El Dax avanza un 21% en lo que va de año

Alemania, de crítica feroz a ganadora del plan del BCE

Panel del Dax alemán
Panel del Dax alemán

Es como si llevaran a un hospital a varios enfermos y con ellos a un paciente completamente sano pero al que le procuran los mismos cuidados que a los otros. Sale del hospital como un toro”. De esta forma gráfica resume Víctor Alvargonzález, director de inversiones de Tressis, el efecto sobre la economía y los mercados alemanes del comienzo de plan de compras de deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE). El tratamiento, en efecto, está sentando muy bien a la Bolsa alemana, cuyo principal índice, el Dax, avanza un 21% en lo que va de año. Es decir, en tres meses sube diez veces más que en todo el año pasado y ronda las alzas logradas durante todo 2013 y 2012.

Paradójicamente, las autoridades alemanas fueron de las más críticas a la puesta en marcha del programa de estímulos del BCE, pero ahora son sus empresas las que se ven más directamente beneficiadas de los efectos de este programa. El primero de ellos es la depreciación del euro. La debilidad de la moneda única, que se mantiene en torno a los 1,05 dólares, su nivel más bajo desde 2003 y para la que varios bancos de inversión prevén la igualdad con la divisa estadounidense ya este año, es un gran impulso para las compañías exportadoras.Esta es la clave del fulgurante comienzo de año de la Bolsa alemana.ElDax es el índice con un perfil más exportador de Europa, de ahí que sea al que mejor le viene la caída del euro.

Ayer, elDax cogió aire y bajó un 1,19%, lo que le aleja de su máximo histórico de la semana pasada. El índice germano es el único del Viejo Continente, junto al Footsie británico, que ha tocado este año nuevos techos desde su creación. El Cac francés sube un 18%; el Eurostoxx 50, un 17% y el FTSE Mib italiano, un 21%. El Ibex sube un 11% hasta máximos desde abril de 2010. Como explican desde Renta 4, el diferencial entre el selectivo español y el germano se sitúa estos días en su nivel más alto desde 2012.

Eso sí, Tomás García–Purriño, de Mora Banc AM, matiza que “lo principal que hay que tener en cuenta respecto a la diferencia entre el Dax y el Ibex 35 es que el primero es un índice que acumula dividendos y el español no”. De hecho, el Ibex con dividendos también está en niveles máximos.

Solo tres del conjunto de empresas que componen el Dax (RWE,Deutsche Lufthansa y Eon) anotan caídas anuales que van desde el 1% y el 4%. Deutsche Post sube un 8% y Siemens, un 9%. Todas las demás compañías del Dax consiguen revalorizaciones de dos dígitos.Al frente de las alzas están compañías exportadoras que generan una parte considerable de sus ingresos fuera de la zona euro, y que así sacan partido de la debilidad de la moneda única.

K+S, especializada en productos agroquímicos, sube un 35% desde enero. Le sigue de cerca en la lista de mayores alzas el gigante de la automoción Volkswagen, que avanza un 34% en lo que va de año; sus competidores Daimler (+31%) y BMW (+29%); la farmacéutica Merck (+33%); la sanitaria Fresenius (+29%); la química Basf (+29%) y la industrialContinental (+27%).

Las ventajas para la Bolsa alemana del programa de compra de deuda van más allá de la depreciación del euro. También destaca la falta de alternativa de inversión en otros activos.La renta fija cotiza en mínimos históricos y, en el caso de la deuda soberana alemana, los inversores no solo no obtienen rentabilidad, sino que además deben pagar al Tesoro germano, que coloca letras y bonos a intereses negativos. Eso ayuda a conducir más inversiones hacia la Bolsa.

Francisco Arco, analista de XTB, indica que gracias al plan del BCE “es más asequible para las empresas alemanas y galas el acceso al crédito y a la financiación”, un tercer apoyo nada baladí para las compañías. Las más solventes se financian casi gratis y es una tendencia con más recorrido en los próximos meses. Por ejemplo, la francesa Nestle llegó a colocar deuda a tasas negativas en febrero.

La depreciación del euro, los estímulos del BCE y los bajos costes de financiación permiten augurar un crecimiento de beneficios de las compañías germanas. El PER (las veces que están incluidos los beneficios en la cotización) delDax sobre las estimaciones para 2015 es de 15,3 veces, el menor de Europa.

A todo lo anterior debe añadirse que el Dax quedó rezagado durante buena parte del año pasado por el conflicto ucraniano y el aumento de las sanciones occidentales a Rusia. La exposición de las empresas alemanas a este mercado es mayor que la del resto de países europeos, pero el comienzo de las compras delBCEha reducido los temores sobre esta cuestión a su mínima expresión.

La deuda a menos de cinco años, en negativo

Las compras de deuda del BCE y los bancos centrales nacionales en el programa de estímulos que empezó hace dos semanas se realizan en proporción al peso de cada país en el capital del organismo con sede enFrancfort. Por eso, las mayores compras son de deuda alemana, lo que está generando situaciones anómalas en el mercado, con los bonos públicos germanos por debajo de cinco años con intereses negativos.

Así, el interés del bono a dos años cotiza en el –0,22%; el que vence a cinco años en el –0,06% y el de siete años, en el 0%. El bono a diez años, que sirve de referencia, ofrece una rentabilidad del 0,22% y llegó a marcar un mínimo histórico en el 0,18% el pasado viernes. Varios expertos creen, de hecho, que la rentabilidad de la deuda alemana a una década también podría entrar en tasas negativas en los próximos meses.

Normas
Entra en El País para participar