Pros y contras del pago en efectivo

Las nueve claves de la nueva política de dividendos del banco

Fotografía de la imagen de una oficina del Banco Santander.
Fotografía de la imagen de una oficina del Banco Santander. EFE

1 Santander ha anunciado un brusco giro en su política de retribución al accionista, que hasta ahora consistía en el pago de cuatro dividendos a cuenta de sus resultados mediante la fórmula del scrip dividend, que se articula mediante una ampliación de capital y consiste en dar a los inversores la opción de cobrar en efectivo, en nuevas acciones o de vender los derechos de esa ampliación de capital en el mercado.

2 Ahora se vuelve al efectivo, pero el importe potencial que recibirán los accionistas del banco presidido por Ana Patricia Botín será sensiblemente menor. Al menos, en teoría. El dividendo por acción con cargo a los resultados de 2008 fue de 0,6325 euros. A partir de 2009, lo mantuvo en 0,6 euros, si bien con un progresivo aumento del pago con la opción de cobrar en acciones. En 2009 efectuó un scrip; al año siguiente, dos; en 2011, tres; y a partir de 2012 ha realizado los cuatro pagos con la opción de elegir entre acciones o cash

3 En la práctica, la masiva aceptación de la retribución en acciones en lugar de en efectivo implica que la entidad retenga la mayor parte de los beneficios como fondos propios –solo cambia el epígrafe en el que están registrados, que pasan de reservas a capital– ha implicado que el dinero que ha pagado Santander en dinero contante y sonante se ha reducido desde 2009.  Y es que alrededor del 80% de los dueños del capital ha preferido las acciones en lugar de al efectivo.

Así, con cargo a 2014, habrá abonado unos 1.500 millones de euros, frente a los más de 4.100 millones que pagó a cuenta de 2009, cuando solo efectuó un pago en scrip. En 2010 abonó alrededor de 3.400 millones; en 2011, unos 2.000 millones; en 2012 poco más de 1.200;  y en 2013, rozó los 1.400 millones. 

4 Con el cambio de política y la bajada del importe, el dinero que desembolsará en efectivo (tres pagos de cinco céntimos por acción) se situará en torno a los 2.100 millones, para un total de 13.800 millones de acciones. El pago en scrip, para un cobro estimado en efectivo de dueños del 20% de capital, implicaría el desembolso de unos 140 millones de euros adicionales. En total, serán más de 2.200 millones de euros (teniendo en cuenta que el número de acciones subirá), cerca de un 50% más que el dinero que salió de las arcas de Santander con cargo a los resultados de 2014. 

De hecho, el porcentaje del beneficio destinado al dividendo en efectivo subirá con la nueva política de retribución, hasta situarse entre el 30% y el 40% del resultado, frente al 20% actual, según el banco.

5 La buena noticia es que el efecto colateral de los dividendos en scrip desaparecerá. Hasta ahora,  los accionistas que no optaban por los títulos nuevos diluían el peso de su participación y además el aumento de papeles en circulación dañaba el beneficio por acción. No en vano, el número de acciones de Banco Santander se ha disparado desde los 8.000 millones de cierre de 2008 hasta los actuales 12.584 millones. Un 57% más en seis años, debido en su mayor parte a las emisiones de acciones liberadas a cuenta del scrip dividend.

Con la actual ampliación, que supondrá la emisión de hasta 1.258 millones de acciones adicionales, que implicaría un descuento de hasta el 13% (aunque el consjero delegado del banco ha adelantado que la rebaja será del entorno del 10%), el número de  títulos de Santander pasaría a alcanzar un máximo de 13.840 millones de acciones. El beneficio por acción en 2008 fue de 1,22 euros, y en 2013 fue de 0,4 euros, y entre enero y septiembre del año pasado se situaba en 0,37.

6 Santander introdujo la fórmula del scrip dividend al accionista en 2009. Fue la primera empresa española que optó por este formato, que permite a las compañías mantener la retribución a sus accionistas sin necesidad de afrontar los gastos que representaría el pago en efectivo del dividendo. De hecho, la mayoría de los inversores con títulos de Santander suelen optar por quedarse con nuevas acciones, lo que supone un ahorro para la entidad. La introducción de esta fórmula fue progresiva, ya que al principio solo recurría a ella en uno de los cuatro dividendos repartidos a sus accionistas con cargo a los resultados de cada año. Ahora Santander regresa a la casilla de partida.

7 Los nuevos socios que entren en la colocación acelerada tendrán derecho a la retribución a través de scrip dividend que arrancará el próximo martes 13 de enero. Así, las nuevas acciones empezarán a cotizar ese día, con el fin de beneficiarse de esa retribución. A cuenta de los resultados de 2014, Santander entregará un cuarto dividendo en scrip previsiblemente entre abril y mayo.  

8. La rentabilidad por dividendo de Santander pasará a situarse, para un precio de 6,85 euros por acción, en el 2,9%, puesto que entregará 0,2 euros al año. Hasta el momento, para un dividendo de 0,6 euros por título –aunque fuera en scrip–, la rentabilidad era del 8,8%, la mayor del Ibex. 

9 Otros bancos españoles habían anunciado anteriormente su voluntad de regresar al pago en efectivo del dividendo. Así, BBVA y CaixaBank ya habían comunicado que querían regresar progresivamente a la fórmula clásica de retribución al accionista. Además de las citadas entidades financieras, otras doce compañías españolas pagaron el año pasado el dividendo mediante la fórmula del scrip dividend. Entre ellas, ACS, Iberdrola, Repsol, Acerinox, Faes y Almirall. Según datos de Bolsas y Mercados Españoles, un 27,4% de la retribución a los accionistas en España se produjo a través del scrip dividend.