Termina un año especialmente volátil marcado por los bancos centrales

Los hitos que se han cruzado en el camino del Ibex 35 en el año 2014

La caída del precio del petróleo ha marcado a las Bolsas en la recta final del año.
La caída del precio del petróleo ha marcado a las Bolsas en la recta final del año. EFE

Se acaba un año especialmente volátil en el que los analistas han apostado en todo momento por la renta variable, un activo que, en su opinión, seguirá siendo el más atractivo también en 2015. Pero las Bolsas son sensibles a múltiples factores, tanto esperados como inesperados. Estos son los principales acontecimientos que se han cruzado en el camino de las Bolsas y han influido en el Ibex a lo largo de 2014.

CRISIS DE LAS DIVISAS EMERGENTES

Tras un prometedor inicio de año, en el que el Ibex se llegó a revalorizar más de un 7% en tan solo 15 días, a finales de enero llegó el primer susto para las Bolsas con el desplome del peso argentino arrastró al resto de las divisas de los países emergentes. La moneda argentina cayó hasta un 15% frente al dólar en un solo día por la desconfianza hacia una economía con unas tasas de inflación por encima del 25%, según las cifras no oficiales. Los mercados a uno y otro lado del Atlántico reaccionaron con abruptas caídas, penalizando sobre todo a las compañías con intereses en el país sudamericano. Además, otros países emergentes como Brasil, India, Turquía y Sudáfrica vieron cómo sus monedas sufrían severas depreciaciones, afectadas también por el inicio del tapering –retirada de estímulos de la Fed que culminó a finales de octubre-.

CONFLICTO EN UCRANIA

La inestabilidad en los mercados subió de tono con el resurgir de la crisis de Ucrania, con protestas en las calles que se extendieron por todo el país. Las tensiones en la Europa del Este, que se recrudecieron con la intervención de Rusia al aprobar por decreto la anexión de Crimea, afectaron a las Bolsas, que, sin olvidar el conflicto, poco a poco fueron desviando su atención hacia otros acontecimientos.

MEDIDAS EXPANSIVAS DEL BCE

La baja inflación de la zona euro, que amenaza con el fantasma de la deflación, el desigual crecimiento económico en Europa, y la fortaleza que mostraba el euro en los primeros meses del ejercicio presionaban cada vez más al BCE para que adoptara medidas expansivas. Así, a principios de mayo, cuando el euro rozaba los 1,40 dólares, Mario Draghi dio un golpe de efecto al anticipar una batería de medidas no convencionales que anunció en junio. La Bolsa tocó máximos anuales y el euro comenzó una tendencia bajista que aún continúa gracias a otra oleada de estímulos del BCE en septiembre, como la rebaja de los tipos de interés a mínimos históricos, las subastas de liquidez condicionadas o la compra de activos financieros.

ESCÁNDALO GOWEX

En julio, el caso Gowex incendiaba los parqués. Tras la publicación de un informe donde se cuestionaban sus cuentas y su modelo de negocio, la dimisión del presidente de la compañía y el reconocimiento de la estafa, saltaban las alarmas en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde los títulos de cotizadas como Eurona, Ebioss y Carbures se desplomaban mientras el Ibex 35 sufría una fuerte corrección por la desconfianza generada entre los inversores.

QUIEBRA DEL BES

La quiebra ‘selectiva’ de Argentina y la situación límite que se destapó en el Banco Espírito Santo (BES) contribuyeron al descalabro del Ibex 35 a comienzos del verano. La divulgación de los resultados del banco, con pérdidas récord no esperadas por 3.577 millones de euros, fue seguida de un comunicado demoledor publicado por el banco central luso. La entidad vivió su jornada más negra en Bolsa al caer un 40% (aunque llegó a desplomarse más de un 50%). Finalmente, el BES fue rescatado y la parte saludable de sus activos comenzó a operar bajo la marca de Novo Banco.

REFERÉNDUM DE ESCOCIA

Triunfa el ‘no’ a la independencia en Escocia tras varios días de incertidumbre por la celebración del referéndum. Las Bolsas respiraban aliviadas después de unas sesiones difíciles que desviaron la atención de la macroeconomía.

ÉBOLA

El virus del ébola irrumpe en España a principios de octubre. La auxiliar de enfermería Tesera Romero que había atendido al religioso García Viejo ingresa en el Hospital Carlos III de Madrid y da positivo en la enfermedad. El nerviosismo se apodera también de las Bolsas y sufren sobre todo los valores vinculados al sector turístico.

TEST DE ESTRÉS

El BCE da a conocer el resultado de los test de estrés y la banca española aprueba con nota. Solo Liberbank obtiene un suspenso teórico. Se despejan muchas de las incertidumbres que planeaban sobre el sector financiero español, que sale reforzado de las pruebas. No obstante, los bancos sufren un giro bajista en sus cotizaciones durante días.


DESPLOME DEL PETRÓLEO

En plena volatilidad bursátil, la caída de los precios del petróleo cobra protagonismo y hace tambalearse a las Bolsas. El Brent, de referencia en Europa, pasa de los 115 dólares a mediados de junio a menos de 60 dólares, principalmente por el exceso de producción y la menor demanda. La economía rusa se ve especialmente afectada -golpeada también por las sanciones económicas desde Occidente por el papel de Moscú en Ucrania- así como su también su divisa. La cotización del rublo cae en picado.

GRECIA

El desplome de la Bolsa de Atenas por las reservas del Eurogrupo a los planes de Grecia de abandonar el rescate y el miedo a una tercera recesión en la zona del euro desató el pánico de los inversores llevando al Ibex 35 a marcar su mínimo anual el 16 de octubre. Además, el adelanto de la votación presidencial a diciembre, que ha desembocado en un adelanto de las elecciones a enero, ha abierto un nuevo capítulo de incertidumbre.