El Foco

Un oásis de la inversión I+D

Los datos negativos, como el descenso en torno al 5,6% de la inversión en I+D, han sido protagonistas hasta el momento de una situación poco favorable que ha marcado la pauta en España desde hace ya demasiado tiempo en un campo tan importante como este, pilar de cualquier país desarrollado. Sin embargo, los cambios empiezan a dejarse ver y estos nos permiten ver el futuro con cierto optimismo.

La biotecnología y el diagnóstico molecular han aumentado, contra todo pronóstico, la facturación

La apuesta por el talento de muchas empresas españolas y la inversión en recursos que se está llevado a cabo comienza a notarse y se augura una mejora paulatina del panorama actual. Por su parte, algunas comunidades autónomas también están participando de este cambio. Algunas de las que realizaron un mayor esfuerzo al respecto fueron la Comunidad de Madrid, Cataluña, País Vasco y Andalucía, reuniendo entre las cuatro casi el 70% de la inversión en I+D.

En esta coyuntura, existen áreas que han logrado mantenerse e incluso crecer. Este es el caso de la biotecnología y el diagnóstico molecular, ramas de la industria farmacéutica que contra todo pronóstico, han aumentado la facturación de forma importante y han conseguido reactivar la demanda de personal cualificado.

Tal es la situación que 2014 ha sido declarado el Año de la Biotecnología en España. Esto supone, según los Presupuestos Generales del Estado, beneficios fiscales para la conmemoración, con bonificaciones para particulares y empresas que participen en las actividades del Año de la Biotecnología. Esta distinción es una prueba más de la importancia que ha tomado el sector, tanto por parte de las empresas privadas como por los organismos públicos que han decidido apostar fuerte en el mercado. De esta manera, la biotecnología española despega y se convierte junto al diagnóstico molecular en las áreas de inversión con mayor potencial de las empresas.

La biotecnología está presente en el día a día más de lo que somos conscientes. Cientos de productos que consumimos o utilizamos son elaborados mediante procesos biológicos. Salud, industria, energía, alimentación, agricultura y cosmética son algunas de las áreas en las que ha entrado pisando fuerte y en las que se esperan mayores avances.

La proactividad y el compromiso con los proyectos son claves a la hora de la selección del personal

Sus aplicaciones son numerosas: procesos médicos como la producción de antibióticos o el desarrollo de vacunas o nuevos fármacos (biotecnología roja); procesos industriales como catalizadores o nuevos materiales fácilmente degradables (biotecnología blanca); en la agricultura con el diseño de plantas transgénicas más resistentes (biotecnología verde); y en ambientes marinos y acuáticos donde aún se encuentra en una fase temprana (biotecnología azul). La biotecnología está llamada así a convertirse en pieza fundamental para un futuro no muy lejano.

El diagnóstico molecular es un ejemplo revelador de la penetración de la biotecnología en medicina. Sus múltiples ventajas frente al tradicional han impulsado a las compañías a invertir fuertemente de manera económica y en capital humano, no sólo en las áreas de desarrollo, sino también en el área de ventas. La mayor rapidez, el que sea un procedimiento menos invasivo y los resultados más concretos que permiten estudiar con más detalle la patología del paciente son solo algunos de los beneficios de esta innovadora técnica.

La apuesta por la biotecnología española no es exclusiva de nuestras fronteras. Las nuevas tecnologías y el know how desarrollados en nuestro país son muy valorados internacionalmente y están comenzando a introducirse en países con economías emergentes como las de Asia pacífico, Rusia y China o inclusive en países con mayor estabilidad económica, como es el caso de Estados Unidos.

Con una economía global que muestra señales de mejora de forma esporádica, es esperanzador ver cómo existen sectores que están logrando repuntar y en los que España comienza a ser clave. Como consecuencia, pese a que la cifra de contrataciones sigue siendo inferior a la media europea, los niveles de contratación en mandos medios y profesionales han comenzado a incrementarse levemente. Del mismo modo, se augura que el descenso de la tasa de despidos no sea puntual sino que se convierta en la tendencia del próximo trimestre. No obstante, cabe destacar que España, junto con una parte importante de Europa, sigue contando con porcentajes de contratación muy bajos, lejos de China, Egipto, Argentina y México, que encabezan la lista de índices de contratación.

El sector farmacéutico, concretamente los campos de la biotecnología y el diagnóstico molecular, se ha convertido en uno de los sectores que más está creciendo y evolucionando. Este nuevo escenario exige un nuevo perfil adaptado a las necesidades del mercado, mucho más especializado y que pueda abarcar tareas de diferentes áreas con eficacia. No obstante, la proactividad y el compromiso con los proyectos que se están desarrollando siguen siendo claves a la hora de la selección de candidatos, pues un amplio conocimiento sin una actitud adecuada carece de valor en el mundo laboral.

Las empresas que han sabido alinearse con esta estrategia han podido detener la recesión en sus mercados y están experimentando una mejora económica. Además, la apertura de nuevos mercados a nivel internacional ha hecho de los idiomas y de la capacidad de negociación en los perfiles de marketing y ventas, requisitos imprescindibles para formar un equipo de profesionales adaptado al nuevo entorno.

En resumen, no solo se espera que esta buena situación en la que se encuentra el sector se mantenga, sino que las previsiones anuncian que mejorará en los próximos años. Los expertos afirman que próximamente se producirán hitos de negocio relevantes que supondrán un nuevo y alentador impulso, nuevos productos, alianzas con empresas farmacéuticas y grandes acuerdos que situarán a España como un referente en el mapa internacional.

Verónica Domínguez es consultora del área de Life Sciences de Antal International en España.

 

 

Normas