A final de año el selectivo podría alcanzar los 12.200 puntos

¿Dónde está el próximo objetivo de Ibex?

Paneles informativos en la Bolsa de Madrid
Paneles informativos en la Bolsa de Madrid EFE

La subida del pasado viernes empujó al Ibex a los 11.419 puntos, nivel que no visitaba desde abril de 2010. La cuádruple hora bruja y las revalorizaciones del sector bancario permitieron al selectivo superar la barrera psicológica de los 11.200 puntos. Anteriormente, la Bolsa española había conseguido asomarse a estos niveles, pero no con tanta holgura como la alcanzada en las últimas sesiones en las que además, ha conseguido mantener las alzas y se sitúa al filo de los 11.500 puntos.

Este buen comportamiento ha llevado a muchos a especular con la posibilidad de que el selectivo haya roto la resistencia y busque ahora un nuevo reto. “El Ibex está en subida libre”, asegura una fuente del mercado.

De hecho, con las subidas de la última semana, el selectivo ha alcanzado el objetivo que algunas casas de análisis tenían para todo el ejercicio. Este es el caso de Julius Baer que veía al Ibex al cierre de 2015 en los 11.300 puntos.

Los expertos se muestran optimista con la evolución del Ibex 35, índice que en las últimas semanas se había quedado rezagado del resto de plazas europeas. Carlos Hernández, de XTB, señala que mientras el Dax alemán y el Cac francés avanzaban un 22,5% y un 19% en lo que va de año, impulsados por el buen comportamiento del sector exterior ante la revalorización de dólar y la depreciación del euro, el Ibex a duras penas subía un 12% en los casi tres primeros meses del año.

Según el experto, este peor comportamiento no tenía una clara explicación y más si se tiene en cuenta que para este año las previsiones apuntan a que la economía española se situará a la cabeza de la eurozona. Con este panorama como telón de fondo, y con la vista puesta en la recuperación gradual de la inflación, a pesar de la caída del crudo, el Ibex 35 podría marcarse como próximo reto los 11.800 puntos. Para final de año el analista prevé que el selectivo se aproxime al nivel de los 12.200 puntos. Es decir, desde los niveles actuales, el selectivo subiría un 5,7% adicional. Desde esta firma de análisis, creen que la banca, rezagada en los últimos meses, ayudará al Ibex en su escalada hacia nuevas cotas históricas.

En la misma línea se encuentran las estimaciones de Renta 4. Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de la entidad, señala que con la superación de los 11.250 puntos los nuevos niveles de resistencia se encontrarían en los 12.250.

Para que estas previsiones se conviertan en realidad y no caigan en saco roto, Aguirre apunta a la aceleración del crecimiento económico y la mejora de los resultados empresariales como principales catalizadores, todo ello bajo el paraguas de la caída del crudo y el programa de compra de deuda del BCE. Es precisamente este último el que ha tenido mayor incidencia en la bolsa alemana y francesa. Después del anuncio y puesta en marcha del QE, que tiene como objetivo impulsar la recuperación y escapar al fantasma de la deflación, le toca ahora a los gobiernos tomar la delantera para fortalecer el crecimiento de sus economías, tal y como afirma Hernández.

Por su parte, Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio, cree que desde un punto de vista técnico la siguiente parada del Ibex serían los 12.000 puntos. “Esta semana se han revisado al alza las estimaciones de beneficio del Ibex para cierre del ejercicio. De los 815 puntos hemos pasado a 885 puntos. Es decir, que a pesar de las subidas de las pasadas sesiones, el índice de referencia de la Bolsa española cotiza barato”, afirma. Según sus previsiones, si a comienzos de año el PER estimado era de 15 veces, con las revisiones al alza de los beneficios el PER caería a las 12.9 veces. El analista concluye que bajo estas premisas el Ibex podría alcanzar los 12.400 puntos.

Riesgos

En el lado de los riesgos, los expertos apuntan a los factores políticos, entre los que destacan los numerosos procesos electorales que tendrán lugar en la UE a lo largo de los próximos meses, con especial incidencia de los comicios municipales y regionales del mes de mayo en España así como las elecciones generales previstas para el próximo mes de noviembre. Todo proceso electoral trae consigo una gran volatilidad, pero más aún si no existen mayorías claras y los parlamentos resultantes están muy polarizados, como es de prever que ocurra tras la aparición de las últimas fuerzas políticas. A esto habría que sumarle la incertidumbre que genera la esperada subida de tipos en EE UU y que en la última semana llevó al mercado de divisas a experimentar fuertes movimientos, así como cualquier conflicto geopolítico y Grecia.

Respecto al país heleno, los expertos ven cada vez más lejos el famoso Grexit (salida del euro de Grecia) y creen que la incidencia de la economía griega en el mercado puede generar dudas pero no tiene el volumen suficiente para convertirse en un tsunami.

 A pesar de todo, Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Self Bank se muestra cauta con la subida de la Bolsa española. "Aunque en términos de PER el Ibex se encuentre barato en comparación con otras plazas como el S&P 500 o el Nikkei después de las últimas subidas su valoración es muy ajustada". Ante situación la experta recomienda ser selectivos a la hora de entrar en la Bolsa española. Asimismo, Torre advierte que tras un buen 2014 (el beneficio el Ibex aumentó un 70%), las cuentas de las empresas podrían ir mejorando. Esto daría lugar a revisiones al alza en las estimaciones para las compañías y supondría marcar nuevo precio objetivo para el selectivo.

Normas