Desayunos Cinco Días

La seguridad de Chile atrae a las constructoras españolas

El país andino tiene sobre la mesa un importante plan de inversión en infraestructuras que representa una oportunidad para las empresas extranjeras

De izquierda a derecha: Paloma Iribas, del Ministerio de Fomento; Guillermo López-Cediel, de Acciona; Alicia Revenga, de Seopan y Lorena Sepúlveda Villa, de ProChile.
De izquierda a derecha: Paloma Iribas, del Ministerio de Fomento; Guillermo López-Cediel, de Acciona; Alicia Revenga, de Seopan y Lorena Sepúlveda Villa, de ProChile.

Una deuda pública bajo control, un sistema financiero que goza de buena salud y unas instituciones sólidas son algunos de los argumentos que llevan a las agencias de rating a tener a Chile en buena consideración. Su economía es la más sólida de América Latina (ocupa el puesto número 33 del último Informe Global de Competitividad que elabora el Foro Económico Mundial) y, además los indicadores, la seguridad jurídica que ofrece a las empresas lo han convertido en uno de los países de la zona preferidos por las compañías, no solo españolas, sino de todo el mundo para invertir. En la actualidad, su plan de infraestructuras por valor de 29.000 millones de dólares (27.130 millones de euros) constituye uno de los principales focos de atención para las constructoras a nivel global.

“Es un programa desafiante y atractivo para las empresas españolas”, señalaba Lorena Sepúlveda Villa, directora comercial de la agencia de promoción ProChile en España, durante el desayuno de trabajo organizado por CincoDías con la colaboración de Acciona en el que cuatro expertos debatieron sobre las oportunidades que esta agenda de infraestructuras ofrece para las compañías españolas, que cuentan con experiencia y conocimientos para enfrentarse al reto de la modernización de Chile en materia de infraestructuras.

Experiencia

El mar de un lado, las montañas de otro y una gran actividad sísmica convierten al país andino en un lugar complicado para la construcción y la ingeniería civil. Sin embargo, Paloma Iribas, subdirectora general de Relaciones Internacionales del Ministerio de Fomento, señalaba durante el debate la ventaja con la que cuentan las constructoras de nuestro país en este sentido, gracias a los retos ya superados en territorio español. “Gracias a las inversiones realizadas en los últimos años nuestras empresas han adquirido una experiencia que es difícil que tengan otras en ámbitos como, por ejemplo, una complicada orografía que también tiene Chile”, explicó.

La directora del Grupo Exportador de Seopan –patronal de las constructoras–, Alicia Revenga, apuntó igualmente al saber hacer adquirido por las corporaciones y los profesionales que trabajan en ellas como una de sus grandes ventajas a la hora de hacerse un hueco en el mercado chileno. “Han tenido una gran escuela en casa”, aseguró en referencia a aspectos como la geografía, las dificultades que plantean las diferencias de clima entre unas zonas y otras del país o la escasez de agua en determinadas áreas. “Todo ello nos ha llevado a contar con obras como túneles o viaductos, tanto para carreteras como para alta velocidad, o a ser la segunda potencia mundial en desalación”, concluyó.

Las ventajas de Chile

Los representantes de empresas y Gobierno reunidos en la mesa coincidieron también en que la estabilidad de Chile, frente a por ejemplo la situación en otros países de América Latina, lo convierte en un país especialmente atractivo para la inversión.

Gracias a las inversiones en España, las empresas cuentan con una gran experiencia

Para Revenga, esto contribuye a que las empresas españolas sigan teniendo muy en cuenta ese país a la hora de trabajar en el exterior. “Hemos hecho ya muchas obras en Chile, estamos y seguiremos estando”, afirmó y apuntó a que Chile se encuentra entre los tres principales mercados de América Latina por volumen de ventas para las compañías agrupadas en Seopan y a que es, junto a México, un de los que ofrece más estabilidad en el tiempo.

Por su parte, Guillermo López-Cediel, director de desarrollo de negocio para Latinoamérica de Acciona, destacó que Chile se ha convertido en uno de los destinos que la empresa considera plataforma, con un mayor volumen de negocio y por tanto con inversiones a largo plazo, gracias también a aspectos como las facilidades en el ámbito fiscal –hay un convenio de doble imposición con el país– o para repatriar dividendos.

Pero, además, el representante de Acciona hizo hincapié en las ventajas que ofrece Chile a la hora de desplazar personal. “Nosotros tenemos vocación de operar a largo plazo en todos los países en los que trabajamos y prueba de ello es que llevamos hasta el terreno a familias completas. En Chile en el terreno personal no se encuentran con ningún problema a la hora de registrarse, abrir cuentas bancarias, encontrar buenos colegios para los hijos, etc.”, aseveró López-Cediel.

La subdirectora general de Relaciones Internacionales del Ministerio de Fomento también se refirió a las buenas relaciones que existen desde hace mucho tiempo entre los gobiernos de ambos Estados y explicó que Chile es considerado desde las instituciones como un país “querido, estable y serio”.

