La Fed, a la espera de la primera subida de tipos desde 2008

¿Qué ha hecho cada país para proteger su moneda?

¿Qué ha hecho cada país para proteger su moneda? Ampliar foto

La metáfora del mundo como un tablero de ajedrez alcanzó su esplendor en 1972. Ese año, dos consumados ajedrecistas, el estadounidense Bobby Fischer y el soviético Boris Spassky, jugaron una partida de ajedrez que, en plena Guerra Fría, simbolizó el panorama geoestratégico de esa época. Con distintos jugadores y objetivos, el mapa del mundo vuelve a parecer hoy un gran tablero de ajedrez, solo que esta vez es una partida múltiple entre los distintos bancos centrales. Desde que empezó el año, 23 instituciones monetarias han bajado los tipos de interés, desatando una guerra de divisas con visos de continuidad en los próximos meses.

En esta partida mundial, todos buscan lo mismo: depreciar su moneda para apoyar al sector exportador y ganar competitividad. Richard Koo, economista jefe de Nomura, explica que “en una reunión de emergencia celebrada en Washington dos meses después de la caída de Lehman Brothers en 2008, los países del G–20 acordaron no provocar una competición para devaluar sus monedas con el fin de evitar un escenario como el de los años 30.Ahora ese pacto se ha vaciado de contenido”.

En la década de los 30, justo cuando las economías decidieron abandonar el patrón oro (con el que se ligaba el valor de las divisas con la del metal precioso) Estados Unidos buscó depreciar el dólar para relanzar su economía, pero ese movimiento fue respondido por otros muchos países desatando una guerra de divisas que ahora parece reeditarse.

Uzbekistán,Rumanía, Suiza, India,Egipto, Perú,Turquía, Canadá, Pakistán,Singapur, Albania,Rusia,Australia,China,Dinamarca, Suecia, Botsuana... La lista de países que han bajado el precio del dinero o han aprobado medidas de política monetaria no convencionales en lo que va de año es interminable. Hay varios puntos en común en esas economías. El más evidente, las bajas tasas de inflación en casi todo el mundo. El riesgo de deflación, agravado por el descenso del precio del petróleo, ha presionado aún más a los bancos centrales a actuar.

En este sentido, Álvaro Sanmartí, responsable del Alinea Global y economista jefe en MCH IS, añade un matiz y explica que quizá el término guerra de divisas no sea el más adecuado para esta situación porque “la gran mayoría de países que están ahora bajando tipos o embarcándose en políticas de expansión cuantitativa lo hacen porque así lo requiere la situación de sus economías”.
Los expertos hablan de una guerra de divisas encubierta, que tiene como objetivo impulsar a su sector exportador en un entorno de bajos precios.Pero, como en toda batalla, existen ganadores y perdedores de este cruce de intereses de los distintos bancos centrales.

Las dos divisas más potentes del mundo, el dólar (dos tercios de las reservas mundiales son en esta moneda, según datos de PwC) y el euro (un 25% de las mismas), complican aún más esta partida.Sus respectivos bancos centrales están jugando un papel protagonista en este nuevo contexto, aunque en direcciones opuestas. El final del programa de estímulos de la Reserva Federal estadounidense y la cercanía de la primera subida de tipos en aquel país está fortaleciendo al dólar.El BCE, mientras, empezó esta semana a comprar deuda pública por 60.000 millones de euros al mes, por lo que añade más euros al sistema y provoca una depreciación de su divisa.

Pero en el escenario actual, ningún país se queda al margen de la rebaja de tipos. Entre los movimientos más significativos de los últimos meses se encuentran los siguientes países.

Rusia: tipos al 14% para proteger al rublo

La depreciación que acumula el rublo y la elevada inflación, que según datos del banco central ruso se sitúa en el 16,7% han llevado al banco central del país a subir los tipos del 8% al 15% en solo seis meses para proteger a su moneda. El viernes, el país bajó en un punto los tipos (del 15% al 14%), reduciendo algo el elevado precio del dinero que se vio forzado a acordar ante la caída del crudo, que ha intensificado sus problemas. Según las últimas cifras que maneja su banco central, en 2015 su economía podría contraerse entre un 3,5% y un 4%.

Suiza: fin de la protección del franco, tipos en negativo

Uno de los movimientos más inesperados corrió a cargo del Banco Central de Suiza (SNB) que el pasado 15 de enero decidió, en un inesperado movimiento, bajar el tipo de interés de los depósitos bancarios hasta el -0,75% desde el -0,25% anterior.Sin embargo, el golpe de efecto fue la eliminación del control sobre el tipo de cambio del franco suizo frente al euro, que regía el mercado desde 2011, año en el que la crisis de la zona euro atravesaba sus momentos más difíciles y dirigió la inversión hacia el refugio helvético.Entonces, el SNB se comprometió a mantener un tipo de cambio máximo para el franco de 1,2 unidades por euro con el que frenar la apreciación de su divisa. El detonante para el brusco cambio de su política ha sido el creciente esfuerzo que era necesario para mantener el franco suizo en esos niveles, ante la avalancha de euros que el BCE prometió poner en circulación con su plan de compras masivas de deuda. Las reservas en euros del Banco Central de Suiza se habían disparado, cada vez iba a ser necesario comprar más euros para contener el avance del franco suizo y el banco central helvético acabó por ceder. La medida provocó una gran convulsión en el mercado.En apenas horas, el franco suizo se revalorizó un 30% y la Bolsa helvética cayó un 6%. Poco a poco la situación se ha ido normalizando y en lo que va de año, la divisa suiza cae un11,4% frente al euro y se cambia a 1,06 francos por euro.

Dinamarca: cuatro bajadas del precio del dinero en un mes

El movimiento de Suiza supuso un gran terremoto y como si de un efecto dominó se tratase, otros bancos centrales como el de Dinamarca no pudieron quedarse al margen. El 5 de febrero, el banco danés sorprendió a todos con un nuevo recorte de los tipos, el cuarto ya desde que comenzó el año. El primero de ellos se produjo el 20 de enero. Tras estas sucesivas rebajas, la tasa de depósito se sitúa actualmente en terreno negativo, en concreto, en los mismos niveles de la suiza (-0,75%).El objetivo de estos movimientos es mantener la corona danesa entre 7,29252 y 7,62824 unidades por euro.Gracias a su intervención en el mercado, un euro se cambia por 7,45 coronas.

China: estímulos monetarios en el gigante asiático

Con apenas tres meses de diferencia, China ha recortado en dos ocasiones sus tipos de interés, la última de ellas el 28 de febrero cuando rebajó en 25 puntos básicos su tipo de interés de referencia hasta el 5,35%. El mismo recorte lo aplicó a los tipos de interés de los depósitos que en la actualidad, y a la espera de nuevos movimientos, se sitúa en el 2,5%. Esta decisión tiene como objetivo impulsar la economía del gigante asiático (los expertos prevén que China concluya 2015 con un crecimiento menor del 7%). La intervención de China en el mercado ha provocado que el yuan alcance su nivel más bajo desde 2012.

Normas