Evolución del mercado turístico

España ya pisa los talones a Francia en pernoctaciones

Turistas en la Plaza Mayor de Madrid
Turistas en la Plaza Mayor de Madrid

La llegada de turistas extranjeros a España marcó un nuevo máximo histórico en 2014, al rozar los 65 millones de viajeros, lo que supone cuatro millones más que un año atrás y 13 millones más en cuatro años, poniendo de relieve que España ha sido uno de los países que más se ha visto beneficiado por los conflictos en países como Túnez, Egipto o Marruecos, competidores directores por turistas en busca de sol y playa.

De este modo, España ha consolidado su tercera posición en el ranking mundial, por detrás de EE UU y Francia y ya a cierta distancia del cuarto en la clasificación (China). Los empresarios, sin embargo, están prestando más atención a otras estadísticas que sirven para valorar de una forma más fidedigna qué tipo de visitante extranjero viene y el gasto que realiza.

La última estadística elaborada por Eurostat con el número de pernoctaciones realizadas por los turistas en los grandes destinos europeos muestra como España ya le pisa los talones a Francia e incluso la supera en estancias realizadas en establecimientos hoteleros. En 2013, los viajeros nacionales e internacionales realizaron 389,2 millones de pernoctaciones, de las que 286,1 millones tuvieron como destino hoteles; un año después, el total de estancias subió a 401,2 millones (un 3,1% más) y las realizadas en hoteles a 294,4 millones (un 2,9% más). Justamente el camino inverso que ha sufrido Francia. En 2013 hubo 408 millones de pernoctaciones y un año después la cifra, en pleno boom turístico en Europa, cayó hasta los 402,6 millones (-1,3%), de las que tan solo 200 millones se realizaron en establecimientos hoteleros (-2%).

El 73% de los turistas pernocta en España y el porcentaje baja al 49% en Francia

De este modo, la ventaja de Francia respecto a España en 2013 fue de 18,8 millones de estancias y en 2014 fue tan solo de 1,4 millones. Un hecho diferencial entre España y Francia es la concentración de pernoctaciones de España en hoteles (el 73% se realizan en estos establecimientos) frente a la mayor diversidad de Francia (solo el 49% de las pernoctaciones se hace en hoteles). De este modo, hay un gran número de viajeros en Francia que opta por apartamentos turísticos, campings o albergues, lo que sin duda redunda en una menor rentabilidad. El deterioro sufrido en las pernoctaciones hoteleras también se ha producido en apartamentos y casas de familiares, con un retroceso del 2,4%. El único segmento en el que han crecido las estancias han sido los campings, con un incremento del 1%.

A la reducción del diferencial con Francia también ha contribuido de forma decisiva la recuperación de las pernoctaciones tanto de los extranjeros como de los turistas nacionales en España. Los datos de la Comisión Europea apuntan a que las pernoctaciones de no residentes subieron un 2,7%, mientras que las de los residentes lo hicieron un 3,9%. Todo lo contrario que en Francia, en la que las estancias de los nacionales descendieron un 1,5% y las de los extranjeros un 0,9%.

¿Sorpasso para 2015?

Los primeros datos de entrada de turistas y de ocupación apuntalan la sensación de que este año será igual o mejor que 2014, lo que podría llevar a que España registrara por primera vez en la historia más pernoctaciones que Francia. Algo que no parece descabellado si se analizan los datos de entradas de turistas. Entre enero y febrero, la llegada de viajeros extranjeros creció un 4,5% y podría incrementarse sustancialmente en los próximos meses por el último acto terrorista en Túnez. Cada vez que ha sucedido un atentado terrorista o un conflicto bélico en algún país del Norte de África que compitiera directamente con España, tal y como ocurrió en Egipto, la cancelación de reservas a esos destinos y la opción de España como sustituto fue automática. Yel mejor exponente fue Rusia, cuyos turistas optaron por España en lugar de Egipto. En 2009, el número de viajeros rusos a España fue de 422.000 turistas y cuatro años después esa cifra se cuadruplicó hasta los 1,58 millones. En 2014 la cifra descendió un 10% hasta los 1,42 millones.

Un saldo positivo de 35.400 millones

El sector turístico registró en España un superávit de 35.400 millones de euros en 2014, lo que supone un aumento del 1,7% con respecto a los 34.800 millones de euros del año anterior. Este avance, sin embargo, es prácticamente la mitad del registrado en 2013 (+4,2%) pese a que se batió un nuevo récord en entradas de turistas internacionales.

El saldo positivo de la balanza turística fue consecuencia de unos ingresos que alcanzaron los 48.900 millones de euros, un 3,8% más, frente a los 47.100 millones de euros de un año antes. Por su parte, los pagos sumaron 13.600 millones de euros, un 9,6% más que los 12.400 millones de euros, como consecuencia de la recuperación de los viajes al exterior por parte de los españoles.

Normas