Tribuna

Los vehículos de ocasión tiran de la recuperación

El año que acabamos de despedir ha concluido para el sector de la automoción con buenas vibraciones y con sólidas perspectivas de consolidar esta buena marcha. A falta de conocer un mayor detalle de los datos de 2014, lo que está claro es que el sector lleva meses en la dirección correcta y en una buena marcha para alejarse de la crisis. Un buen ejemplo, aparte de las ventas totales, son las transferencias de vehículos de ocasión, tanto de 2014 como de 2013.

En este sentido, siete de cada diez coches que se vendieron en España en 2013 fueron de ocasión. En el año 2006, antes de que comenzara la crisis económica, la proporción de ventas entre vehículos usados y nuevos era del 53% y 47%, respectivamente. Estos datos dan una clara idea del papel que han desempeñado los vehículos de ocasión en el sector de la automoción durante los años de crisis económica. La previsión para 2014 es de 1,5 millones de unidades vendidas en este segmento del mercado, lo que supondrá un incremento del 7,14% en relación con el año 2013, una tímida recuperación después de siete años de crisis y de descenso de las ventas, que se ha dejado notar más en los vehículos nuevos que en los de ocasión.

Ibericar ha comercializado más de 8.000 unidades, lo que supondrá un incremento significativo de dos dígitos en relación con el año pasado. Uno de los retos a los que se enfrenta el grupo es tratar de aumentar el número de vehículos de menos de 5 años que se venden en nuestro país. Según los últimos datos, el 58% de los vehículos que se han vendido en 2014 tiene más de 10 años de antigüedad y sólo el 22% corresponde a operaciones de coches matriculados hace menos de 5 años.

España es el segundo fabricante de vehículos a nivel europeo, solo superado por Alemania, y el undécimo a escala mundial. El sector automovilístico español supuso en 2013 el 10% del PIB y el 17,7% de las exportaciones totales de nuestro país, según datos del ICEX. Del total de coches fabricados en España durante 2013, el 90% de estos se exportaron a más de 130 países.

Uno de los cambios que ha experimentado el sector automovilístico es la tipología del cliente. El consumidor dispone de una amplia información debido al auge de los foros y redes sociales especializadas, por lo que su conocimiento sobre cada modelo y sus prestaciones ha aumentado notablemente. Es un cliente con mayor capacidad de decisión y exigente. El porcentaje de clientes que llega directamente a través de internet es cada vez mayor. Durante los últimos años, esta tipología de cliente ha ido aumentando hasta representar en 2013 alrededor del 25% de las ventas totales de Ibericar. El precio y el nivel de consumo siguen siendo los dos principales criterios de compra, especialmente en el vehículo de ocasión, donde la garantía y la confianza en el concesionario se han convertido en un factor más determinante para elegir dónde se realiza la compra.

A falta de conocer los datos 2014, el sector de la automoción creó 300.000 empleos directos y dos millones de puestos de trabajo ligados al sector en 2013. Estos datos, junto con los ya mencionados, muestran que la industria automovilística es un sector estratégico en España. La crisis ha transformado nuestra forma de consumir y el ámbito del automóvil no es una excepción. El cliente apuesta por los vehículos de ocasión como alternativa al nuevo, al mismo tiempo que mira con más detenimiento el precio. Estamos ante un cambio en la concepción de la compra de la población y los concesionarios tenemos que adaptarnos al entorno para seguir creciendo y saliendo de la crisis.

Ante esta situación, los vehículos de ocasión son una oportunidad para ayudar a consolidar el crecimiento del sector y dinamizar la economía. Los resultados de estos últimos meses son el marco perfecto para recuperar la confianza del consumidor e impulsar el desarrollo del sector a nivel local y nacional. Este impulso servirá para potenciar nuestro desarrollo e investigación y mejorar nuestros procesos de gestión, así como para seguir consolidando nuestras exportaciones, aunque sin dejar de lado las ventas internas.

Todos los factores, ya sean internos o externos al sector, proyectan un futuro alentador, una situación clave para que podamos salir de un largo túnel del que parece que se percibe una luz blanca y brillante al final. Para acabar de sustentar esta buena sintonía del sector y la economía es clave que los vehículos de ocasión se conviertan en una pieza esencial del motor y empujen de la recuperación.

Carlos Bermejo es director de la División de Vehículos de Ocasión de IBERICAR.