La zona euro mira expectante hacia Atenas

¿Qué pasa si Syriza gana las elecciones en Grecia?

Alexis Tzipras, líder de Syriza
Alexis Tzipras, líder de Syriza REUTERS

Grecia acude de nuevo a las urnas en lo que se anuncia como una cita electoral de grandes consecuencias para el propio país y para el resto de la zona euro. La probable victoria de Alexis Tzipras, líder de Syriza, un partido que se autodenomina como izquierda radical, obligaría a renegociar los términos del rescate dirigido por la troika (CE, BCE y FMI). Bruselas prevé una negociación muy complicada, pero parece descartado el riesgo de una ruptura que condenaría a Grecia y a la zona euro a otra recesión.

 ¿Cuál es el resultado más probable de las elecciones del 25 de enero?

Los sondeos dan la victoria a Syriza, pero por un estrecho margen sobre Nueva Democracia (ND), el partido conservador del actual primer ministro, Antonis Samaras. La mayoría absoluta de Syriza solo tiene un 14% de probabilidad, según el pronóstico de los analistas de Royal Bank of Scotland (RBS), que consideran que hay un 84% de que Tzipras deba buscar aliados para formar una coalición.

¿Cuántos escaños tiene ahora Syriza y cuántos puede obtener?

Syriza tiene 71 escaños, frente a 129 de ND en un Parlamento con 300 en total. Pero la ley electoral griega otorga un bono de 50 escaños al partido vencedor. En 2012 se los llevó ND al superar a Syriza por 170.000 votos. Esta vez podría ser al revés y el partido de Tzipras, según los sondeos, podría conseguir 140 escaños en total, muy cerca de los 151 que le darían la mayoría absoluta.

¿Puede repetirse una gran coalición como la actual entre populares y socialistas (Pasok)?

No parece lo más probable, porque los sondeos auguran el desplome del Pasok (ahora con 33 escaños).

Si no hay mayoría absoluta, ¿qué ocurre con el rescate mientras se negocia un nuevo Gobierno?

El rescate de la zona euro expiraba el 31 de diciembre de 2014 pero la zona euro y Grecia acordaron una prórroga hasta el próximo 28 de febrero ante la probable convocatoria de elecciones. Fuentes europeas indican que lo más probable es que, inmediatamente después de las elecciones del domingo, se apruebe una nueva prórroga (hasta mediados de año) para no generar incertidumbre.

¿Quién negociará esa prórroga en nombre de Atenas?

RSalvo que haya una mayoría absoluta y se pueda formar gobierno rápidamente, Bruselas confía en negociar la prórroga con el gobierno saliente, ya en funciones, pero de manera concertada con el partido que haya ganado las elecciones, previsiblemente Syriza.

¿Estará dispuesta Syriza a negociar esa prórroga?

No tiene otra alternativa si quiere mantener abierta la vía de negociación con Bruselas y tener acceso al remanente del rescate de la zona euro (1.800 millones de euros, más 11.000 millones asignados para la recapitalización bancaria y que no se han utilizado todavía) y del FMI (16.400 millones). Incluso si Atenas no utilizara esas partidas, necesitaría con toda probabilidad el paraguas del rescate para intentar volver al mercado en condiciones que le permitan financiarse por su cuenta.

¿Podrá cumplir Syriza su promesa de renegociar la deuda?

RSí y no. La zona euro está dispuesta a mejorar las condiciones de los préstamos bilaterales (52.900 millones) y de los del fondo de rescate (141.800 millones de euros hasta ahora), lo que otorgaría a Grecia, según cálculos del instituto Bruegel de Bruselas un alivio de hasta 31.700 millones de euros. Las concesiones, sin embargo, serán previsiblemente con cuentagotas, y supeditadas siempre a que Syriza demuestre su compromiso con el proceso de reformas y ajustes exigidos por la troika.

¿Cabe esperar una condonación de la deuda?

No. Al menos, no a corto plazo. Syriza ha suavizado su petición en ese sentido y la enmarca dentro de una conferencia internacional que debería resolver todo el problema de sobreendeudamiento de la zona euro. Numerosos analistas consideran inevitable a medio plazo ese desenlace, pero no parece políticamente viable de manera inmediata. RBS calcula que tarde o temprano tendrá que haber una quita, que podría ascender al 33% de la deuda de Grecia con la zona euro o al 100% de su deuda de los préstamos bilaterales.

 ¿Cuánto se juega España en caso de quita?

REspaña avala y financia el 12,7% del fondo de rescate, por lo que se juega hasta 18.000 millones en los préstamos multilaterales del segundo rescate. Además, aportó en metálico 6.650 millones de euros para los préstamos bilaterales del primer rescate. Si se cumpliera alguno de los escenarios de RBS, podría perder entre 6.650 millones y 8.100 millones.

¿Planteará_Grecia una quita unilateral?

No. Ninguno de los partidos con posibilidades de gobernar se plantea una quita unilateral. Todos, incluido Syriza, desean una salida negociada con Bruselas que alivie el peso de la deuda sin suspender pagos.

Syriza también ha prometido “el fin de la austeridad”. ¿Es posible?

Sí y no, de nuevo. Bruselas se muestra dispuesta a suavizar el calendario de ajuste presupuestario, no solo para Grecia sino también, con toda probabilidad, para Francia e Italia. Pero Atenas deberá ofrecer a cambio la concreción de reformas exigidas por la troika en pensiones, mercado laboral e impuestos.

¿Qué le ofrece a Grecia la zona euro?

RLa zona euro, bajo el liderazgo de Alemania, quiere mantener bajo vigilancia a Grecia mediante un tercer programa, aunque a ser posible más blando que los dos anteriores. Bruselas le ha ofrecida una ayuda adicional de 10.000 millones de euros, que podrían ayudar a Grecia a iniciar su salida al mercado. Esa salida también podría facilitarse gracias al plan de compra de deuda aprobado esta semana por el Banco Central Europeo. Pero Atenas solo podrá beneficiarse de ese plan si sigue bajo la tutela de Bruselas.

 ¿Puede acabar Grecia fuera del euro?

La zona euro ha demostrado durante la crisis su capacidad para sorprender y desbaratar pronósticos. Pero nadie se plantea en estos momentos la salida de Grecia del euro, ni Syriza, ni la canciller alemana Angela Merkel. Los mercados, a diferencia de 2012, tampoco contemplan esa posibilidad. Los analistas advierten, en todo caso, que de llegar a producirse provocaría una gran sacudida, que condenaría a Grecia y a la zona euro a una nueva recesión y extendería de nuevo el riesgo de contagio a países como Portugal, Italia o España.