El PIB francés solo avanzó un 0,1% en el cuarto trimestre

El frenazo de Francia alimenta el riesgo de recaída en la zona euro

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Francois Hollande.
La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Francois Hollande.

El análisis del banco central galo concluye que los indicadores de actividad ligados a la industria y a los servicios cayeron en diciembre y que en ambos casos se encuentran por debajo de la media. De este modo, el PIB habría avanzado tan solo una décima entre octubre y diciembre frente a las tres décimas del trimestre anterior. Excepto el crecimiento del 0,7% del segundo trimestre de 2012 y del 0,3% en el tercer trimestre de 2014, el PIB de Francia no ha crecido más de dos décimas en los últimos tres años.

Las perspectivas tampoco son mucho más optimistas para Alemania, cuyo PIB ya cayó una décima en el segundo trimestre y subió apenas otra décima en el tercero. El descenso de la entrada de pedidos y la debilidad de algunos de los grandes socios comerciales llevaron a un gran número de analistas e incluso al propio Ejecutivo presidido por Angela Merkel a revisar a la baja el crecimiento para 2014 y 2015. Los principales institutos alemanes de previsión económica rebajaron al 1,3% el avance del PIB para el pasado año (seis décimas menos) y al 1,2% en 2015 (ocho décimas menos), mientras que el Ejecutivo las llevó al 1,2% y al 1,3% respectivamente.

De este modo, España sería el único de los grandes países de la zona euro que habría esquivado el frenazo económico, tras encadenar tres trimestres consecutivos con avances del PIB por encima del 0,5%. En concreto subió medio punto en el segundo y el tercero y las previsiones del Banco de España apuntan a que habría cerrado este año con un avance del 0,6% anual. Los expertos justifican este repunte de España frente a la atonía del resto de la zona euro gracias al repunte de la demanda interna, en caída libre durante los seis años de la crisis. Funcas actualiza el jueves el panel de previsiones, en el que participan diecinueve servicios de estudios, con una revisión al alza del PIB para este año y un avance muy importante del consumo de los hogares y de la inversión, que podrían llegar a crecer un 3% y un 7%.

El servicio de estudios de la Caixa actualizó ayer sus previsiones y elevó al 1,4% el crecimiento del PIB en 2014. Para este año, La Caixa espera que el PIB crezca un 1,9%, la misma cifra de lo estimado anteriormente, aunque cree que en 2016 se acelerará hasta el 2,2%, dos décimas más de lo previsto, por un mayor crecimiento de las exportaciones debido a la depreciación del euro.

Retroceso en Alemania

El índice compuesto de indicadores líderes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), correspondiente al mes de noviembre, constató ayer un “impulso estable” en el crecimiento en la eurozona, aunque reveló fuertes diferencias entre países. En el caso de Alemania e Italia, las estadísticas revelaban una “pérdida” de impulso en el crecimiento. En concreto, el indicador global, diseñado para anticipar los puntos de inflexión de la tendencia de la actividad económica, aumentó una décima, hasta los 100,5 puntos, tras tres meses consecutivos en los 100,4 puntos. Sin embargo, los índices de Alemania (cuyo indicador baja desde los 99,6 puntos hasta los 99,5 enteros) y de Italia (donde desciende hasta los 101 puntos) reflejan una “pérdida de impulso”.