Dificultades del mercado

Sin embargo, pese a todos los atractivos de Chile mencionados durante la reunión, los expertos también encontraron algunos retos a los que las empresas se tienen que enfrentar si quieren hacerse un hueco en el país. Más allá de las dificultades técnicas que plantea la orografía chilena o sus frecuentes temblores de tierra, las constructoras y las compañías de ingeniería tienen que lidiar con un mercado maduro en el que existe una gran competencia.

La directora del grupo exportador de Seopan señaló cómo Chile no solo está volcado en las inversiones que le llegan del lado del Atlántico, sino también del Pacífico. En este sentido, los expertos apuntaron al reto que plantea la entrada de las empresas chinas, habitualmente con costes muy ajustados. No obstante, el director de desarrollo de negocio para Latinoamérica de Acciona se mostró convencido de que la competencia en igualdad de condiciones no tiene por qué ser algo perjudicial para las empresas.

López-Cediel subrayó también entre las dificultades la rigidez de las instituciones chilenas a la hora de aplicar las normas, por ejemplo, con las bases de licitación. “Los inspectores fiscales, equivalentes a los directores de obra en España, se centran por completo en ellas y nunca contemplan nada que no se encuentre reflejado las bases”, señaló.

Por su parte, la representante de ProChile en el debate explicó cómo también, pese a que este país es considerado uno de los culturalmente más parecidos a Europa, existen –como en cualquier otro mercado– ciertas diferencias a las que las empresas tienen que enfrentarse. “Confiamos en que hablamos el mismo idioma, pero a veces es en cierto modo un arma de doble filo”, aseveró en referencia al esfuerzo que inevitablemente tienen que hacer en ocasiones españoles y chilenos para hacer negocios.

Sin embargo, pese a los retos descritos por los expertos, todos coincidieron en que el país sigue siendo uno de los más atractivos para las empresas españolas. Muestra de ello es que para López-Cediel, de Acciona, se trata del destino que recomendaría a las pymes que se plantean internacionalizarse. Lorena Sepúlveda recordó cómo Chile también recibe un importante número de pequeñas y medianas empresas que llegan como proveedores asociados a las de mayor tamaño.

Encontrar profesionales

Disponer del personal adecuado es una de las principales necesidades de las compañías a la hora de desarrollar un proyecto como los que incluye Chile en su cartera de inversiones. “En países donde hay circunstancias especiales hay que contar con los locales”, explicó López-Cediel en referencia a la particularidad de zona sísmica de Chile.

En este sentido, la directora de ProChile en España exponía cómo las empresas pueden encontrar ciertos problemas, ya que la tasa de paro se sitúa hoy en día en el 6% en el país y la empleabilidad llega a rozar el 100% en algunas zonas. “Hay sectores como la minería que, de cara al crecimiento de la proyección, necesitan técnicos y obreros especializados. La capa técnica es en general en la que cuesta encontrar profesionales. Además, la elevada demanda que existe en Chile hace que la rotación del personal sea importante, algo que tiende a sorprender a las empresas españolas cuando se establecen allí”, señaló Sepúlveda.

El representante de Acciona también apuntó que, además del personal de la compañía desplazado allí, en la actualidad hay muchos profesionales españoles instalados en Chile que se ofrecen como trabajadores locales, lo que valoró como algo positivo para su formación. “Creo que quienes se dedican a este sector tienen que salir al exterior porque es una universidad muy buena”, aseguró.

Obras para el desarrollo de Chile

Modernizar el país e impulsar su economía son algunos de los principales objetivos de la agenda de infraestructuras de Chile para el periodo 2014-2020 presentada el año pasado por la presidenta del país Michelle Bachelet.

“Es un programa ambicioso de inversiones en distintas obras que pretende generar igualdad y mejorar esas infraestructuras como puertos, aeropuertos o metro que cuando uno va a Chile se da cuenta que se han quedado chicas”, explicó Lorena Sepúlveda, directora comercial de ProChile en España durante el desayuno de trabajo organizado por CincoDías en colaboración con Acciona.

“La agenda plantea muy bien el tema de las concesiones, a las que está previsto dedicar cerca de 11.000 millones de dólares. Alrededor de un 80% de esa inversión se pretende destinar a infraestructuras viales, tanto urbanas como interurbanas, en torno a un 10% a aeropuertos, un 5% a obras de regadío y el 5% restante a otro tipo de infraestructuras”, expuso Sepúlveda.

Entre las obras que contempla el plan se encuentran proyectos que generan gran interés para las empresas extranjeras como el embalse de Punilla, con una inversión estimada de 387 millones de dólares y actualmente en proceso de precalificación. Esta obra tiene por objeto facilitar el regadío en la zona e introducir como negocio complementario la generación de energía hidroeléctrica.

En licitación se encuentra en la actualidad un proyecto por valor de 38 millones de dólares para mejorar, rehabilitar y mantener la conexión entre Melipilla, a unos 70 kilómetros de la capital, y la carretera Camino de la Fruta, que también será objeto de diferentes proyectos en el futuro.

Además, en la agenda figuran otras concesiones para los próximos años como la construcción y explotación de los cinco kilómetros de autopista urbana subterránea Américo Vespucio Oriente, con una inversión estimada de 726 millones de dólares o las remodelaciones previstas para los diferentes aeropuertos del país.

Normas