La siguiente en cotizar es Saeta, filial de ACS

Hay apetito de acciones

Tras la exitosa salida de AENA al parqué, los expertos prevén hasta una decena de operaciones más

Hay apetito de acciones

El estreno bursátil de AENA el pasado miércoles ha demostrado que los inversores no temen a la renta variable en España. Esta era una operación de la que se hablaba desde la época de José Luis Rodríguez Zapatero y que había sido retrasada en 2014 por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, pero que finalmente ha llegado al parqué con una enorme expectación. Las peticiones de compra ha superado los 1.000 millones de euros en el tramo minorista, quintuplicando el volumen de acciones disponible. El Estado se ha desprendido del 49% del operador de aeropuertos gracias a una operación que le ha otorgado ingresos de unos 4.200 millones de euros. El mercado ha absorbido con voracidad estos nuevos títulos, en un contexto idóneo para las ofertas públicas de venta (OPV). AENA formará parte del Ibex este año, previsiblemente en junio.

“Hay mucho apetito por el papel”, asegura Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4, sobre el interés por la renta variable. “La rentabilidad en deuda pública y corporativa es ínfima y va continuar así próximamente”, justifica. El motivo principal para fijarse en la Bolsa es la tremenda inyección de liquidez que el Banco Central Europeo (BCE) ha dado a la zona euro, mediante sus compras de bonos, por lo que la deuda ofrece un rédito menor. “La liquidez es siempre un impulso importante para la Bolsa”, apunta Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG.

Ampliaciones de capital

El sector bancario no es ajeno a las novedades bursátiles y, de hecho, se esperan movimientos en él. Está pendiente la salida a Bolsa de Banco Mare Nostrum (BMN), una entidad surgida de la fusión de varias cajas de ahorro y en la actualidad controlada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en más de un 60%, una participación de la que el sector público desea desprenderse.

Las necesidades de capital impuestas por el BCE provocarán también, según los expertos, operaciones en forma de ampliación de capital, aunque son más difíciles de prever por tener una connotación más negativa para la empresa, ya que pueden deberse a una debilidad puntual.

Ya lo ha hecho el Santander, con 7.500 millones de euros, que era el candidato más señalado por el mercado, y le ha seguido el Banco Popular con una emisión de bonos convertibles (llamados “cocos”). “Esperamos alguna operación más. No descartamos una ampliación de capital del BBVA”, asegura David Navarro, de Andbank.

Los inversores tendrán oportunidades igualmente en la ampliación de capital por más de 4.000 millones de euros prevista por Telefónica para adquirir la brasileña GVT a Vivendi. El más fácil y barato acceso al crédito posibilitará a su vez que las compañías participen en más procesos de fusiones y adquisiciones y que los pequeños accionistas se beneficien de los movimientos. “Esperamos que haya una recuperación en el ritmo de fusiones y adquisiciones porque las compañías han saneado sus balances y los tipos de interés están bajísimos”, confirma Natalia Aguirre, de Renta 4.

Aparte de la abundante liquidez, Pingarrón opina que los bajos tipos de interés en la zona euro hacen que otros activos como los depósitos pierdan atractivo, además de que las perspectivas de recuperación convierten a las cotizadas españolas en objetos de deseo: “Las valoraciones de las empresas están más bajas que en el resto de Europa, se esperan mayores beneficios por acción debido a la mejora económica y las políticas del BCE benefician a España porque están pensadas para los países periféricos”.

Debido a esta avidez por títulos, algunas grandes empresas verán su oportunidad de encontrar recursos. En los últimos meses, se han barajado una docena de nombres entre los brokers y bancos colocadores como posibles candidatos para este año. Tras AENA, la mayor operación que espera el mercado es la de Abertis Telecom, “en la primera parte de 2015”, prevé Aguirre, que podría rondar los 1.800 millones de euros. Isolux, Testa (patrimonialista de Sacyr) y Línea Directa son otros de los nombres recurrentes. Además, tres empresas de renovables ligadas a constructoras han mostrado interés por salir al parqué antes: Pegaso (la antigua FCC Energía); Acciona Energía Internacional, compartida por Acciona y el fondo de capital riesgo KKR, y Saeta, filial de ACS. Precisamente esta compañía toma el relevo de AENA en aterrizar en el mercado, ya que empezará a cotizar este lunes. Para Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Selfbank, es una operación interesante “ya que el sector es bastante atractivo después de que Angela Merkel comenzara su plan de inversión y potenciación de las energías verdes hace ya un año”. Otra posibilidad a concretar es la de Saba, gestora de aparcamientos escindida de Abertis.

Aguirre apunta también a una posible operación de la que se habló en el pasado y que puede volver en 2015: la de Talgo. Incluso ve posibilidades en Loterías y Apuestas del Estado, una OPV que se canceló en 2011 ante las malas perspectivas en el mercado, y en una joya histórica del sector público como Correos. Pero estos movimientos quedan muy limitados ante un año electoral. También habla de Globalia (matriz de Air Europa) y Halcón Viajes, como posible postulante.

Torre coincide en esa opinión: “Se augura que Globalia dé el salto, ya que su presidente, Juan José Hidalgo, ha reiterado en varias ocasiones su intención de cotizar”. Con menos posibilidades percibe, de momento, a Naturhouse y a Piel de Toro, una firma textil sevillana. Los expertos también señalan a Bulwin Socimi y a la empresa pública Cesce como otros pretendientes menores.

Elecciones

La responsable de Renta 4 sí percibe algunas sombras que pueden frenar estas OPV, básicamente una borrasca en el clima macroeconómico: “Se debe confirmar la recuperación de España y que no empeore la situación en el resto de Europa, sobre todo en Francia e Italia, y en Latinoamérica. Además, hay un ruido político constante, debido a las muchas citas electorales previstas. Si acabamos con un Parlamento muy fragmentado, esto hará más difícil la toma de decisiones para las reformas estructurales que todavía son necesarias”. “Si las reglas del juego establecidas cambian, puede que el inversor pierda el apetito. Los cambios de Gobierno no dan estabilidad. Es una cuestión de confianza”, apunta en la misma dirección David Navarro, analista de Andbank.

Los estrenos bursátiles no solo van a ser cosa de España, en Europa también se esperan nuevas incorporaciones. Deutsche Bank ha señalado algunas grandes empresas como candidatas a debutar en 2015. Entre las 30 de que habla destacan Bayer Medical (Alemania), Europcar (Francia), John Laing y ViiV (Reino Unido), o Ferrari y Poste Italiane (Italia).

Normas
Entra en El País para participar