El conjunto de las redes de venta cerró el año con un 0,9% de rentabilidad

Los concesionarios de Kia y Hyundai, los más rentables de 2014

Concesionario de coches
Concesionario de coches

Más allá de las previsiones y las estimaciones, los concesionarios pueden celebrar ahora que han cerrado su primer año en números negros desde 2010. Las redes de venta han cerrado el año pasado con una rentabilidad media sobre facturación del 0,9%, según los datos de cierre aportados por la patronal de concesionarios de España Faconauto.
El primer signo de este cambio de tendencia se vislumbró en el último trimestre de 2013, cuando cerraron con una rentabilidad sobre ventas del 0,09%. Ya entonces, cinco de las 10 marcas que más vendían en España estaban en positivo pero había clamorosas pérdidas en otras. No sirvió ese dato para levantar un año que registró una rentabilidad negativa del 1,5% en el primer trimestre y también números rojos del 0,7% y del 0,3% en el segundo y el tercer trimestre, respectivamente.
Respecto del desempeño de las marcas, la más rentable el año pasado fue la coreana Kia, que acabó el ejercicio con una rentabilidad media del 2,4%. Le sigue su marca hermana, también coreana, Hyundai, con un 1,7%, según cifras del sector. La marca Mercedes habría registrado una rentabilidad media en sus concesionarios del 1,83%, por encima de Hyundai, pero los últimos datos disponibles son de septiembre.
Los siguientes buenos datos corresponden a Skoda y Audi, del grupo Volkswagen, que cerraron el año con la misma rentabilidad media, un 1,5%. Tras ellas, las redes de Toyota y Volkswagen obtuvieron unos números negros de 1,1% de facturación.
Los peores desempeños correspondieron a la red de Citroën, Ford y Nissan. La marca del grupo PSA fue la única en registrar números rojos a cierre de año, un 0,03% en negativo. Los concesionarios de Ford acabaron con una rentabilidad del 0,3% positivo y los de Nissan, con un 0,4%.
Rentabilidad insuficiente
Sin embargo, para la patronal de concesionarios española Faconauto estos datos no son suficientes para garantizar la estabilidad de las redes a futuro. “Directivos de otros sectores suelen decirme que la crisis ya ha acabado en el sector del automóvil. Nada más lejos de la realidad. El beneficio que les queda a los concesionarios a fin de año es insuficiente para hacer frente a los gastos y las inversiones que necesitan para seguir adelante”, cuenta a Cinco Días el presidente de Faconauto, Jaume Roura.
El presidente recuerda que los concesionarios están apenas levantando cabeza tras siete años de duros recortes, en los que se han perdido “más de 1.000 pequeñas y medianas empresas” y 49.793 empleos entre 2007 y 2012. “Las empresas llevan cinco años en pérdidas”, resalta Roura. “Las marcas nos están pidiendo ya nuevas inversiones en los establecimientos que no podemos encarar. Sin rentabilidad suficiente, es imposible”, destaca el directivo. Esta rentabilidad estaría “entre el 4% y el 5%”.
La patronal de los concesionarios reclama que se mantenga el plan PIVE, de estímulo para la renovación del parque automovilístico, de manera continuada “gobierne quien gobierne”. “Ha demostrado que los resultados son buenos y que recauda más que lo que invierte. Se debe mantener de manera estructural”, explicó Roura.
Además, el presidente de la federación denunció que los concesionarios han adelantado el dinero necesario para las operaciones realizadas con cargo al plan PIVE 7, el último aprobado, y que “aún no hemos visto un duro”. Las primeras ventas realizadas sobre estos fondos se materializaron en noviembre del año pasado, para prorrogar el plan PIVE 6 aunque no hubiera fondos para ello.
Por lo demás, Roura reclama la modernización de la distribución, especialmente de la posventa “que antes soportaba el 60% del negocio total y ahora ya no llega al 30%”.

La larga sombra de la multa de Competencia

El varapalo definitivo de este año a las redes de distribución está empezando a llegar. El pasado 13 de marzo, cayeron las primeras multas de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a las empresas vendedoras de coches de Toyota, Hyundai (la segunda red más rentable de 2014) y Opel. En total, nueve millones de euros a 45 concesionarios de estas marcas por “considerar que han incurrido en prácticas prohibidas constitutivas de diversos cárteles”. La siguiente, el pasado día 30, fue para 10 concesionarios de la marca Land Rover a los que imputaron 3,19 millones de euros. Pendientes están las sanciones para Nissan y para las marcas Volkswagen, Seat y Audi, que serán presumiblemente, “las más altas porque hay documentación que sostiene que ejercieron las malas prácticas durante más tiempo”, señalan desde el sector. La polémica estaría servida si la CNMC acepta la petición de clemencia que Seat, el chivato, elevó para sus filiales comerciales y las de su matriz, pero no para los concesionarios independientes de su marca. Tendrían que hacer frente entonces a una multa casi a instancias de su propia marca.
Faconauto descarta que haya existido un cartel y avisa de que los concesionarios recurrirán las multas, impuestas, según ellos, “sin pruebas ni argumentos”. La asociación esgrime la alta competitividad en el sector, en el que los descuentos ascendieron a 4.377 euros de media en el último año, según unos datos de la consultora TNS. Curiosamente, Opel, una de las multadas, es la que mayores descuentos hace, hasta los 5.698 euros. Los concesionarios alertan de que las sanciones afectarán a los 135.000 empleos del sector y de que producirán cierres.

Normas
Entra en El País para participar