Alerta de que los problemas de España son estructurales

Fernández Ordóñez: sin reformas 2015 será un año perdido

El exgobernador del Banco de España Miguel Angel Fernández Ordóñez.
El exgobernador del Banco de España Miguel Angel Fernández Ordóñez. EFE

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez asegura que la economía española no ha superado todos sus desequilibrios y advierte de que sin reformas estructurales, el 2015 será un año perdido.

En un artículo de opinión que hoy publica El País, Fernández Ordóñez reconoce que aunque la coyuntura económica ha cambiado y 2015 será un buen año a “corto plazo”, los problemas de España son estructurales y alerta de que el listón de deuda a devolver ha escalado hasta el 100 % del PIB.

Asimismo, añade que las empresas españolas no cuentan con esquemas de contratación y niveles de cotización similares a los de países más avanzados.

En este sentido, el exgobernador incide en que si 2015 trae un cambio político “habría que aprovechar esa oportunidad para abandonar este modelo económico tan español y aprender de los países que lo hacen mejor”.

Para Fernández Ordóñez hay que dejar atrás el modelo de mercados rígidos y baja calidad de protección social ya que “ha producido millones de parados” y se deben establecer políticas activas que ayuden a conseguir empleo.

“El Gobierno dice la verdad cuando anuncia a bombo y platillo el cambio de coyuntura. Pero no la dice cuando repite que se han superado todos los desequilibrios. No es verdad. Lo que en realidad está diciendo es que no está dispuesto a asumir los costes políticos de reformar”, puntualiza en su artículo.

Según afirma, el crecimiento continuará varios años pero con tasas de ocupación más bajas que las de otros países y con menos empleo estable y sin mejorar el capital humano y la productividad.

El exgoberandor asegura que la devaluación del euro, la caída del precio del petróleo y el mayor compromiso del BCE para animar la economía de la zona euro ayudarán al crecimiento de España, aunque alerta de que son beneficios “coyunturales”.