Editorial

Libertad en los horarios de cajas

Las cajas quieren adaptar su régimen de aperturas al público a las necesidades de la clientela y a las exigencias del negocio. Para ello han planteado a los sindicatos que, sin exceder los límites anuales de horas de trabajo, establecidos en 1.680 horas, cada entidad pueda disponer semanalmente del tiempo para atender a la población. Ahora solo pueden abrir las tardes de los jueves, aunque hay algunas entidades que han puesto en marcha oficinas piloto con horarios libres en las grandes ciudades.

Las organizaciones sindicales, en muchas ocasiones adalides del inmovilismo laboral, se aferran al convenio para defender el estatus de la plantilla, cuando las empresas precisan de márgenes de flexibilidad para poder mantener, entre otras cuestiones, el actual nivel de efectivos laborales. La banca es cada vez más intensiva en tecnología y menos en personal; pero una serie de gestiones deben ser presenciales y para ello se necesita mayor disponibilidad de apertura, en justa correspondencia con el uso de la tecnología que los clientes han permitido en las últimas décadas y que ha elevado la eficiencia de la banca. Quien antes lo haga, antes capturará la clientela que precisa, además de cajeros y banca online, trato personal al otro lado de la mesa.

Normas