Los contratos de formación se disparan

En 2014 se registraron 140.000 contratos de estas características

Los contratos de formación se disparan

En 2014 se han registrado 140.000 contratos de formación, lo que supone la cifra más elevada desde el año 2000, y un 77% más que en 2008, el pico más alto antes de la crisis, según un estudio de Randstad. Esta empresa ha analizado los contratos de formación en España en función del nivel educativo alcanzado por los profesionales, su sexo y región. De este análisis se desprende que este indicador ha experimentado una variación positiva durante los últimos tres años de manera consecutiva.

En concreto, durante el último año se realizaron 139.864 contratos de formación, con el mencionado aumento del 77% respecto a 2008, cuando se firmaron 79.000. De igual modo, la cifra supone un incremento del 32% respecto a 2013, que finalizó con 106.000 contratos registrados.

Perfil de los trabajadores

En lo que respecta al perfil del trabajador seleccionado, el análisis de Randstad pone de manifiesto que existe una relación directamente proporcional entre estudios y mercado laboral. De hecho, el 68% de los contratos de formación firmados en 2014 corresponden a trabajadores con estudios de secundaria o estudios superiores.

De igual modo, los profesionales con mejores estudios son los que más han aumentado el modelo de contratación, pues suponen una cifra de casi 7.000 trabajadores, casi cuatro veces más que en el año 2008.

Asimismo, los contratos de este tipo se dirigen más a los profesionales jóvenes menores de 25 años, los cuales representan el 57% del total de las incorporaciones llevadas a cabo en el pasado año.

Distribución geográfica

En lo que respecta al lugar de la contratación, según este informe hay que subrayar que todas las comunidades autónomas han experimentado un incremento notable con respecto a 2013 y 2012.

De este modo, Canarias, Comunitat Valenciana, Madrid y Andalucía son las regiones donde más han aumentado los contratos de formación desde 2008, ya que en todas ellas se han duplicado. En el lado opuesto se sitúan Galicia, Asturias y Castilla-La Mancha, todas ellas con incrementos inferiores al 20%.