‘Pensar a lo grande’, el principal error de las nuevas startups

El arte de priorizar y delimitar los objetivos estratégicos es clave para una startup si desea hacer llegar a los clientes un mensaje claro y aspirar a destacar en el mercado.

El enfoque es vital en la estrategia de una startup

Adptación del texto original publicado por Martin Zwilling en Forbes.

A continuación exponemos causas que generan la caída de una startup. Es importante que, en los siguientes apartados, tomes decisiones acorde con el volumen de negocio real de tu proyecto. El tamaño y las decisiones 'demasiado grandes' pueden llevar a tu startup al fracaso. Para evitarlo ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. El tiempo de comercialización está ligado al volumen de la oferta. Hoy en día, en muchos sectores de empresa, el mercado parece experimentar cambios cada tres meses aproximadamente. Y dado el bajo coste de acceso, los competidores astutos pueden aparecer rápidamente y ganarte terreno frente a tus clientes actuales y potenciales. Ninguna startup es capaz de implementar una sólida estrategia lo suficientemente rápido para mantenerse a la vanguardia.
  2. Una amplia oferta de productos requiere demasiada infraestructura. Cuanto más dinero se necesite, más difícil será conseguirlo, y elaborar múltiples procesos que sean eficientes, resultará aún más complicado. Cada característica de los diferentes productos requiere desarrollo, prueba, fabricación, comercialización y distribución. La probabilidad de fracaso se incrementa de forma exponencial a medida que se van sumando dichas características.
  3. Es difícil ser ágil para un elefante. Todas las startups de éxito se han visto obligadas a pivotar al menos un par de veces, al ir conociendo lo que realmente funciona en el mercado y en el proceso de venta. ¿Sabías que tanto YouTube como Facebook comenzaron siendo sitios de citas? Incluso IBM, con sus ordenadores personales, tuvo problemas para llevar a cabo su estrategia.
  4. Un liderazgo de mercado permanente requiere innovación continua. El mayor gasto inicial en inversión y dedicación es sólo el comienzo. Los primeros beneficios de la salida al mercado no duran mucho y pronto se hace necesario innovar de forma constate en todos los aspectos de tu línea de productos, si deseas que tu startup siga progresando.
  5. La comercialización de un producto con muchas características es contraproducente. Cuando se intenta transmitir un mensaje de una gran amplitud y ofrecer soluciones de gran alcance, son menos las personas que llegan a captar dicho mensaje, y suelen terminar conformándose con un competidor que simplemente se centre en lo importante.
  6. Se sobrepasan los márgenes rápidamente. Cuando ofreces una solución con demasiados elementos, no es posible mantener un orden en las prioridades, y como consecuencia, el equipo se siente frustrado, cansado, pierde la motivación, y tiende a no hacer nada bien. Como nuevo emprendedor en una nueva startup, lo mejor es caminar antes de intentar correr.