Publicación de las actas de la reunión del 17 y 18 de marzo

¿Cuándo subirán los tipos en EE UU? La Fed está indecisa

Janet Yellen, presidente de la Reserva Federal
Janet Yellen, presidente de la Reserva Federal REUTERS

Disparidad de opiniones en la pasada reunión de la Reserva Federal acerca de cuándo comenzará la subida de tipos. Según las actas de la cita celebrada el pasado 17 y 18 de marzo y publicada este miércoles, varios miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed se mostraron a favor de subir los tipos en la reunión prevista para el mes de junio.

“Varios participantes consideraron que los datos económicos y la perspectiva es probable que justifiquen que se inicie la normalización de la política monetaria en la reunión de junio”, según recogen las actas de la última reunión del FOMC.

Frente a la postura de los más conservadores, se encuentra la de otra parte que consideran que la caída del precio de la energía y la apreciación del dólar dibujan un panorama en el que la inflación continuará en niveles bajos. Este escenario sugiere que hasta la fecha no se han dado las condiciones propicias para proceder a una subida, aunque moderada, de los tipos. En este caso, los partidarios de continuar con la actual coyuntura retrasan a finales de año la decisión.

La reunión tuvo lugar antes de se conociera el último dato de empleo. El pasado viernes el departamento de trabajo de EE UU publicó el dato de empleo público del mes de marzo. La tasa de desempleo en EEUU se situó en marzo en el 5,5%, pero la creación de nuevos apenas superó los 120.000 puestos, muy por debajo de las expectativas de los analistas. De esta forma, las actas divulgadas a lo largo de esta sesión y con las plazas europeas ya cerradas, parecen quedarse obsoletas.

No obstante, la idea de cuándo y cómo se procederá a la subida de tipos no fue el único tema que provocó discrepancias. Los miembros del FOMC también esgrimieron diferentes puntos de visto sobre cómo analizas las valorar las perspectivas de inflación y qué momento podría considerarse el más idóneo para empezar a endurecer la política monetaria.

En este sentido, destacaron que no existe un criterio único para ello y, en especial, que en un contexto de avances hacia el máximo empleo y una “razonable confianza” de que la inflación avanzará al 2% en el medio plazo, el proceso de normalización podría iniciarse antes de que se produzcan incrementos en la inflación principal o los salarios.

“Nuevas mejoras en el mercado laboral y una estabilización de los precios energéticos y del tipo cambio del dólar podrían en su conjunto ser útiles a la hora de generar confianza de que la inflación subirá”, añaden las actas.

Normas