Editorial

La importante letra pequeña de Draghi

Es llamativo que los detalles sobre la operación de compra masiva de deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE), tan trascendentales para el éxito de la medida, se hayan esperado con mucha menos ansiedad que el anuncio de la puesta en marcha del proceso. Y lo es porque, como suele ocurrir, en este caso lo importante vuelve a estar en la letra pequeña. Sin embargo, una vez más, Mario Draghi ha sabido manejar los tiempos, y también los escenarios, y se ha ido a Chipre –justo a un país que no va a beneficiarse por el momento de ese estímulo– a explicar la medida estrella con la que va a intentar sacar a la zona euro definitivamente del agujero de la dura crisis. El consejo del BCE -reunido en Nicosia, capital del último país rescatado en la eurozona y tan imbricado con la problemática Grecia, que ha estado a punto de llevarse al euro y su proyecto por delante- ha elegido el escenario ideal para mostrar la fortaleza de la unión monetaria. La política aplicada de rebajas de tipos, líneas de liquidez a la banca condicionadas a la concesión de crédito o compras de cédulas y bonos de titulización recibirán desde el próximo lunes la guinda de ese plan compra masiva de deuda, inédito en este continente. Mario Draghi ha elegido con acierto el ritmo y el escenario. Falta solo que acierte de lleno con la medida.

Normas
Entra en El País para participar