Las exportaciones sirven para cerrar "un buen año"

La industria de alimentación y bebidas crece un 2,6% en 2014

Las exportaciones suben un 5,5% mientras que la demanda interna un 1%

Un operario en una planta de productos cárnicos.
Un operario en una planta de productos cárnicos.

La industria de la alimentación y las bebidas busca reivindicarse como el principal sector productivo de la economía española. Una facturación de 90.000 millones de euros al año, con un crecimiento en 2014 del 2,6%, la convierten en una de las principales impulsoras de la recuperación económica, como defiende la patronal del ramo, FIAB.

Los datos del año pasado presentados ayer por el recién elegido director general de la asociación empresarial, Mauricio García de Quevedo, evidencian una mejora en facturación, exportaciones y empleo. “Ha sido un año positivo”, defendió el antiguo directivo de Continente, Rives y Kellogg’s.

Las ventas al exterior subieron en 2014 un 5,5%, por encima del conjunto de las exportaciones españolas, y ya suponen un cuarto de la facturación total. Según la patronal, el año pasado se alcanzaron los 23.700 millones de euros. “Estas cifras muestra la vocación que existe hacia el comercio exterior”, defendió García de Quevedo. En este punto, el director general remarcó la importancia que ha tenido abrir nuevos mercados como EE UU, China o Japón, aunque los países de nuestro entorno siguen siendo los principales receptores de la producción española. La carne, el vino, el aceite y los dulces continúan siendo los productos estrella.

La demanda interna ha tenido, sin embargo, una subida mucho más tímida y según los datos que maneja la patronal, recogidos por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), se quedó en el 1%. Este leve incremento supone “una mejora” ya que rompe con una tendencia a la baja durante los años que ha durado la crisis económica. Además, la deflación “ha afectado” a los precios de los productos llevándolos a la baja, según reconoció García de Quevedo. A pesar de estos dos factores, la industria ha cerrado 2014 creciendo un 2,6%, la mayor subida desde 2005.

La mejora de la actividad del sector ha llevado a aumentar el ritmo de contrataciones. La industria alimentaria y de bebidas cerró 2014 con una afiliación media de 380.000 trabajadores, un 1,8% más que en 2013. El marco estratégico del sector de cara a 2020 contempla que el número de empleados crezca en 60.000 personas en los próximos cinco años. Este mismo plan incluye que las exportaciones lleguen al 40% del total de la producción y haya un crecimiento anual mantenido del 4%.

Unas cifras de aumento que previsiblemente se rozarán a final de este año, según defendió García de Quevedo, quien calculó que el crecimiento del sector estará un punto por encima del PIB, que tiene previsto cerrar el año en un 2,5% de subida. “Superamos las espectativas globales de la economía española”, recalcó el representante de la patronal.

La industria deberá afrontar este año en una serie de cambios para aumentar en su eficiencia. Así lo ve García de Quevedo quien defendió que los principales puntos de actuación estarán en la apertura de nuevos mercados prioritarios “dentro de un mundo global”, generar valor añadido en las exportaciones y la dinamización de un sector “atomizado” con miles de empresas de las cuales el 90% son pymes.

Con todas estas buenas cifras, FIAB quiere poner de relieve la importancia de la industria de la alimentación y las bebidas como “actor indispensable” para liderar la recuperación de la economía española, tanto en producción como en empleo. García de Quevedo afronta su primer año completo al frente de la asociación con el objetivo de “consolidar el ejercicio positivo para el sector”.