La 'start-up' portuguesa ayuda a los profesionales autónomos a vender sus servicios
Los profesionales deben registrarse y completar este formulario para poder tener acceso a las ofertas de trabajo de Zaask.
Los profesionales deben registrarse y completar este formulario para poder tener acceso a las ofertas de trabajo de Zaask.

Zaask irrumpe en el mercado de los directorios digitales con su sistema prepago

En lugar de cobrar una comisión por trabajo contratado, la web vende paquetes de crédito que se van agotando como los saldos de un móvil

En los últimos años han proliferado los portales y las aplicaciones móviles que ayudan a los profesionales autónomos a vender sus servicios. La última en sumarse al pelotón ha sido Zaask, una start-up portuguesa que ha decidido iniciar su proceso de internacionalización en España, y que se distingue de sus competidoras por su sistema de cobro.

A diferencia de la mayoría de páginas, que cobran una comisión por contrato cerrado, Zaask vende paquetes de créditos que dan acceso a las ofertas de trabajo. Cada vez que el profesional contacta con un cliente, pierde entre 0 y 4 créditos. Este coste varía dependiendo de varios factores, como la complejidad del trabajo ofertado, el valor del mismo y la antigüedad del cliente (si es la segunda o tercera vez que hace un pedido, acceder a él cuesta un poco más caro).

“Los créditos funcionan como el saldo de un móvil prepago: se van gastando en oportunidades de trabajo disponibles”, comenta Luís Martins, fundador y principal ejecutivo de Zaask.

Dado que mientras más créditos se tengan, más pedidos de presupuesto se podrán atender, la lógica de este sistema es la misma que la de un casino: hay que comprar muchas fichas para poder jugar y ganar (en este caso, ganar significa conseguir trabajo). Así es como la empresa genera sus ingresos.

Zaask adoptó este sistema hace año y medio. “Antes cobrábamos una comisión, pero nos dimos cuenta que ese modelo funciona bien cuando se tienen pocos pedidos y pocos proveedores, no cuando tienes muchos”, apunta.

El servicio, al igual que en la mayoría de páginas de este tipo, es gratis para los clientes, aquellos que publican las ofertas de trabajo. Para ellos, la ventaja radica en que pueden contactar a coste cero con proveedores de servicios que están disponibles en su misma ciudad, pedir presupuesto y leer las referencias de otros clientes. 

El nombre surgió precisamente de darle vuelta al concepto de just ask (simplemente pida). "Zaask no tiene un significado especifico. Fue el resultado de varias tormentas de ideas alrededor de las palabras ask y just ask, ya que lo que intentábamos transmitir es que los clientes no tienen más que pedir lo que quieren, nosotros hacemos la búsqueda por ellos. Y el url estaba disponible", recuerda.

Una sola marca para todo

Luís Martins, fundador de Zaask.
Luís Martins, fundador de Zaask.

En el mundo de los directorios digitales, los hay de dos tipos: generalistas, en los que puede encontrarse profesionales de cualquier sector, como Guudjob e Infojobs, y centrados en determinado campo o actividad, como Habitissimo, Reparalia y Etece (fontanería y reformas), Packlink (mensajería) y Adtriboo (redactores, guionistas, desarrolladores de aplicaciones y toda clase de creativos).

Zaask se encuadra dentro del primer grupo. Martins dice que escogió este modelo porque la misión de su portal es ayudar a los clientes a encontrar proveedores de servicios en su localidad, y este es un problema transversal a muchas categorías. “Cuando las personas necesitan un fontanero o un profesor de inglés, no piensan en una página en concreto. Es más fácil que recuerden una sola marca en la que pueden encontrar de todo”, argumenta.

Al mismo tiempo, destaca que Zaask ofrece acceso a 500 categorías de servicios, cada una de las cuales tiene su propio microsite. De esta manera, el portal puede crear en el cliente la sensación de estar dentro de una web especializada sin renunciar a su vocación generalista, defiende.

Zaask comenzó sus operaciones en Lisboa en 2012 y llegó a España en diciembre de 2014. Actualmente atiende 400 pedidos al día en Portugal y 100 en España, aunque de momento prestan sus servicios únicamente en Madrid. En marzo tienen previsto abrir su directorio a profesionales de Cataluña.

La empresa atiende el mercado español desde Lisboa, ya que ha decidido centralizar sus operaciones.

Martins, de 36 años, se disculpó de dar cifras de inversión y facturación –"estamos cerrando una nueva ronda de financiación"–, pero indicó que el año pasado generaron más de 10 millones de euros para proveedores en Portugal.

El joven empresario explica que escogió España para iniciar la internacionalización de su start-up por la proximidad geográfica, el tamaño de su mercado –“es más grande que Portugal”– y porque uno de sus inversores es español. Pero también porque es un convencido de que emprendedores españoles y portugueses “tienen mucho que ganar” si piensan en términos de mercado ibérico.

“El dinero está centralizado en Inglaterra y Estados Unidos. Si queremos crear grandes marcas que compitan a nivel mundial, necesitamos atraer inversores de capital riesgo extranjeros. Y para ello, es importante que el mercado base sea más grande”, mantiene.

La empresa, en la que participan las sociedades de capital riesgo Portugal Ventures, Shilling Capital Partners y Busy Angels, planea abrir en los próximos seis meses filiales en Reino Unido, Alemania y Francia.

Zaask no es el primer proyecto de Martins, quien anteriormente ha trabajado como consultor en Accenture y Galp. En 2001 creó una agencia de viajes online especializada en el mercado brasileño, pero en aquel entonces compatibilizaba su vocación de empresario con su trabajo en la petrolera, por lo que cuando el negocio creció, decidió priorizar su carrera corporativa y vender su parte.

“Eran otros tiempos. En 2001, los emprendedores no estábamos tan bien vistos en la sociedad como ahora. Lo mejor era tener un empleo seguro y en paralelo crear tu propio negocio. Con la crisis eso ha cambiado. Nuestros países han comprendido cuán importante es innovar, sobre todo en tecnología”, señala.

Martins asegura que no encuentra grandes diferencias entre los ecosistemas emprendedores de España y Portugal. “La burocracia es la misma, aunque ambos Gobiernos están trabajando para reducirla. En materia de impuestos y leyes laborales estamos en una situación desventajosa frente a otros países como Irlanda o Inglaterra, pero es cuestión de tiempo para que eso cambie”, afirma.

“La verdadera dificultad está en la cabeza del emprendedor”, subraya.

Normas