Editorial

La contribución a la excelencia

Cincuenta años hace que se instaló en España la hoy denominada Accenture para ayudar a las empresas españolas en la gestión de sus negocios, para hacerlos rentables, sostenibles y exportables. Apenas unos años después de que el Plan de Estabilización, en 1959, pusiera las bases para la apertura de la economía española y la verdadera industrialización de la que estuvo exenta con la autarquía del primer franquismo, puso a disposición de la práctica totalidad de los sectores de actividad (energía, telecomunicaciones, distribución, motor, banca, seguros) su experiencia para contribuir al despegue de una de las economías que más ha crecido en toda la OCDE desde que abrió sus puertas a los mercados externos. Hoy las soluciones Accenture están presentes y en actualización continua en el 80% de las empresas del Ibex 35, con más de 10.000 profesionales repartidos en varias ciudades que proporcionan servicios de consultoría, estrategia, transformación digital o tecnología en términos genéricos. Cincuenta años no son nada, pero han servido a muchos proyectos empresariales para echar raíz, para emprender, innovar y acercarse a la excelencia en la gestión, con los matices humanizantes precisos para que las variables más sociales de la economía tengan la misma consideración que las estrictamente financieras.

Normas