Atenas acepta negociar

Merkel y Tsipras tratan de enmendar el fracaso del Eurogrupo

El presidente francés Francois Holland junto al primer ministro griego Alexis Tsipras
El presidente francés Francois Holland junto al primer ministro griego Alexis Tsipras REUTERS

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, asistió ayer por primera vez a una cumbre europea. Tsipras acaparó la atención de las cámaras, tanto por su estreno como porque Grecia compartía con Ucrania el protagonismo de esta primera cumbre informal de 2015.

El encuentro más esperado, el de Tsipras con la canciller alemana, Angela Merkel, se produjo durante unos segundos. Pero el saludo y las declaraciones de ambos ilustraron la voluntad recomponer las relaciones tras el estropicio del Eurogrupo de la noche anterior.

Pero la noche anterior también hubo largas negociaciones en Minsk para intentar evitar una guerra total en Ucrania. Y el acuerdo alcanzado en la capital de Bielorrusia insufló cierto aire de concordia en la cumbre europea celebrada en Bruselas.

La cita europea se retrasó tres horas, hasta las cuatro de la tarde, para dar tiempo a que la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, regresaran de Minsk, donde mediaron toda la noche anterior entre Rusia y Ucrania. Tras 15 horas de negociaciones, el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente ucranio, Piotr Poroshenko, acordaron un alto el fuego (a partir del domingo) y la reforma de la Constitución ucraniana para conceder más autonomía a las regiones prorrusas del este del país.

Nadie parecía dispuesto a amargar el éxito de Merkel y Hollande, a pesar de las dudas sobre la vigencia que tendrá el alto el fuego en Ucrania. Tsipras se acomodó y se sumó al clima de diálogo de su nuevos colegas europeos.“Tengo gran confianza en que podemos encontrar una solución viable para todos”, señaló Tsipras nada más llegar antes a Bruselas y poco antes de posar por primera vez (y sin corbata) junto a los demás miembros del Consejo Europeo.
Merkel subrayó que “Alemania está dispuesta [a llegar al compromiso]”, aunque precisó que “los compromisos se forjan cuando las ventajas superan las desventajas”.

En todo caso, el espíritu de compromiso prevaleció ayer y Grecia y la zona euro aceptaron volver a negociar de manera inmediata, sin esperar hasta el lunes a una nueva reunión de los ministros de Economía. El gesto, pactado por Tsipras y el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, permite retomar los contactos, rotos la noche anterior tras la bronca entre el ministro griego de finanzas, Yanis Varoufakis, y sus colegas del Eurogrupo.

La recuperación de las negociaciones marca un punto de inflexión en la tensión acumulada desde la victoria de Syriza en las elecciones del 25 de enero. Y parece confirmar que las dos partes están dispuestas a flexibilizar su posición para evitar un desastre financiero cuando Grecia pierda la red de seguridad financiera el día 28 de febrero.

Bruselas admitió el jueves abiertamente que la relación con Grecia deberá cambiar, no tanto por el giro político del 25 de enero como por el clamor popular contra la troika (CE, BCE y FMI). “No es un tema de que haya nuevo gobierno, sino del pueblo griego y eso es algo que no deberíamos perder nunca de vista”, señaló Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

Algunos miembros del Consejo Europeo, como el canciller austriaco, hablaron también abiertamente de modificar las condiciones del rescate. Y recordaron como antecedente el rescate de la banca española, en la que la troika no participó formalmente (el FMI solo tuvo un papel como asesor) y las condiciones macroeconómicas fueron mucho más suaves.

Pero Grecia no tendrá fácil negociar su “nuevo contrato”, como prefiere el Gobierno de Tsipras calificar el Memorándum de condiciones que acompaña a todos los rescates. La reunión del Eurogrupo del miércoles mostró que los ministros de Economía de la zona euro mantienen una posición unánime sobre la necesidad de que Grecia respete los compromisos adquiridos por el Gobierno anterior, aunque están abiertos a adaptar el ritmo de los ajustes y la profundidad de los recortes. La reunión, según fuentes del Eurogrupo, fue extremadamente tensa y reveló que la posición de Atenas es mucho más tajante de lo previsto.

“Syriza no dispone de mucho margen porque tiene a la gente en la calle y no puede regresar con cambios cosméticos al rescate”, reconocen fuentes europeas que asistieron a la negociación. “La gente en Grecia no está para matices sintácticos o de vocabulario”.

Bruselas ofrecía a Grecia una “extensión técnica” del rescate, para negociar una solución más estable durante los próximos meses. Pero Atenas se negó en redondo a suscribir ese principio de acuerdo, que hubiera sido interpretado como una aceptación del rescate denostado por Syriza durante la reciente campaña electoral.

Fuentes del Gobierno griego aseguran que durante la reunión el ministro Varoufakis presentó a sus colegas europeos alternativas al rescate, “con reformas concretas y cifras”. Pero otros miembros del Eurogrupo aseguran que la delegación griega se limitó a describir la supuesta hecatombe social que vive su país sin presentar ninguna propuesta concreta.

“No hemos visto todavía ni un papel con membrete del Gobierno griego”, señalaba una fuente diplomática. Hasta ahora, según esas fuentes, Atenas se ha limitado a enumerar sus reivindicaciones, que incluyen la supresión del 30% de las condiciones del Memorándum, la liberación de los beneficios obtenidos en 2014 por los bancos centrales de la zona euro con la compra de bonos griegos (1.900 millones) y la liberación del remanente del rescate disponible para la recapitalización de la banca griega (11.000 millones de euros). A ello, Atenas añade que se le conceda permiso para aumentar en 8.000 millones de euros la emisión de letras del Tesoro, hasta los 23.000 millones de euros.

Una retahíla de peticiones sin ninguna contrapartida de momento. Bruselas confía en que el gobierno de Tsipras presente en los próximos días su oferta de compromisos y la CE está dispuesta a contrastarla con las exigencias previstas en el rescate. Si coinciden o logran un efecto similar, el Eurogrupo retomará las negociaciones el próximo lunes.

Normas