La mayor operación, por 3.700 millones, tuvo lugar en Telfin Ireland

Telefónica amplió capital por 4.700 millones en 2014 en varias filiales

Logotipo de Telefónica.
Logotipo de Telefónica.

Telefónica mantuvo durante 2014 una intensa actividad financiera interna. La compañía llevó a cabo ampliaciones de capital en diferentes filiales por un importe total de 4.728 millones de euros, por encima de los 1.723 millones destinados por la operadora a este tipo de transacciones durante el ejercicio anterior.

En su informe anual, Telefónica precisa que el mayor importe fue el destinado a Telfin Ireland, filial con domicilio social en Dublín, encargada de financiar operaciones y aportar capital a otras sociedades del grupo fuera de España. Esta división recibió una inyección total de 3.700 millones de euros, a través de dos ampliaciones de capital, realizadas en los meses de agosto y septiembre, suscritas y desembolsadas, por un importe de 2.900 y 800 millones de euros, respectivamente.

La compañía precisa en la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que estas operaciones se realizaron para dotar a Telfin Ireland de los fondos necesarios para acometer las actividades de financiación de otras sociedades del grupo como Telefónica Deutschland (que en octubre cerró la adquisición de E-Plus, en una operación valorada en más de 8.600 millones) y llevar a cabo el desarrollo de sus actividades.

Además, Telefónica afrontó durante 2014 sendas ampliaciones de capital en sus divisiones Telefónica de Contenidos y Telefónica Digital Holding por 400 y 268 millones de euros, respectivamente. En el primero de los casos, la transacción tuvo lugar dentro del marco de la operación de compra de Canal+, actualmente en proceso. En el segundo, la teleco realizó dos operaciones, una de 31 millones y otra de 237 millones, con el objetivo de restituir el equilibrio patrimonial de esta filial, así como de las sociedades que componen el grupo Digital.

La empresa también afrontó operaciones de estas características en algunas de sus divisiones en México, un mercado donde el grupo español compite directamente con gigantes como América Móvil y la estadounidense AT&T, que ha comprado Iusacell y Nextel México. De esta forma, la operadora española realizó una ampliación de 1.000 millones de pesos (unos 56 millones de euros) en Telefónica México y de 2.500 millones de pesos (cerca de 138 millones de euros) en Telefónica Finanzas México.

En su informe de cuentas anuales, la operadora que preside César Alierta también señala que en 2014 percibió de sus filiales unos dividendos totales de 7.974 millones de euros. La cifra es inferior a los 10.078 millones de 2013 (año en el que hubo una aportación de 4.500 millones desde Telefónica Internacional), si bien está por encima de los 4.852 millones percibidos en 2012.

Según explica Telefónica, de los dividendos percibidos en 2014, en torno a 3.238 millones corresponden a Telefónica Internacional, otros 1.999 millones a Telefónica de España, 1.304 millones a Telefónica Europe y 994 millones a Telefónica Móviles España.

La repatriación de fondos llega a 1.118 millones

En el informe de estados financieros consolidados, Telefónica explica que, dentro del capítulo de repatriación de fondos, en el ejercicio de 2014 recibió 1.118 millones de euros desde las distintas compañías latinoamericanas del grupo. En este sentido, la teleco precisa que, de ellos, en torno a 961 millones de euros correspondieron a dividendos, y los 157 millones restantes a otros conceptos.

En este caso, la cifra es inferior a la registrada durante el ejercicio anterior. Y es que, en 2013, Telefónica repatrió fondos por un importe de 1.640 millones de euros desde Latinoamérica. De ellos, 1.434 millones correspondieron a dividendos, cerca de 118 millones en concepto de préstamos intragrupo (devolución del principal y pago de intereses) y 88 millones por otros conceptos.

Telefónica precisa también que a 31 de diciembre, sus compañías latinoamericanas tenían un volumen de deuda neta no garantizada por la matriz, de 5.049 millones de euros, un 10,7% sobre la deuda neta total (la firma indicó que en algunos países como Venezuela, hay una posición neta de caja en lugar de pasivo neto).

A finales de 2013, las filiales latinoamericanas de Telefónica tenían una deuda neta, no garantizada por la matriz, de 2.499 millones, un 5,5% sobre la deuda financiera neta consolidada. Es decir, en el último año se ha duplicado.

La compañía explica en el citado informe que para gestionar el riesgo país, además de repatriar fondos no necesarios para acometer inversiones, está compensando parcialmente los activos con pasivos, no garantizados por la matriz, en las distintas filiales, “de modo que una eventual pérdida de los activos fuera acompañada de una reducción de los pasivos”.

Normas
Entra en El País para participar