El presidente catalán se desvincula por completo del caso de corrupción

Mas afirma que la confesión de Pujol es un asunto “personal”

El presidente catalán, Artur Mas, ha dicho hoy que el caso del expresident Jordi Pujol es “estrictamente personal” y “no va más allá” del ámbito familiar, por lo que no le afecta ni a él, ni a la Generalitat, ni a CDC, y ha tildado de “pulcra y correcta” la actuación del Govern en el caso de las ITV. Mas ha comparecido hoy por primera vez en la comisión de investigación del fraude y evasión fiscal y prácticas de corrupción política, creada en el Parlament a partir del caso del expresidente catalán Jordi Pujol, del que se ha desvinculado por completo.

El president ha aseverado que supo el contenido de la confesión de Jordi Pujol, sobre su fortuna en el extranjero, “el mismo día” en que lo hizo público el pasado 25 de julio y ha apuntado que no se opuso a que enviara el comunicado a los medios de comunicación. Solo pidió a Pujol que lo hiciese por la tarde, porque había una reunión de CDC por la mañana, en la que se decidía la nueva dirección tras la marcha de Oriol Pujol.

En su primera intervención en la comisión Pujol y la que es la primera de un president en una comisión de investigación en el Parlament, Mas ha reiterado que la confesión de Jordi Pujol es un tema en la esfera “estrictamente familiar” y un tema personal “suyo y de su familia, y no va más allá”. “No tiene nada que ver con CDC ni con CiU ni con el Govern ni conmigo”, ha aseverado.

Así, ha rechazado las “elucubraciones” que se han hecho para vincular la fortuna oculta de Jordi Pujol en el extranjero con irregularidades en los gobiernos de CiU o en el partido que fundó, Convergència Democràtica.

Mas ha contado que el 25 de julio a las ocho de la mañana se reunió con Jordi Pujol en la sede de CDC y fue entonces cuando supo que tenía una fortuna en el extranjero. En esa reunión, Mas no se opuso a que lo hiciera público, pero le pidió que lo hiciera por la tarde, ya que por la mañana se celebraba la reunión en la que se nombró a Josep Rull como coordinador general de CDC, tras la marcha de la secretaría general de Oriol Oujol, imputado por el caso de las ITV. El presidente catalán ha admitido que quitar todas las prerrogativas de expresident a Pujol fueron decisiones compartidas con el afectado pero que “no fueron nada agradables”.

En cuanto al caso de la trama de las ITV, Mas ha dicho poder defender con la “cara bien alta” la actuación del ejecutivo catalán en el caso de las concesiones de las ITV, que ha sido “absolutamente correcta y pulcra”, y ha negado que haya habido “deslocalizaciones” de empresas y sí, “relocalizaciones” para salvar puestos de trabajo.

El presidente de la Generalitat ha añadido que el Govern “nunca” hizo caso a “supuestas influencias” por parte de estas empresas vinculadas a las ITV y ha precisado que, “si alguien intentó influir en el Govern, no se salió con la suya”.

Durante su comparecencia en la comisión de investigación sobre el fraude y la evasión fiscal, Mas ha asegurado que él, como president, ha intervenido para salvar empresas a petición de diputados, de su partido y de la oposición. En todos los casos en los que recibe una petición, Mas ha remarcado que él “parte de la base que la persona está actuando de buena fe” y que no busca el “aprovechamiento personal”.

Por su parte, el portavoz de ERC en la comisión de investigación del Parlament sobre fraude, Oriol Amorós, ha pedido a Mas que “rompa con la vieja política” que representa la forma de proceder del expresidente Jordi Pujol. El representante de ERC ha negado que el caso Pujol sea un “asunto estrictamente privado” como ha defendido Mas, y el republicano ha argumentado que la justicia investiga varios casos sobre las relaciones entre la familia del exmandatario y el erario público.

Para Amorós, romper con la vieja política de Pujol es acabar con la manera de hacer del expresidente, donde “el personalismo era tan fuerte que la esfera institucional se confundía con la esfera familiar”.

Amorós ha reprochado a Mas que se escude en que el caso ITV sea un gran lío jurídico que lleva años en los juzgados y que ha afectado a varios gobiernos, y le ha recordado que, por mucho lío que sea, sólo se ha imputado por tráfico de influencias a los miembros de un partido, CDC.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha reclamado a Mas que disipe todas las dudas sobre su actuación en presuntas “irregularidades o corruptelas” perpetradas al amparo de la Generalitat o de CDC.

“Su comparecencia debería servir para tranquilizar a la opinión pública y disipar cualquier duda sobre sus actuaciones”, ha subrayado Iceta, que ha preguntado a Mas si conocía la existencia de cuentas de su familia en el extranjero y si puede corroborar que CDC no se lucró a través del Palau de la Música.

Tras destacar la “estrecha relación” del presidente Mas con la familia del expresidente Jordi Pujol y el exsecretario de Presidencia Lluís Prenafeta -durante el Govern de Pujol-, le ha preguntado también si alguna vez tuvo constancia de posibles irregularidades cometidas por alguno de ellos.

El presidente de la Generalitat ha contestado que “nunca” ni él ni su mujer han tenido una cuenta “fuera de Cataluña” ni en el extranjero, y que no recibió “ni un céntimo de euro” de la herencia de su padre. Asimismo, ha asegurado que Pujol “no ha dejado de ser” su padre político: “Sería muy miserable por parte mía”, ha dicho el presidente de la Generalitat, quien ha dicho seguir reconociéndole “cosas muy positivas, aunque mi decepción fue muy grande”.

La presidenta del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, ha criticado que Mas diga que “no sabe nada” del presunto fraude del expresidente catalán Jordi Pujol, cuando es, ha dicho, es su “octavo hijo político”. “No ha contestado a nada y espera salir de rositas, pero las informaciones son muy graves”, ha lamentado hoy Sánchez-Camacho en su intervención en la comisión de investigación del fraude fiscal en el Parlament, en la que ha comparecido hoy Artur Mas para hablar del caso Pujol, de la trama de las ITV y de presuntas comisiones en obra pública.

La líder del PPC ha preguntado a Mas si “pretende” que los catalanes se crean que “sólo pasaba por ahí y no le consta nada”, cuando fue secretario general de CDC y conseller en los gobiernos de Jordi Pujol, al que además sucedió al frente de su partido. “El pasado siempre vuelve, y su pasado es más presente que futuro”, ha incidido la líder del PPC.