La entrada de Carlos Slim ha sido determinante

FCC frena la venta de Realia

El empresario mexicano Carlos Slim.
El empresario mexicano Carlos Slim.

Carlos Slim ya marca el paso claramente en FCC, de la que es primer accionista. El grupo de construcción y servicios ha quitado oficialmente el cartel de venta de su participación en la inmobiliaria y patrimonialista Realia, en la que cuenta con el 36,88% del capital. La compañía lo ha reconocido ante la CNMV a través de un comunicado de tres líneas: "La sociedad informa que ya no considera la venta de dicha participación, dentro de su proceso de desinversión de activos".

Tal y como adelantó Cinco Días el pasado 26 de enero, el magnate mexicano había puesto en cuarentena la salida de Realia y en revisión la estrategia y demás desinversiones de FCC. Ese día la acción de Realia se revalorizó un 13,7% y más recientemente, el pasado 2 de febrero, volvió a ganar un 18%. El nuevo primer accionista, al igual que buena parte de la dirección y el consejo de FCC, consideraban muy baja la opa de Hispania, gestionada por Azora y participada por el multimilonario estadounidense George Soros, a 0,49 euros por cada título de Realia.

Slim, que se ha hecho con el 25,6% de FCC tras invertir 650 millones, cuenta con fuertes tentáculos en el negocio del ladrillo, a través de Inmuebles Carso y, según las fuentes consultadas, se estaría planteando o una oferta directa de alguna de sus instrumentales por la inmobiliaria española o el avance por parte de FCC. Se trataría de tomar la participación de Bankia (24,95%), actualmente de salida y con la que FCC ha mantenido el control de Realia.

La filial de FCC cotiza en 0,73 euros por acción, para una capitalización de 224 millones. En función de estos precios, el 36,88% de FCC vale 82,6 millones; por los 55 millones en que está tasado el paquete de Bankia.

La salida de Realia estaba contemplada en el plan estratégico y de reflotación de FCC, por el que el grupo pretendía alcanzar más de 2.000 millones en desinversiones. De ese programa de adelgazamiento apenas restaba vender la participación en Realia y en la concesionaria de infraestructuras Globalvía, tras soltar el negocio de logística, la filial de publicidad Cemusa, la división de medio ambiente en Estados Unidos o el 51% del negocio de renovables.

La venta de Globalvía también está bajo estudio, pero ponerle freno resulta más complicado a la vista de que el fondo de Singapur Khazanah tiene una oferta sobre la misma que debería formalizarse en los próximos días tras el proceso de due diligence.