La OIT casi duplica lo previsto por la Comisión Europea

El plan Juncker prevé crear 2,1 millones de empleos en tres años

La OIT liga el éxito de este plan de inversiones a que el dinero llegue a la Pyme

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

¿Qué impacto tendrá el denominado plan Juncker en el mercado laboral de la Unión Europea? Se trata de evaluar cuántos puestos de trabajo podrían crearse gracias a este programa de inversión de 300.000 millones en la UE entre 2015 y 2017 impulsado por el actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha hecho este cálculo y ha obtenido que podrían generarse más de 2,1 millones de nuevos empleos hasta mediados de 2018.

Esto supone casi duplicar las previsiones iniciales de la propia Comisión Europea que en noviembre pasado, cuando aprobó este plan, calculó que con estas inversiones se generarían cerca de 1,3 millones de puestos de trabajo en tres ejercicios.

No obstante, la OIT avierte que el éxito de este plan en materia de empleo "dependerá de las características fundamentales de su diseño y de los criterios de distribución del dinero". En concreto, esta organización estima que podrían generarse 1,8 millones de empleos directos e indirectos  "si el plan logra impulsar una inversión del sctor privado que aumente la totalidad de los fondos invertidos en la economía a 315.000 millones de euros".

Para que esto se produzca, la OIT advierte, entre otras cosas, que será imprescindible que las pequeñas y medianas empresas (PYMES) obtengan ventajas directas, a traves de la adjudicación de proyectos, e indirectas, mediante sistemas de garantías de créditos y un mejor acceso al crédito en general.

Asimismo, la organización recomienda que los proyectos de inversión pública que vayan a hacerse con estos fondos se seleccionen de forma que no interfieran en la inversión privada.

Pero además, se podría llegar a superar los dos millones de nuevos empleos si la asignación de los fondos se distribuyera en función de los diferentes niveles de desempleo existentes en la UE-28. Y es que, según denuncia la OIT, entre 2007 y 2013, los países con mayor desempleo obtuvieron menos de un tercio de los recursos financieros del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Así, por ejemplo, España recibe el 16,6% del total de la financiación del BEI, a pesar de que tiene el 23,1% de todos los desempleados de la UE. E igualmente, Grecia, recibe un 2,3% de esta financiación, cuando tiene el 5,1% de todos los parados europeos.

En definitiva, la OIT señala que "el plan de inversiones debe ser adecuadamente diseñado para maximizar los incentivos a la participación de los inversores privados, asegurar que no se financien proyectos de inversión que de todas maneras se habrían realizado y evitar el riesgo de que el nuevo crédito de los bancos vaya solo a sus clientes preferenciales, quienes también lo habrían recibido de todas maneras, en ausencia de estos fondos".