Sustituirá a la actual y estará operativa a principios de 2017

Pikolin invierte 50 millones en su nueva fábrica de Zaragoza

El consejero delegado de grupo Pikolin, José Antonio González.
El consejero delegado de grupo Pikolin, José Antonio González.

Grupo Pikolin tiene la vista puesta en el futuro. La firma presentó ayer lunes la solicitud de una licencia de construcción para su nueva fábrica en Zaragoza. La planta –que sustituirá a la actual– supondrá una inversión inicial de 50 millones de euros, ocupará una superficie de 84.000 metros cuadrados y estará operativa a principios del año 2017. Pikolin pretende así mejorar la productividad y la eficiencia de sus procesos.

El consejero delegado de Pikolin, José Antonio González, declaró que esta es una decisión estratégica en respuesta a la vocación de futuro de la compañía. “Queremos seguir creciendo y este proyecto está concebido de tal manera que contempla las necesidades para el crecimiento del grupo en los próximos 20 años”, afirmó.

Pikolin señala en una nota que su nueva factoría “será el mayor y más moderno complejo logístico-industrial de Europa, y uno de los mayores del mundo en el sector del descanso”. La parcela cuenta con una superficie de 217.000 metros cuadrados, de los cuales 32.000 están ocupados por el almacén logístico y 84.000 se destinarán a la nueva planta.

84.000 son los metros cuadrados que ocupará la superficie de la nueva planta de Pikolin, a los que se sumarán 32.000 del almacen logístico

Las nuevas instalaciones estarán situadas en terrenos cercanos al almacén de Plaza, construido en 2011. Según la empresa, se optimiza así la integración logística y se podrá suprimir la actual lanzadera que opera entre Plaza y la carretera de Logroño.

González señaló que Pikolin podrá adelantar en medio día el tiempo de entrega al cliente, algo que “además de las ventajas para el consumidor, representa optimizar un factor crítico de competitividad en nuestro negocio”. Y añadió que el grupo se decidió por el emplazamiento actual debido a las “inmejorables condiciones logísticas de la zona”, por el fácil acceso que tiene tanto por ferrocarril como por la red de autopistas.

Aumento del 4% en ventas
El grupo estima una facturación en el último ejercicio de 352 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,54% frente a los 336,7 millones ingresados en 2013. Pikolin señala que, si se confirman sus pronósticos al cierre definitivo de 2014, ya serán tres ejercicios continuados de “ligeras subidas”, con respecto a los 318 millones de ventas obtenidos en 2011. “El mercado español, que representa para la empresa el 32% de las ventas, muestra una evolución positiva en el último año”, destaca la firma.

Según la consultora GFK, el segmento descanso hogar creció un 8% en 2014, frente al 11,7% de Pikolin, líder en su categoría y en el crecimiento en el segmento hotelero. En Francia, la compañía es también líder con una cuota de mercado del 30% con sus marcas Epeda, Bultex y Merinos, “a pesar de la difícil coyuntura económica”.

El responsable de Pikolin manifestó que “los resultados del grupo muestran lo acertado de las decisiones tomadas durante la época de crisis”. La empresa mantiene que la diversificación, así como la reducción de la dependencia del mercado doméstico –con un “ambicioso” plan de crecimiento internacional–, han permitido al grupo “estar en los tres segmentos del mercado del descanso (doméstico, hotelero y sanitario)”. González resaltó que Pikolin es “una empresa grande, moderna y flexible, que ha sabido crecer, convertirse en multinacional”, aunque “sin perder su identidad ni renunciar a su compromiso local”.