La divisa retrocede un 52% en el año
Un trabajador de una oficina de cambio coloca unas placas para formar las cifras del cambio dólar-rublo en Moscú, Rusia.
Un trabajador de una oficina de cambio coloca unas placas para formar las cifras del cambio dólar-rublo en Moscú, Rusia. EFE

Problemas en Rusia: el rublo modera las caídas al 5% tras hacer caído un 14%

Un portavoz del Banco Central de Rusia califica la situación de "crítica"

La tormenta financiera de esta semana tiene nombre propio: Rusia. La economía del gigante se tambalea ante el desplome paralelo del rublo y el petróleo, y los intentos por contener la fuga de capitales son, de momento, tan infructuosos como agresivos, con una subida de tipos del 10,5% al 17%.

El Banco Central (BC) de Rusia calificó hoy de “crítica” la situación de la bolsa de divisas. “La situación es crítica. Lo que está ocurriendo no lo podíamos imaginar ni hace un año, ni aunque se tratara de una pesadilla”, afirmó el vicepresidente de la entidad emisora, Serguéi Shvetsov, citado por las agencias rusas.

Al mismo tiempo matizó que, “lamentablemente, en ocasiones no se pueden prever las perspectivas del mercado financiero incluso a corto plazo”.

“Pueden creerme, la decisión por la que optó el Consejo Director del BC es una opción entre lo muy malo y lo súper malo”, dijo en alusión a la decisión esta madrugada del regulador de subir drásticamente los tipos de interés.

“Lo que ha ocurrido hoy y en los últimos días podría tener consecuencias diversas para los mercados financieros”, admitió.

El rublo volvió a batir hoy nuevos mínimos frente al dólar y el euro. A media mañana, el índice bursátil RTS perdía el 7%, después de haber llegado a ceder hasta el 12,06%, y la moneda rusa se cotizaba en nuevos mínimos históricos: 66 rublos por dólar y 81 por euro.

El Banco Central explicó esta madrugada que la subida de los tipos de interés se hizo en un intento de frenar la inflación y el desplome de la moneda, provocados, en parte, por la drástica caída de los precios del petróleo.

La divisa, que el jueves cotizaba a 57 unidades por dólar, se desplomó a 64 el lunes. Tras la intervención del Banco Central repuntó momentáneamente a 58 para después desplomarse un 20% sobre estos niveles. Ha tocado mínimo en 79 rublos por dólar antes de recuperarse ligeramente hasta 72. La brutal inestabilidad se ha trasladado a todos los activos rusos, con el trasfondo del desplome del precio del petróleo, y ha generado una gran volatilidad en todos los mercados del mundo, desde la deuda hasta las materias primas.

1.- El desplome del rublo no es nuevo. Empezó a principios de año con las sanciones occidentales a raíz de la crisis ucraniana, y se ha acelerado en las últimas semanas de la mano del precio del petróleo, del que depende la economía rusa. Los mercados entraron ayer en pánico con el hundimiento del 11% del rublo, pero la divisa ya acumulaba un 50%.

2.- Alza de tipos. La medida de subir tipos 650 puntos básicos obedece a la necesidad del país de frenar la sangría de capitales e intentar estabilizar la moneda. Acumula el rublo un desplome del 50% desde principios de año, lo que ha disparado las expectativas de inflación hasta el entorno del 9%. Por otro lado, la fuerte subida de tipos agudizará la contracción económica el próximo año, que se calcula en torno al 5% por el descenso de ingresos derivados del petróleo.

3.- Nivel de reservas. Aunque Rusia aún tiene numerosas reservas de divisas, unos 400.000 millones de dólares, según Bloomberg ya ha gastado unos 80.000 en los infructuosos intentos por defender la moneda. Se calcula que este año la salida de capitales del país ha superado los 130.000 millones de dólares.

4.- Efeto pánico. Los ecos de 1998, cuando la inestabilidad de Rusia provocó una tormenta financiera en todo el mundo, están a la orden del día en los mercados, y reflejo de ello es la elevada volatilidad de los índices. Prueba de esta tensión es que la deuda rusa está desplomada: el bono cotiza en el 15% y el CDS (seguro de impago) en los 590 puntos. En este contexto el temor del mercado va más allá del efecto del petróleo (que hoy no cae tanto) y apunta a una espiral de caos financiero que se alimente a sí misma. 

5.- Desplome del petróleo. Con todo, cada dólar que cae el precio del crudo es un castigo más para la economía rusa, y hoy los precios parecen apuntar a más caídas, después de que China publicase malos datos de actividad industrial, que pueden deparar una menor demanda de materias primas. Por primera vez desde 2009, el barril de Brent cuesta menos de 59 dólares, y el West Texas, 55. Ambos han caído dos dólares solo en el día de hoy. Se calcula que el 25% del PIB ruso depende de los ingresos por hidrocarburos.

6.- Contagio a otros mercados. No es Rusia el único país que sufre hoy. Las Bolsas de Oriente Medio marcan las mayores caídas del mundo, con descensos del orden del 7%. Las divisas ligadas al petróleo, como las de estos países o la corona noruega, también: la divisa de Noruega baja al mínimo en 10 años. Además, empresas con fuerte exposición al mercado ruso como Nokia, Carlsberg o el banco austriaco Reiffeisen marcan fuertes caídas en Bolsa.

7.- Activos refugio. Por el contrario, el dinero vuela hacia los activos considerados de calidad. El bono alemán, el británico y el estadounidense marcan mínimos históricos en sus tipos de interés, mientras el oro repunta un 2% en la sesión.

8.- Bazas de Putin. Al Gobierno del país le queda una última carga por jugar: los controles de capitales. Es decir, la prohibición de que los inversores saquen dinero del país. El  Banco Central ya ha dicho, según Reuters, que la situación de la divisa es "crítica", y que la subida de tipos es solo una primera medida.