Un estudio analiza cómo ha afectado el desempleo a los extranjeros

La crisis frena la integración laboral de los inmigrantes

Los ecuatorianos son los que más han decidido volver a su país

Peruanos y argentinos son quienes tienen más proporción de compatriotas con los mejores trabajos

Imagen de una sesión formativa en un centro de trabajo.
Imagen de una sesión formativa en un centro de trabajo.

Investigadores del Centro de Estudios Sociológicos sobre la Vida Cotidiana y el Trabajo de la Universidad Autónoma de Barcelona, en colaboración con la Obra Social de La Caixa, presentaron hoy el estudio Crisis, empleo e Inmigración en España. Un análisis de las trayectorias laborales, en el que analizan qué ha ocurrido durante el periodo de mayor destrucción de empleo (2007-2011) con los trabajadores inmigrantes.

 El informe corrobora que la lenta convergencia que se había producido entre los trabajadores autóctonos y los inmigrantes antes de la crisis se ha visto frenada por la manera en la que ha afectado el desempleo a la población procedente de otros países y el empeoramiento que han sufrido en su empleo quienes consiguieron mantener su trabajo.

Así, el estudio pone de manifiesto que el retroceso en términos de remuneración ha sido mayor en los colectivos con salarios más bajos, donde eran mayoría los inmigrantes durante el periodo analizado (2007-2011). No obstante, el informe destaca que los efectos de la crisis no han sido iguales para todos los inmigrantes. Los hombres de origen marroquí y rumano han sido los más vulnerables. Además, se han corroborado diferencias significativas por género.

El aumento del paro y el empeoramiento de las condiciones laborales han afectado de manera dispar a hombres y mujeres. Estas últimas han sufrido menos el desempleo, gracias a su mayor presencia en el sector servicios. Sin embargo, sí que se han visto más afectadas por una disminución de sus sueldos y un deterioro de sus condiciones de trabajo. El estudio concluye que este fenómeno es lo que explica que haya aumentado la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Y de la misma manera, los responsables de esta investigación, coordinada por el catedrático Fausto Miguélez y el profesor Pedro López-Roldán, apuntan que se ha producido una polarización entre autóctonos e inmigrantes en el mercado laboral. En el sector de mejor empleo se ubica el 48% de los trabajadores autóctonos, mientras que el 52% se caracteriza por encontrarse en situación de desempleo, o bien contar con un trabajo con peores condiciones y escasas expectativas de movilidad ascendente.

Entre los inmigrantes, el colectivo con mayor porcentaje de trabajadores que ostenta las mejores ocupaciones es el de los peruanos, con un 35,7%, seguido por los argentinos, con el 34%. En el extremo opuesto se sitúan Marruecos, con solo un 20,1% de su población trabajadora en España en el sector de buenos empleos y con posibilidades de mejora, y Rumanía.

Otro de los aspectos que subraya el informe es el gran número de personas que han desaparecido durante la crisis de los registros oficiales de empleo y cómo ha castigado el paro de larga duración a unos y otros trabajadores. En un 51,5% de los casos se refiere a inmigrantes, mientras el porcentaje se sitúa en el 34,7% para los autóctonos. Los ecuatorianos son los que más han retornado a su país, mientras una mayoría ha preferido un empeoramiento de sus condiciones laborales, aunque manteniendo su vinculación con la Seguridad Social; lo que también explica ese mayor deterioro laboral.