Pymes y autónomos no tendrán incentivos fiscales para el empleo

Los Presupuestos Generales del Estado para el año 2015 no contemplan la reducción del 20% sobre rendimiento neto al crear y mantener puestos de trabajo.

Pymes y autónomos no tendrán incentivos fiscales para el empleo

En los Presupuestos Generales del Estado para 2015 se ha indicado la eliminación de la reducción del 20% sobre rendimiento neto por creación y mantenimiento del empleo. Esta supresión, según muestra la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), puede suponer la destrucción de 70.000 empleos. Esta reducción fiscal afecta a las pymes y autónomos que facturen menos de 5 millones de euros al año y tengan menos de 25 trabajadores. Por tanto, de confirmarse esta eliminación, podríamos estar ante un impacto en el empleo muy importante, ya que la muchas de las compañías de nuestro tejido empresarial, cumplen con ese perfil.

Las consecuencias de esta supresión

Este incentivo fiscal ha mantenido muchos empleos y, como ha subrayado Lorenzo Amor, presidente de ATA, “si realmente se suprime esta reducción (…) vamos a eliminar una medida que ha sido el anclaje de muchos empleos durante estos años en esa franja del tejido empresarial que supone el 98% del mismo. Las consecuencias podrían ser la desaparición de unos 70.000 puestos de trabajo, lo que puede suponer más coste en prestaciones por desempleo del que se pretendía ahorrar con la medida”. Además, para muchos autónomos la Reforma Fiscal no beneficiará en nada, ya que la supresión de este incentivo fiscal genera un coste en la factura fiscal superior al ahorro de la rebaja de las retenciones. “Con esta decisión, la Reforma Fiscal sufre un retroceso importante ya que uno de sus objetivos era el de favorecer la fiscalidad de las empresas y de los autónomos y se verá bastante comprometido al aprobarse medidas de este tipo que ponen en peligro la continuidad de muchos puestos de trabajo”, ha añadido Amor.

ATA propone una alternativa

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha propuesto una alternativa para evitar la destrucción de tantos empleos, y es limitarlo más. Para los autónomos o pequeñas empresas que no facturen más de dos millones de euros y tengan menos de 10 trabajadores, proponen mantener la reducción fiscal hasta que el desempleo no sea inferior al 20%. De esta manera, más del 80% del tejido empresarial quedaría exenta de la medida.