idiomas, esenciales). No evolucionaremos como país en veinte años mientras que paguemos hipotecas del 50% de nuestro sueldo cada principio de mes.

¿Qué ideas, dentro de las aportadas por los partidos políticos, les resultan más acertadas para favorecer el emprendimiento?

La de crear "bolsas de clientes" con necesidades específicas que cubrir para que los emprendedores les llamen y les vendan sus productos y servicios. La de hacer grupos de "redes de 3": proveedor, emprendedor, cliente; a fin de que unos conozcan las necesidades, los costes y las expectativas de los otros, y así generar confianza entre ellos a futuro.La de "mi primera experiencia" por la que un joven destina el 25% de su paga semanal a generar un negocio con algunos amigos más. El beneficio obtenido se destinaría en partes iguales a "ayudar a sus padres", a ahorro para futuros proyectos y a patrocinar a nuevos jóvenes emprendedores. Aquella de "la caña de pescar" por la que enviamos al 1% de nuestra población a hacer negocios al extranjero, con convenios bilaterales, con una "subvención" a fondo perdido si se triunfa en su aventura empresarial y a devolver si no es así.

No desde el rupturismo sino desde la ética y la responsabilidad de los que creemos en las instituciones con personas preparadas que no necesiten un despacho para vivir de los impuestos de los demás, ni llenar su ego dando órdenes a los empleados públicos, gran parte de la solución es que quien no esté preparado alegue razones personales y deje su sitio a otro/a que sí lo esté saliendo por la puerta grande, la de la humildad.

El mejor favor que podríamos hacernos todos es que la administración pública ayudase, si quiere ayudar, reduciendo burocracia, no exigiendo tributos a quien recién comienza, y formando a su población (o dejando que se formen por su cuenta) en materia empresarial. Nos hacen falta experiencias profesionales en otros idiomas, necesitamos fracasar sin llevar una marca al pecho que diga: "fracasados sin honra", necesitamos poder discrepar porque los que discrepamos somos los que hacemos evolucionar el mundo para todos, y necesitamos clientes en vez de subvenciones.

Próximamente celebran un evento en el que premian a diversos emprendedores. ¿Quiénes son estos ganadores y por qué?

Premiamos a 15 iniciativas españolas y a 15 de carácter internacional porque los premios sin intercontinentales aunque en esta ocasión hemos elegido Madrid entre las cinco ciudades propuestas. Premiamos a grandes y pequeños por diversos motivos y a modo de ejemplo a INDITEX por levantar un emporio empresarial desde la humildad de un taller en Galicia; a Daniel Pérez por su espíritu de superación en el atletismo adaptado; a BeYourCar por crear una App que te ayuda monitorizar el mantenimiento de tu propio coche desde tu móvil; a JEUNE, a la asociación europea de jóvenes empresarios por conectar a los emprendedores que deben ser parte del futuro de este continente; a Bizbaze, donde Archie Ravishankar emprendió con ilusión siendo hijo de inmigrantes de India logrando convertirse en embajador de la juventud de Naciones Unidas además de empresario de éxito con menos de 30 años; y también al inmigrante cubano que regenta la Pizzería D'oro en calle Ávila de Madrid por hacer pizzas artesanales, a mano y a las vista de los clientes, a seis euros la unidad.

¿Qué otro tipo de talleres y charlas habrá durante esos dos días?

Desde casi treinta embajadas (oficinas comerciales), a debates de medios de comunicación sobre "La burbuja del emprendimiento" o a discursos magistrales como el de Manuel Campo Vidal o el propio australiano-indio Archie Ravishankar, pasando por un debate de líderes de partidos políticos para que comprometan a hacer, y por casos de éxito emprendedor como los de Neyvi Tolentino que "Duerme en los aeropuertos" o de Tipton Shonkwiler que preside la multinacional de franquicias americana más grande del mundo.

Todo esto, con 140 ponentes de los cinco continentes durante dos días en Casa América de Madrid, a disposición de los españoles y residentes, gratis y clausurado por Harvard Business School, Embajador de Dominicana, Embajador de Marruecos y Embajador de Francia. Hasta aquí hemos podido llegar en esta ocasión en la que hemos terminado de arruinarnos (sonrisas) y esperamos que el Consejo Internacional de Empresarios y Emprendedores (Entreps) pueda seguir aportando valor a la sociedad en el futuro con la ayuda de todos.

Normas