Hay que comprar solo en lugares autorizados

Picaresca de ayer y hoy en la lotería de Navidad

A la ya clásica compra de boletos premiados para blanquear se suman otros métodos que aprovechan las nuevas tecnologías para el envío de notificaciones falsas

Picaresca de ayer y hoy en la lotería de Navidad

“El dinero no tiene amigos”, asegura Francisco Canals, periodista especializado en todo tipo de picaresca. Aunque tal vez el problema es que tiene demasiados, y es que Canals hace referencia a la multitud de enemistades y problemas familiares que año tras año suceden a los premios de la lotería de Navidad por los problemas a la hora de repartir un premio. También son muchos los amigos de lo ajeno que intentan sacar beneficio del tradicional sorteo extraordinario navideño.

La picaresca ha ido avanzando con los tiempos ya que, según afirma el periodista, el envío de falsas notificaciones a través del correo electrónico se ha convertido en uno de los medios más extendidos entre los estafadores para aprovecharse de la ilusión que genera la lotería de Navidad. En ellos, lo más frecuente es que se hagan pasar por algún tipo de institución pública y reclamen el pago de los impuestos que corresponden a los décimos premiados (el 20% de aquellos que superan los 2.500 euros).

También proliferan en la red las páginas que se sirven del registro nombres de marca como El Gordo de la Lotería, Euromillones de Navidad o Euromillions Lotería de Navidad que pueden confundir a los internautas y generar más ventas. Asegura Francisco Canals que la transnacionalidad dificulta las tareas de investigación debido al límite jurisdiccional de las autoridades policiales, por lo que hay que desconfiar de sitios web que operan desde el extranjero.

Pero la picaresca más tradicional, la que no necesita de las nuevas tecnologías para actuar, no ha desaparecido. Los premiados en el sorteo de Navidad se convierten en un blanco perfecto para las redes de blanqueo de dinero, que se acercan hasta los ganadores para ofrecerles comprar el décimo con la entrega del mismo importe con el que ha sido agraciado o incluso más. La idea de no pagar el impuesto correspondiente hace que muchos acepten, lo que los convertirá en cómplices del delincuente que contará con un boleto legal para blanquear dinero procedente de actividades ilegales.

El 22 de diciembre no hay que bajar la guardia ya que en un descuido durante la celebración nos podemos quedar sin el boleto premiado. Los ladrones también se han especializado en aprovechar los descuidos de los agraciados en los bares y llevarse los décimos.

¿Qué precauciones podemos tomar para evitar ser víctimas de la picaresca?

-No vender el décimo a desconocidos.

-Comprar solo en lugares autorizados.

-Desconfiar de las participaciones con precios inferiores a cinco euros (mejor comprobar su origen y si la organización que las ha puesto en marcha es fiable).

-Guardar los décimos a buen recaudo (funcionan como un talón al portador, lo cobra quien lo lleva al banco, por lo que es difícil recuperar los robados).

-Quienes comparten boleto deben fotocopiarlo y especificar la cantidad que aporta cada uno con la firma de cada pagador.

Finalmente, Francisco Canals recuerda que es importante estar “bien casado” o “bien divorciado” al participar en la lotería de Navidad (de lo contrario su ex cónyuge pude reclamarle parte del importe con el que haya sido agraciado).