Recomendaciones para un inversor conservador

Dónde invertir en un escenario volátil

Dónde invertir en un escenario volátil

L os años electorales suelen ser buenos momentos para inversores y ahorradores:los políticos sacan la chequera, bajan impuestos, aumentan el gasto, prometen inversiones, rebajan impuestos... para tener contenta a la parroquia. En 2015, con una retahíla de citas electorales a la vista, esta política fiscal y de gasto público expansiva se verá reforzada por factores externos. La compra masiva de deuda pública por parte del BCE, el abaratamiento del petróleo o la ganancia de competitividad en exportaciones por la debilidad del euro, contribuirán a dinamizar la economía y a revalorizar los precios de activos financieros, desde la renta variable hasta los bonos de empresas.

Ahora bien, la incertidumbre que puede planear en los mercados sobre una victoria de un partido rupturista en las elecciones generales de final del ejercicio, puede hacer que los inversores, especialmente extranjeros, frenen las compras de acciones y deuda española, a partir del segundo semestre, hasta que se despeje el panorama político.

Perfil ultraconservador: depósitos, opción válida con precios a la baja

Dónde invertir en un escenario volátil

Los ahorradores con un perfil más conservador son los que más complicado lo van a tener este año”. Así de claro se muestra Fernando Herández, subdirector de Andbank Asset Management. El argumento es muy claro:los productos que tradicionalmente habían sido más seguros, como la renta fija o los depósitos, ofrecen rendimientos mínimos. Por una parte las políticas de tipos bajos de los bancos centrales de todo el mundo han desplomado los cupones ofrecidos por la deuda pública y, por otro, los bancos ya no tiene apuros para financiarse en los mercados mayoristas y han ido penalizando los depósitos extratipados, así que para conseguir una rentabilidad superior al 1% en una imposición a plazo fijo es necesario tener otros productos con la entidad o atarse con un compromiso de permanencia.

La única noticia positiva para los inversores ultraconservadores –aquellos que no están dispuestos a asumir el riesgo de sufirir cualquier tipo de pérdida en el capital invertido– viene del lado de los precios. La inflación en negativo (-1,1% en febrero) supone que el dinero en efectivo –o en la cuenta corriente–, no perderá valor sino que puede incluso ganarlo en términos reales sin hacer nada.

En este marco hay entidades financieras, especialmente extranjeras, que ofrecen depósitos que rentan hasta un 1,75%, lo cual puede ser una buena opción para quien no quiere arriesgar nada. El italiano Banco Mediolanum tiene un producto que da el 1,75%, si se mantiene la inversión 13 meses, siempre para dinero nuevo. El portugués Banco Finantia Sofinloc ofrece el 1,65% de interés a 13 meses, también, pero con una inversión mínima de 100.000 euros.

En términos generales, la rentabilidad que ofrecen los depósitos a un año es bastante pobre, entre el 1% que renta la imposición a plazo fijo de la filial online de Banco Popular, al 0,75% que ofrecen Bankinter, Bankia o Banco Inversis.

“El ahorrador debe tener en cuenta en este escenario que la liquidez, la disponibilidad de sus ahorros sin coste alguno, es un un tesoro”, explica José María Luna, director de estrategia de Profim. “Al invertir hay que ver comisiones y gastos de salida, y la velocidad y facilidad con que se puede recuperar su dinero”.

Una alternativa a los depósitos clásicos son los depósitos estructurados:un producto híbrido, que garantiza siempre el 100% de la inversión, y condiciona normalmente la rentabilidad ofrecida a la evolución de una determinada cesta de valores bursátiles. Recientemente, Bankinter sacó al mercado su Depósito Garantizado Digital 19 ligado a las acciones de Caixabank e Iberdrola con un plazo de 18 meses y una rentabilidad máxima del 1,718% TAE. La rentabilidad será mayor o menor en función de cuál sea el valor de las acciones al vencimiento.

Otra producto interesante es el Depósito Index Kutxabank, que ha tenido mucho éxito en la entidad. El depósito está referenciado a la evolución del tipo de cambio euro/dólar, ante las expectativas de revalorización de la divisa estadounidense, y la estimación es que pueda ofrecer un cupón del 1,8% al vencimiento, que es a los 18 meses.

En fondos de inversión también hay productos ultradefensivos, como DWS Fondeposito Plus (que inverte en depósitos), el Carmignac Securité (deuda pública a corto plazo) o fondos monetarios como Mutuafondo Corto Plazo.

Perfil conservador: fondos de renta fija del sur de Europa

Oficinas de deuda pública de Ahorro Corporación
Oficinas de deuda pública de Ahorro Corporación

Los banqueros privados y gestores de activos llevan varios meses insistiendo en una idea fija:quien quiera un punto de rentabilidad en 2015 deberá asumir ciertos riesgos. Con la deuda pública en mínimos históricos y los depósitos rentando menos de un 1%, los fondos de inversión de renta fija son una de las mejores alternativas para los inversores más conservadores.

“Por sus propias características, los fondos aportan diversificación, gestión profesional activa de las inversiones, control del riesgo y liquidez diaria, sin olvidar las ventajas fiscales derivadas del diferimiento del pago de impuestos en los traspasos entre fondos”, explica Valero Penón, director Ibercaja Gestión.

Dentro de la categoría de fondos que ofrece más seguridad, hay una estrategia que recomiendan desde varias casas de análisis:la renta fija europea. A partir de la próxima semana el Banco Central Europeo (BCE) comenzará su programa de compras masivas de bonos soberanos, lo que hará que este tipo de activos genere cierta rentabilidad. “En los bonos periféricos queda poco recorrido porque las primas se han ajustado mucho, pero algo queda”, apunta Fernando Hernández, subdirector de Andbank Asset Management.

Para fondos de renta fija europea a corto plazo, José María Luna, director de análisis de Profim, destaca el Fidelity Euro Short Term Bond EUR y el Natixis Cretit Euro 1-3. Y para medio plazo, fondos de renta fija europea que combinan deuda pública y privada como el BNY Mellon Euroland Bond o Vontobel EUR Corporate Bond Mid Yield.

“La dificultad con la que nos enfrentamos los gestores de banca privada es que lo que nos gusta son los activos de riesgos y queremos evitar la mayoría de los activos tradicionalmente defensivos, pero esos clientes no pueden asumir ese riesgo”, reconoce Diego Fernández, director de selección de fondos de A&G.

Desde Ibercaja recomiendan a los clientes conservadores el fondo Ibercaja Patrimonio Dinámico y el Ahorro Dinámico. “Son fondos de retorno absoluto que, sobre una base importante de cartera de renta fija practica estrategias de gestión alternativa en los mercados de renta variable y de divisas para alcanzar objetivos de superación de los tipos euríbor”. El primero ha obtenido una rentabilidad anual media en los últimos tres años del 1,39% y el segundo del 1,11%, con un nivel de volatilidad muy bajo en ambos casos.

Otra opción es contratar un seguro de vida ahorro. “Este tipo de productos ofrecen un tipo de interés mínimo garantizado y permite nuevas aportaciones con cantidades muy pequeñas”, explica Raúl León, director de canales propios de Aegon. Dentro de este ámbito, el producto estrella de la aseguradora es CuenTAE Aegon. Esta opción tiene una rentabilidad del 1,25% TAE durante los primeros 4 meses, y después sigue creciendo al 0,25%. El producto equiparable de Mutua Madrileña, el Plan Ahorro Fácil, el año pasado rentó un 3,56%.

Normas
Entra en El País para participar