Aumentan las bajas de autónomos ligados a negocios antiguos

También existe preocupación en el UPTA por la caída en las rentas medias de los autónomos, que desciende desde 2008

Aumentan las bajas de autónomos ligados a negocios antiguos

En una Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) existe una cierta preocupación por las continuas bajas entre los autónomos más tradicionales. Esto se debe a "la dificultad de mantener los antiguos negocios y al exceso de movilidad del colectivo", apunta el secretario general de la organización, Sebastián Reyna.

También hay motivos para preocuparse con la reducción en las rentas medias de los autónomos, que se va manteniendo desde el 2008. Pese a que hay un mayor número de trabajadores por cuenta propia esto no implica que haya más renta bruta generada.

Hay muchas dudas sobre el futuro de este colectivo de trabajadores. Pese a que 2015 se presenta como un año en el que el crecimiento llegará de la mano de un aumento del PIB del 2%, existen incertidumbres para que se cumplan las previsiones. Desde UPTA consideran que es preciso incrementar "la demanda interna" con el objetivo de compensar el freno en el capítulo de exportaciones. Y hay motivos para ser optimistas gracias a la buena evolución de los precios del petróleo y al bajo coste del dinero, sin olvidarnos de la necesidad de recuperar "las políticas de inversión pública, aumenten las rentas disponibles para los ciudadanos y se recupere el acceso al crédito", enumera Sebastián Reyna.

En las actuales condiciones, la banca comercial deja fuera de la financiación a cientos de miles de autónomos y pymes. Para este año, esta organización de trabajadores por cuenta propia cree preciso la necesidad de tratar una modificación del Estatuto del Trabajo Autónomo del 2007, reclamando entre otras cosas una estrategia de formación profesional adecuada y la creación inmediata del Consejo del Trabajo Autónomo. Reyna reclama que se recuperen las retenciones en el IRPF de los profesionales que no rebasen el 15%.

El pasado año se cerró con un importante aumento en el número de trabajadores autónomos, que se elevó hasta los 80.000. Esta cifra permite que los profesionales de este colectivo se aproximan a las cifras de 2008. Esta situación se debe a las decisiones del Gobierno de implantar una tarifa plana o las bonificaciones a las cuotas de Seguridad Social durante el primer año y medio de actividad.