Madrid y Aragón incentivan la contratación de personas con más de un año en paro

Contrate un parado de larga duración y obtenga una ayuda

Las subvenciones ayudan a sufragar el salario y la cotización a la Seguridad Social, entre otros costes laborales

Un grupo de personas espera su turno en una oficina de empleo de Valladolid.
Un grupo de personas espera su turno en una oficina de empleo de Valladolid. Efe

Más de cinco millones de españoles quieren trabajar y no consiguen empleo. Pero lo peor es que el grueso de ese colectivo (3,3 millones) lleva más de un año en esa situación, viendo cómo se deprecia su currículum y se reducen sus posibilidades de conseguir un empleo adecuado.

Para enfrentar este drama, algunas comunidades autónomas han creado incentivos a la contratación dirigidos especialmente a este colectivo. Mañana, por ejemplo, vence el plazo para presentar solicitudes al Programa de Inserción Laboral de la Comunidad de Madrid, que concede ayudas para el pago del salario y la cotización a la Seguridad Social, así como de los costes de formación.

Los contratados deberán ser personas que hayan estado inscritas como demandantes de empleo durante un año o más dentro de los 18 meses anteriores a la fecha de incorporación al programa, y que hayan agotado las prestaciones por desempleo.

Además, tendrán prioridad aquellos parados que tengan hijos menores de 16 años o mayores con discapacidad. En cambio, no tendrán prioridad en la participación los parados que hayan participado en el programa con anterioridad.

Las empresas podrán contratar con la ayuda un máximo de siete personas, pero la subvención no podrá superar los 200.000 euros en los últimos tres años. Esto significa que si en ese periodo la compañía recibió una ayuda anterior de 150.000 euros, por ejemplo, esta vez solo podrá recibir un máximo de 50.000.

El límite es menor para las empresas del sector de transporte de mercancías por carretera: 100.000 euros en los últimos tres años.

A diferencia de la convocatoria anterior, que fijaba una subvención de 4.000 euros por cada trabajador contratado, en esta ocasión la cuantía variará en función del número de puestos de trabajo solicitados y las horas de formación, entre otros criterios.

La presente convocatoria se abrió el 27 de enero y cierra mañana, jueves 12 de febrero, un plazo bastante corto, “aunque cabe la posibilidad de que sea ampliado”, comenta Laura Delgado, directora general adjunta de la consultora Lowendalmasaï, que ofrece asesoría a las compañías interesadas en obtener estas ayudas.

Pero si de tiempo se trata, un programa al que las empresas pueden presentar solicitudes hasta el 31 de octubre es el de la comunidad de Aragón. Este subvenciona con 3.600 euros los contratos indefinidos iniciales celebrados con mayores de 45 años o parados de larga duración (que superen el año de desempleo) cualquiera que sea su edad.

Delgado apunta que una diferencia a tener en cuenta con el programa de la comunidad de Madrid, es que el de Aragón exige que las personas contratadas sean contactadas por medio de la Oficina de Empleo de la región. “En el caso de Madrid, la empresa puede buscar un parado de larga duración por su cuenta, en bolsas de empleo online, por ejemplo, y luego solicitar la ayuda, mientras que en el caso de Aragón debe pedirlo a la Oficina de Empleo, que se encargará de encontrar a la persona adecuada”, explica.

Los subsidios de Madrid y Aragón atacan el que, según un estudio de la Fundación Alternativas, es una de las causas estructurales más comunes del paro de larga duración: las altas contribuciones a la Seguridad Social. Cuando los empresarios deben sufragar cotizaciones elevadas, los costes laborales crecen y, en consecuencia, la demanda de trabajo desciende, haciendo más difícil que los desempleados puedan encontrar empleos adecuados, explica el informe.

“Esto fomenta que los desempleados, en muchos casos los de larga duración, terminen trabajando en la economía sumergida, a la vez que reciben un subsidio asistencial. Este efecto se ve incrementado si, además de unas cotizaciones elevadas a la Seguridad Social, se une otro factor adicional, que es el de los salarios bajos”, apunta el estudio, que firman las investigadoras Sara de la Rica y Brindusa Anghel.

Los parados de larga duración no son el único colectivo al que apuntan las subvenciones de las comunidades autónomas. Castilla y La Mancha, por ejemplo, ofrece ayudas para la contratación de personas con discapacidad. La convocatoria manchega estará abierta hasta el 31 de diciembre de 2015. Extremadura, por su parte, cuenta con un programa similar, al que pueden presentarse solicitudes hasta el 19 de septiembre.

Normas