Breakingviews

La renovación de Deutsche Bank

La junta directiva de Deutsche Bank se enfrenta a una prueba de estabilidad. La entidad alemana asegura que va a revisar su dirección y objetivos en 2015. Su apuesta por los mercados de capitales sigue sin dar frutos y los probables pagos regulatorios de los próximos meses podrían generar más dudas. Los recientes movimientos sugieren que Deutsche mantiene abiertas las opciones de un cambio de estrategia y liderazgo.

Los consejeros delegados Anshu Jain y Juergen Fitschen están comprometidos con un modelo de banca de inversión de servicio completo. Pero su credibilidad sufrió un golpe en mayo, cuando el banco redujo en un 12% su objetivo de rentabilidad financiera para el año hasta 2016. Deutsche prevé ahora lograr solo un 6% en 2015, según Eikon SmartEstimates, menos que cualquiera de sus nueve rivales.

Puede haber una mayor presión sobre los consejeros delegados si Deutsche anuncia que sufre pérdidas por sanciones de Reino Unido y Estados Unidos por la manipulación del Libor. A diferencia de otros bancos, Deutsche aún no se ha visto involucrado en las sanciones por la manipulación en el mercado de divisas. La autoridad de Conducta Financiera de Reino Unido dijo al banco en noviembre que no emprendería acciones contra él. Deutsche cuenta con 3.000 millones de euros en reservas legales.

Las recientes medidas ejecutivas sugieren que la entidad alemana ya piensa en la sucesión

Las investigaciones internas en curso sobre el Libor y las debacles en el mercado de divisas no han encontrado nada que implique a Jain o Fitschen, pero cualquier relación será un pretexto para repensar la dirección.

Las recientes medidas ejecutivas sugieren Deutsche ya piensa en la sucesión. En octubre, el presidente Paul Achleitner contrató a Marcus Schenck de Goldman Sachs para tomar el relevo de Stefan Krause como director financiero. Krause, a su vez, se ha encargado de dar forma a la estrategia de Deutsche más allá del plan 2015+. Ambos parecen posibles consejeros delegados en espera, junto a Stephan Leithner, director de asuntos regulatorios, y Rainer Neske, responsable de la banca minorista.

El rendimiento de Deutsche en 2015 será fundamental. Si desciende, será difícil separar la revisión estratégica de quién presidirá la próxima fase.