Sylvain Dolla, presidente mundial de Hamilton Watch

“Las mujeres se empiezan a interesar por la alta relojería”

"Estamos bien posicionados para abastecer la pujante demanda de las mujeres"

"Asia es un mercado importante, pero no dependemos de él"

“Las mujeres se empiezan a interesar por la alta relojería”

¿Con qué novedades llegan a la feria de Basilea?

Vamos a lanzar modelos nuevos muy importantes para la colección. Como el nuevo Khaki Worldtimer, que incluye un cronógrafo mundial. También presentamos, coincidiendo con el 80 aniversario del nacimiento de Elvis Presley, una actualización del Hamilton Ventura, el modelo que él puso de moda en los años sesenta. Se trata de una referencia muy importante para nosotros, porque fue el primer reloj eléctrico. Le hemos dado una nueva forma, pero conserva el fuerte carácter tan característico de este reloj.

“El cliente español está bien informado”

¿Cómo describiría al cliente tipo de Hamilton?

Son principalmente hombres, en un 80%. Lo interesante es que tienen puntos en común, ya sean europeos, asiáticos o americanos. Creo que Hamilton se conoce en todo el mundo como una marca de estilo europeo, para gente que vive en grandes ciudades y que tiene afinidad con el diseño. También vemos que saben muy bien lo que quieren. Cuando van a la tienda se nota que se han informado previamente en revistas o internet. Apenas tenemos compra impulsiva, como sí pasa con otras marcas. Nuestro público también suele ser algo más joven que el consumidor medio de relojería suiza.

¿Cómo valora el rendimiento de la compañía en España?

Somos muy fuertes en Barcelona y su área metropolitana. Madrid y Andorra también son importantes para nosotros. En mercados como el español vemos, por ejemplo, que pueden pasar por lo menos seis meses hasta que un modelo nuevo empieza a tener éxito. Eso es porque la gente antes lo estudia, lo analiza bien y decide si merece la pena comprarlo. Eso solo lo hace quien tiene auténtica afinidad por los relojes mecánicos. Una de nuestras novedades, el Hamilton Khaki, se ha desarrollado pensando específicamente en el mercado español, donde este modelo es un superventas.

¿Planean alguna apertura en este país?

En España tenemos muy pocas tiendas independientes: vendemos sobre todo en plataformas multimarca. El Corte Inglés, de hecho, es nuestro tercer mayor cliente europeo y uno de los más importantes a nivel mundial. Estamos muy contentos con nuestro modelo de distribución en el mercado español. No planeamos abrir nuevos establecimientos, sino crecer en los que ya estamos presentes.

¿Qué margen de innovación tiene una relojera de precisión?

Creo que es muy importante seguir sacando novedades. Hemos trabajado mucho en los dos últimos años en su manufactura. Todos nuestros nuevos modelos funcionan durante 80 horas, casi el doble que antes. También hemos innovado con el cuarzo, que presenta un calibre exclusivo para Hamilton. Aunque los principios mecánicos del movimiento son los mismos desde hace años, es importante seguir trabajando en innovación para darle un aspecto renovado a nuestras colecciones.

¿Cómo ve ahora mismo la industria del lujo?

Goza de buena salud. El inicio del año ha sido muy positivo para Hamilton. España es un buen ejemplo de que el mercado tiene un crecimiento de dos dígitos. Asia está animando mucho el sector. El nuevo año chino fue genial para nosotros. La verdad es que llegamos a Basilea llenos de optimismo, porque la tendencia del mercado está siendo muy positiva, particularmente en la gama de precios que nos movemos nosotros, entre los 500 y 2.000 euros.

¿Ve algún cambio de tendencia en el sector?

Intentamos no fijarnos demasiado en las modas, sino ir más allá. Para nosotros lo más importante en los últimos dos años ha sido invertir en los movimientos y ser capaces de salirnos de las tradicionales esferas de la marca. Nos hemos fijado en que está creciendo el interés de las mujeres en la alta relojería en muchos mercados, algo que antes no pasaba. Y creo que ahí estamos muy bien posicionados. Siempre confiamos en que los relojes mecánicos acabarían por llamar la atención también de ellas.

En el sector del lujo todo el mundo mira hacia Asia. ¿Qué tal les va en ese continente?

Asia es estratégico para nosotros, aunque tampoco tenemos dependencia de ese mercado. El 40% de nuestra facturación procede de Europa, mientras que Asia representa un 45%. España, Italia y Francia son países estratégicos para nosotros. Lo interesante es que en Japón, por ejemplo, la marca es muy fuerte. Los clientes nipones se parecen a los españoles o italianos, en el sentido de que prestan mucha atención a los detalles y al ADN de la marca, se interesan por su historia. En Corea del Sur llevamos seis años y estamos teniendo mucho éxito. En China, por supuesto, estamos creciendo muy rápidamente. Estamos invirtiendo masivamente en tiendas y boutiques en ese país. Si se fija en nuestra nueva colección verá que muchos de nuestros diseños son muy europeos.

Normas