El MARF, un mercado inválido para financiar pequeñas empresas

El MARF, un mercado inválido para financiar pequeñas empresas

El volumen y cuantía de las operaciones que se han desarrollado hasta ahora en el MARF sigue dejando fuera a pequeñas empresas, que continúan dependiendo excesivamente del crédito bancario

En su primer año de vida algo más de una decena de compañías han realizado emisiones en el MARF por un valor de 550 millones de euros, tal y como recordaba hace unos días el secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa. Es capaz de ofrecer la posibilidad de realizar emisiones a distintos tipos y plazos como corrobora el hecho de que durante este tiempo haya acogido doce emisiones de renta fija, sieta a medio plazo y cinco a corto plazo, según Juan Sáinz de los Terreros, inversor y asesor financiero.

A pesar de estas cifras, Sáinz de los Terreros considera que el MARF está pensado sobre todo para medianas y grandes empresas, sin incluir en esta lista a las grandes multinacionales ni a pequeñas compañías, sobre todo si se tiene en cuenta las emisiones que se han producido en este mercado, que van por lo general desde los 20 hasta los 50 millones de euros. El MARF no sería válido, por tanto, para que las pequeñas pudieran obtener recursos de financiación, por lo que sigue sin haber un mercado alternativo capaz de asumir riesgos de crédito para estas entidades de menor tamaño, pero con peso en la economía general española.

En el MARF encontramos, por tanto, compañías que pretenden conseguir una vía de financiación distinta a la de los bancos, además de contar con solvencia, algo que no pueden garantizar las pequeñas empresas. Tampoco está pensado el MARF para el pequeño inversor, ya que el importe mínimo suele rondar los 100.000 euros.

Propuestas y opciones de inversión

Entre las propuestas que han empezado a desarrollarse en el mercado destacan las emisiones de los Bonos de Titulación de préstams a pymes, además de los 'Proyect Bonds', que sirven para financiar a un determinado proyecto. El presidente de AIAF, Francisco de Oña, reconoce que "hemos logrado atraer al MARF a las principales entidades de carácter financiero como miembros o asesores registrados, participantes principales de este mercado junto con emisores e inversores". A todo ello se le une una amplia variedad de "activos que van desde el medio y largo plazo hasta los programas de pagarés de empresa en el corto plazo".

Aunque no sea capaz de cubrir a las pequeñas empresas, lo cierto es que existen otros objetivos que este mercado sí puede cumplir. Gracias al MARF se conseguirá reducir la dependencia que tienen las empresas con el sector bancario a la hora de financiarse. En España está cifra se eleva hasta el 80% cuando en Estados Unidos y el Reino Unido oscila entre el 30 y el 40%.

Normas