El bloqueo afecta a 40 millones incluyendo los de una mutua sanitaria

Economía busca depositario para los planes de pensiones de Banco Madrid

Imagen de la sede de Banco Madrid, en la capital española.
Imagen de la sede de Banco Madrid, en la capital española.

El bloqueo que la Comisión Nacional del Mercado de Valores impuso sobre la operativa de la gestora de Banco Madrid no afecta solo a fondos de inversión y Sicav, sino que también mantiene inmovilizado un importante volumen de fondos de pensiones depositados en la firma intervenida.

Un tipo de vehículos sujetos a la supervisión de la Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones, dependiente del Ministerio de Economía, que ha decidido tomar cartas en el asunto y buscar un nuevo depositario para ellos al igual que, en paralelo y de forma independiente, la CNMV ultima la elección de otra firma que se haga cargo de los fondos de inversión y Sicav.

Fuentes del mercado apuntan, de hecho, a que este proceso está aún más avanzado en el caso de los planes de pensiones, para cuyo traspaso ya habría propuestas en firme, que en el de los fondos, para los que la CNMV espera recibir hoy voluntarios dispuestos a hacerse cargo de ellos.

La gestora Banco Madrid tenía depositados planes de pensiones por valor de unos 40 millones a inicios de 2014, último dato disponible. Parte de ellos corresponden a Previsión Sanitaria Nacional (PSN), una de las mayores mutuas del ramo sanitario español.

PSN y Banco Madrid sellaron un acuerdo estratégico de colaboración en primavera de 2012 por el que los planes de pensiones de la firma pasaban a comercializarse en la entidad financiera que también ejercía labores de asesoramiento para la inversión de los mismos.

Como consecuencia de este pacto, PSN mantiene 8,9 millones de euros en fondos de pensiones depositados en Banco Madrid. PSN solicitó traspasarlos a otra depositaría tras la intervención de la entidad pero la operación no llegó a realizarse antes del bloqueo impuesto el día 16.

Desde PSN admiten su “sorpresa y preocupación” por el escándalo de blanqueo de capitales en el que presuntamente está envuelto su socio comercial, ahora en liquidación, del que se desvinculan. Recuerdan además que los fondos de pensiones no forman parte del balance de Banco Madrid con lo que no estarían sujetos al concurso de acreedores.

La mutua expone que trabajan “en contacto permanente” con la Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones, que les ha “prestado su total colaboración”, y de la que esperan una pronta solución para los planes de pensiones.

Un problema adicional más grave para PSN es que la firma del acuerdo estratégico también supuso la fusión de sus fondos de inversión con los de Banco Madrid. De esta forma los seguros de la mutua, que se vienen comercializando en las oficinas de la entidad financiera, están invertidos en fondos de Banco Madrid, parte en activos del propio banco.

En total 75,6 millones de los seguros Unit Linked y PIAS Inversión de PSN que, aunque quedarán desbloqueados una vez que la CNMV nombre nuevo depositario, sí podrían verse afectados por la pérdida de valor de los activos de Banco Madrid. PSN, que fue intervenida en 1997 por un agujero patrimonial, asegura ahora que “la solvencia de la mutua no está en entredicho” y que el 93% de su actividad es ajena a Banco Madrid.

El dinero de los seguros, al albur del mercado

Algunos de los partícipes de fondos de inversión gestionados por Banco Madrid han denunciado que el bloqueo impuesto por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha dejado a estos vehículos desde el pasado lunes 16 sin piloto al frente. La imposibilidad de gestionar proactivamente estas carteras, matizan algunos de los demandantes representados por el bufete Cremades & Calvo Sotelo, deja estos fondos al albur de los mercados. Si bien ni el parqué ni la renta fija están ofreciendo excesivos sobresaltos en las últimas semanas, los afectados exponen que la situación podría llegar a ser especialmente grave para aquellos fondos que invierten el dinero de aseguradoras, sujetas a unos estrictos baremos de riesgo y de provisiones técnicas, que de ser vulnerados propiciarían la intervención de la Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones. Fuentes legales explican que “es un supuesto muy difícil que se produzca, ya que para eso tendrían que deteriorarse las inversiones” de forma muy importante, lo que de momento no parece que esté ocurriendo más allá del caso de los activos propios de Banco Madrid. Los inversores replican, sin embargo, que la suspensión de la operativa les impide por ejemplo reaccionar al vencimiento de determinadas posiciones y urgen a las autoridades a agilizar la vuelta a una operativa normal que les aleje definitivamente nuevos riesgos.

Normas